Más de Economía

Galletas con historia

Helena Rodríguez ha adaptado la esencia de las primeras recetas de su bisabuelo, fundador de Virginias, a las últimas tendencias en alimentación saludable

Rafael Servent

Whatsapp
Helena Rodríguez, impulsora de Carolina Honest, junto a algunos de sus productos. FOTOs:Fabián Acidres

Helena Rodríguez, impulsora de Carolina Honest, junto a algunos de sus productos. FOTOs:Fabián Acidres

Helena Rodríguez ha crecido con olor de azúcar y chocolate a su alrededor. Procedente de una familia de galleteros y carameleros, dice que lleva estos productos en su ADN. Por eso, cuando en 2018, tras veintiún años en la empresa de la familia, la firma reusense Industrias Rodríguez, más conocida por su marca Virginias, vendió su unidad productiva a Risi y Acrimont como resultado del proceso concursal iniciado por la compañía en el año 2017, Helena no lo dudó. Entre reinventarse y recuperar la esencia de las primeras recetas de su bisabuelo, fundador de Virginias, optó por seguir con su espíritu emprenedor y en un mundo que, según ella, le apasiona

Fue el origen de Carolina Honest, una empresa de galletas y caramelos saludables, elaborados con ingredientes naturales y ecológicos, como extractos de plantas, aceites vegetales, harinas integrales (de trigo, avena o espelta), sin aceite de palma y sin conservantes, ni colorantes, ni transgénicos creada en noviembre de 2019 y que, pese a la pandemia, espera alcanzar el millón de euros de facturación el próximo año.  

Pese a que, además de galletas y caramelos, anteriormente había trabajado el mercado del turrón, Helena decidió apostar por las primeras porque siempre es con el que se ha sentido más identificada y porque es el de mayor crecimiento, como se constató además en el valor pagado por este negocio en la venta de la histórica Virginias

La elección del nombre no fue casual tampoco. Los negocios de la familia habían tenido nombre de mujer. Primero Victoria, después Virginia y ahora Carolina. 

De momento, la firma ha lanzado diecisiete variedades entre galletas bio, sin azúcar, sin gluter y caramelos sin azúcar y ya están presentes además de España en Arabia Saudí, Guinea Ecuatorial o Alemania, cuyo primer pedido salió hace diez días. También trabajan para abrirse mercado en China, Estados Unidos y Corea. 
En nuestro país su gama de productos ya se encuentra presente en cadenas de distribución como El Corte Inglés, Bon Preu, Sorli, Caprabo, BonÁrea o la cadena andaluza Maskom y en espacios hosteleros como el lujoso Ritz de Madrid, reinaugurado como Mandarin Oriental Ritz, tras una inversión de 99 millones de euros.

La empresa ha centrado sus esfuerzos en el diseño, la distribución y el marketing en redes sociales mientras que la producción se realiza de forma externa, a través de acuerdos con experiencia en este ámbito. Y la intención es seguir así para focalizar la inversión en desarrollo de producto y marketing. Una fórmula que, según Helena Rodríguez, es la que les ha permitido ser sostenibles y alcanzar el millón de euros de ingresos en apenas tres ejercicios. 

«Creo en otra forma de hacer negocio y en generar riqueza desde el primer día para todo el entorno»

Además de la alimentación natural y saludable, Carolina Honest quiere contribuir desde sus orígenes al desarrollo sostenible. Por ello, en breve prevé destinar el 10% de sus beneficios bien a plantar árboles en zonas desforestadas alrededor del mundo o a alguna asociación dedicada al cuidado de animales. «Creo en otra manera de hacer negocio y en generar riqueza desde el primer día para todo el entorno. No tiene sentido hacerte rico a los cincuenta y después dedicarte a la filantropía», asegura Helena.  

También en esta línea, están trabajando para eliminar el plástico actual de sus envases y sustituirlo por material compostable

Temas

Comentarios

Lea También