GLP quiere seguir creciendo en el Camp de Tarragona con más inversiones

La gestora de fondos de inversión inmobiliarios logísticos planea nuevas adquisiciones de suelo industrial y promociones una vez alquilada la nave que tiene en el polígono de Valls

Rafael Servent

Whatsapp
Muelles de carga en el complejo logístico G-Park Valls, en el polígono industrial de Valls. Foto: Alfredo González

Muelles de carga en el complejo logístico G-Park Valls, en el polígono industrial de Valls. Foto: Alfredo González

GLP, gestora global de fondos de inversión inmobiliarios logísticos que en Europa tiene su dirección general en Londres, quiere seguir invirtiendo en el Camp de Tarragona. Tras la salida al mercado hace algo más de dos meses de su primera promoción en este territorio (G-Park Valls, una nave logística de 29.000 metros cuadrados ubicada en el polígono industrial de Valls), este grupo que gestiona 89.000 millones de dólares en activos de fondos inmobiliarios y de capital riesgo busca oportunidades para comprar suelo industrial en el que desarrollar nuevas promociones.

Antes de ello, no obstante, tendrán que cerrar un contrato de alquiler con alguna empresa interesada en ocupar las instalaciones de Valls. Òscar Heras, country manager para España de GLP, asegura que se encuentran «en conversaciones avanzadas con un par de potenciales clientes» y que el proyecto de G-Park Valls «está generando atención e interés».

Interior de G-Park Valls. Foto: Alfredo González

Admite que «el e-commerce es una tendencia en el mercado de la logística, pero no todas las peticiones que estamos recibiendo son de e-commerce». En cualquier caso, el interés por instalarse en G-Park Valls es «de empresas multinacionales, tanto operadores logísticos como usuarios finales».

Calcula que, si la empresa que finalmente se instale en G-Park Valls «tiene un modelo de e-commerce, moverá más gente, porque se requiere mucho proceso de picking, con entre 50 y 60 trabajadores fijos, que pueden duplicarse en picos como el BlackFriday», mientras que «en un modelo de logística más estándar, la plantilla que podrían albergar unas instalaciones como las de G-Park Valls estaría en torno a las 40 personas».

  • Logística  GLP ha construido en una parcela de 60.000 metros cuadrados del sector Palau de Reig de Dalt del polígono industrial de Valls un almacén de 29.000 metros cuadrados destinado a empresas logísticas, de distribución y de comercio electrónico.
  • Muelles de carga  La nave cuenta con una altura libre de 11,7 metros, 28 puertas de muelles de carga y accesos separados para vehículos y peatones. La solera FM1 de alta planimetría y el panel de alto aislamiento de la fachada han contribuido a conseguir la certificación de sostenibilidad ‘Breeam Very Good’ para este edificio. 
  • El primero en Catalunya  Promovida por Gazeley, hoy integrada por completo en el grupo GLP, esta nave es la primera que construye esta gestora global de fondos en Catalunya, donde quiere seguir creciendo, aumentando su cartera de activos. Con una política que prioriza el mantenimiento de la propiedad de los activos inmobiliarios (en su mayoría logísticos), la promoción es la principal vía de crecimiento, con aproximadamente otro 30% de los activos a partir de adquisiciones.

Una vez cerrado el contrato de alquiler con alguna de las empresas en negociaciones (que confían ultimar antes de que termine el año), «el plan de desarrollo de GLP para España y Catalunya sigue siendo muy ambicioso», explica Òscar Heras, que asegura que «buscamos crear un banco de suelo industrial en Catalunya, y para ello estamos mirando suelo tanto en la zona metropolitana de Barcelona como en el Camp de Tarragona».

GLP lleva algún tiempo invirtiendo en ‘startups’ orientadas al sector IoT (Internet of Things), mediante las que en un futuro buscará añadir valor a sus promociones con naves ‘conectadas’.

Sobre el Camp de Tarragona, «el factor de localización nos gusta mucho por el triángulo que forman la AP-7, la A-2, el Port de Tarragona y la C-37». Cuando decidieron ubicar su primera inversión en Valls, «nos gustó mucho la localización también por las posibilidades de atender las necesidades de mano de obra de nuestros clientes».

De encontrar la parcela adecuada, estaría «en el rango de lo que hemos hecho ahora en Valls hasta el doble», explica Heras, con lo cual «hablaríamos de una parcela de entre los 60.000 metros cuadrados que tiene G-Park Valls hasta los aproximadamente 120.000 metros cuadrados de suelo».

«Desde que compramos el suelo hasta que acabamos la construcción -prosigue- transcurre aproximadamente un año, con lo cual, siempre que haya suelo disponible, estaríamos hablando de proyectos para alquilar en el año 2022». Unas instalaciones, en el rango alto de las previsiones, con capacidad para dar trabajo de forma estable a entre 80 y 120 personas.

Comentarios

Lea También