Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Comparecencia en el Parlament

Gobierno y Generalitat ofrecieron a Nissan 100 millones si no cerraba

Hubiesen aportado el 25% de lo que costaba producir un nuevo vehículo eléctrico en Barcelona

EFE

Whatsapp
Los representantes del Comité de Empresa de Nissan Miguel Ruíz Fernández (i) y Juan Carlos Vicente (c), ayer en el Parlament. FOTO: EFE

Los representantes del Comité de Empresa de Nissan Miguel Ruíz Fernández (i) y Juan Carlos Vicente (c), ayer en el Parlament. FOTO: EFE

La consellera d’Empresa i Coneixement de la Generalitat, Àngels Chacón, exigió ayer a Nissan que presente la memoria justificativa con las razones que le llevan a cerrar las plantas barcelonesas de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca a finales de este año.

En una comparecencia en el Parlament de Catalunya, Chacón tachó de «desleal» la actitud de la multinacional japonesa porque ni siquiera ha respondido a la propuesta del Gobierno central y la Generalitat de aportar 100 de los 400 millones que costaría fabricar un nuevo vehículo eléctrico en Catalunya, evitando así el cierre de las plantas.

Chacón, acompañada del conseller de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir el Homrani, lamentó no tener una interlocución directa con el Japón y criticó que la dirección de Nissan anunciara a las administraciones el cese de actividades en Barcelona a través de una breve videoconferencia de los responsables europeos.

Según Chacón, en los últimos 20 años la compañía nipona ha recibido por parte de la Generalitat 53 millones de euros en préstamos y 32 millones más en ayudas, de las que 18 son directos y vinculadas a nuevos proyectos de inversión.

Al respecto, El Homrani indicó que el caso de Nissan también debe llevar a reflexionar de qué manera las administraciones deben tener más incidencia en la capacidad y en la toma de decisiones de las empresas que han recibido ayudas públicas.

También comparecieron ante el Parlament el presidente del comité de Nissan en Barcelona, Juan Carlos Vicente, que enumeró todas las reducciones salariales a que se ha sometido la plantilla de Nissan y recordó que la empresa ha recibido en los últimos años 154 millones de euros en ayudas gubernamentales que «han caído en saco roto».

«Esto no se puede permitir. Es dinero de todos y si se invierten en un lugar es para que sea rentable, no para que se lo queden sólo algunos», remachó.

Aprovechó la comparecencia para pedir al conjunto de fuerzas políticas que se pongan «las pilas» y se impliquen para evitar el cierre de la compañía en Catalunya, ya que «este Gobierno no se puede permitir que 25.000 personas se queden en la calle», contando los 3.000 trabajadores de Nissan y su empresa auxiliar.

Vicente calificó de «desvergüenza» la actitud de la empresa durante la última década, ya que «en todo momento» ha estado engañando a los trabajadores, prometiendo nuevos modelos a cambio de reducciones de plantillas y condiciones laborales, aunque «ya sabían que no querían seguir en Catalunya».

El secretario general de Sigen-USOC en Nissan, Miguel Ruiz, aseguró que la compañía prevé cerrar sus plantas catalanas porque hacerlo en otros países «es más difícil» y porque «quizás no se han hecho bien las cosas» en España.

Estaban citados cuatro directivos de Nissan Europa, pero ninguno ha comparecido al alegar, en una carta enviada al Parlament, el inminente inicio de las negociaciones con los sindicatos.

Temas

Comentarios

Lea También