Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hermanos Guasch amplía su negocio con una nueva base en Palma de Mallorca

La empresa naútica de L’Hospitalet de l’Infant, en su 25 aniversario, se embarca en la puesta en marcha del Nautic Center Mallorca y en la apertura de un club de navegación en Barcelona

Joan Morales

Whatsapp
De izquierda a derecha, Eloi, Rodolf y Josep Maria, los tres propietarios de Hermanos Guasch. FOTO: cedida

De izquierda a derecha, Eloi, Rodolf y Josep Maria, los tres propietarios de Hermanos Guasch. FOTO: cedida

La historia de ‘Hermanos Guasch. Embarcaciones Deportivas’ se escribe con tres nombres propios: Josep Maria, Eloi y Rodolf, tres hermanos que en 1994 crearon de la nada una empresa que este año cumple su 25 aniversario como un referente destacado en el panorama náutico español y habiéndose consolidado como líder del mercado.

Los números que ofrece esta compañía son importantes (unas instalaciones de 7.000 metros cuadrados, ubicadas en el polígono Les Tàpies de L’Hospitalet de l’Infant, una facturación cercana a los siete millones de euros, y una plantilla que supera la treintena de empleados), pero para llegar hasta aquí atrás han quedado muchos años de esfuerzo y sacrificio y, sobre todo, de toma de decisiones acertadas que han llevado a la empresa hasta los niveles actuales.

Los inicios de Hermanos Guasch se remontan a 1994. Rodolf Guasch explica que «mi hermano mayor, Josep Maria, era mecánico naval en Cambrils y trabajaba para una empresa. Decidió hacerse autónomo y mi otro hermano (Eloi) y yo lo acompañamos para ayudarlo».

Los tres hermanos Guasch alquilaron un local en el puerto de L’Hospitalet de l’Infant y empezaron a reparar embarcaciones. «Ofrecíamos un servicio posventa y también empezamos a hacer de ‘brokers’, de intermediarios náuticos, y eso nos permitió evolucionar y ampliar nuestra cartera de clientes», recuerda Rodolf.

Con un servicio a pie de puerto, que se ampliaba hasta los fines de semana, estos tres hermanos se plantearon la posibilidad de invertir en la compra de un terreno en el polígono Les Tàpies. Corría el año 1998 cuando se creaba la SA Hermanos Guasch y levantaban sus actuales instalaciones. «Fue una apuesta muy importante por nuestra parte, ya que entramos en el mercado náutico y poco a poco fuimos incrementando plantilla y ampliando nuestros clientes», comenta Rodolf.

Los duros años de la crisis

Pero en estos 25 años no todo ha sido un camino de rosas. En 2008 llegó la crisis económica «y en el sector de la náutica fue brutal», explica Rodolf Guasch, quien añade que «la sufrimos con un descenso del 70% de facturación y ventas, pero la aguantamos. Había dos opciones: o recortar gastos y despedir a gente (la más fácil), o aguantar como pudiésemos (la más difícil)».

Los hermanos Guasch fueron valientes y optaron por este segundo camino. No solo no despidieron a ningún empleado, sino que invirtieron en comunicación, crearon su imagen corporativa y pusieron en marcha Becharter, una filial de alquiler de barcos con tres bases en Catalunya (Cambrils, Port Olímpic de Barcelona y L’Estartit), una base en Palma de Mallorca, 40 barcos de alquiler, 13 personas en plantilla y una facturación de 1,5 millones de euros. «El tiempo nos ha dado la razón, a pesar de que el coste personal y familiar que tuvimos que pagar fue muy alto porque fueron años duros», recuerda Rodolf.

Actualmente, Hermanos Guasch es el concesionario oficial de Benetau (primer grupo mundial de construcción de barcos) en Barcelona, Tarragona y Castellón. En 2017 se convirtió en representante de importantes marcas del sector como Leopard Catamarans -como distribuidor exclusivo para España, y Monte Carlo Yachts y Sasga Yachts, como distribuidor exclusivo para Catalunya. Con ello, la compañía cubre un amplio abanico de mercado, ofreciendo una gran gama de embarcaciones para múltiples tipos de navegantes.

Servicio integral

La firma de L’Hospitalet ofrece un servicio integral de venta, postventa, asesoramiento legal y fiscal, gestión del seguro, y acompañamiento al cliente para el mantenimiento o transporte de su barco. En definitiva, «un servicio integral de 360 grados» puntualiza Rodolf.

Coincidiendo con la celebración de las bodas de plata de la empresa, esta náutica pone en marcha dos nuevos proyectos con el objetivo de seguir creciendo. Por un lado, la apertura de un club de navegación en Barcelona, el Benetau Boat Club, para intentar acercar la náutica al público de una manera rápida y más económica. Una idea que, también, podrá ayudar a acabar con la etiqueta de elitista que tiene.

El segundo proyecto de expansión empieza a andar este próximo miércoles 1 de mayo y es la apertura de una base en Palma de Mallorca, con la puesta en marcha de la empresa Nautic Center Mallorca, participada por los concesionarios de Benetau de Menorca e Ibiza y la propia Hermanos Guasch de L’Hospitalet de l’Infant.

Temas

Comentarios

Lea También