Más de Economía

Innovación en la industria alimentaria

Francesc Puiggròs

Whatsapp
tech4goodcongress_CescPuiggros.jpg

tech4goodcongress_CescPuiggros.jpg

La estrategia de innovación empresarial del sector agroalimentario tiene muy claro que el consumidor debe estar en el núcleo. La finalidad de la innovación es conseguir que el consumidor perciba claramente un vínculo entre el alimento que consume y la sostenibilidad como valor productivo y la personalización del efecto de su consumo como valor de salud. Para el sector industrial, el reto es doble: conseguir dicha percepción del consumidor, y, más allá, garantizar que así sea.

Para ello, la evolución entre otras, de la biotecnología, de las herramientas digitales o de las tecnologías ómicas (obteniendo una visión integral del efecto en nuestro organismo de la nutrición y haciendo posible, con su aplicación, plantear inesperadas e innovadoras hipótesis de uso) es la base para conseguir estos retos.

La industria alimentaria lo sabe y está hoy inmersa en un proceso de reinvención explorando e intensificando el uso de estas tecnologías para así dar respuesta a un consumidor tendiente a querer formar parte de una cadena de producción basada en la económica circular y la personalización del consumo de los productos que genera. Con una perspectiva global, el crecimiento de la denominada FoodTech es incuestionable, con un 42 por ciento de Tasa Compuesta Anual (CAGR) desde 2016, según datos elaborados por Talent Garden.

 Y la perspectiva de Eurecat, como centro tecnológico, debe estar alineada con dichas tendencias tecnológicas de presente y, sobre todo, de futuro. En este sentido, el área biotecnológica, localizada en Reus, lidera un proyecto insigne en este campo, Preventomics, con la finalidad de evaluar la viabilidad de modelos de negocios construidos alrededor de la combinación de las ciencias ómicas y las herramientas digitales para que el consumidor pueda personalizar su dieta conociendo el impacto en su genética, su microbiota y su metabolismo, y adaptándose a su estilo de vida y a sus preferencias alimentarias.

Emerge ya en el terreno de la investigación el modelo de negocio de un concepto, el de Nutrición de precisión, que aglutina una forma de entender el diseño alimentario y las recomendaciones nutricionales sincronizando lo que necesitamos con la forma y momento en que lo necesitamos. 

El trayecto innovador de la industria alimentaria sabe que hay mucho por hacer. Y es necesario antes generar conocimiento sólido para que, a corto plazo, el sector industrial alimentario pueda conseguir que el consumidor acepte bien nuevos ingredientes alternativos para elaborar carne de origen vegetal, productos comunes a base de insectos o extractos proteínicos de fuentes sostenibles como algunas bacterias, hongos o levaduras.

Todo ello para incrementar las opciones de una dieta más saludable y,  aún más si cabe, personalizar su experiencia, mediante, por ejemplo, el uso de la impresión 3D para desarrollar a gusto del consumidor alimentos a partir de productos naturales y saludables; tecnología ya en explotación por el sector de la restauración.

Las posibilidades son enormes y, en ese sentido, merece mención aparte la evolución en biotecnología- definida en el Convenio sobre Diversidad Biológica de 1992 como «toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos». Sus aplicaciones en la industria alimentaria (la denominada biotecnología verde) suelen girar alrededor de la salud y la seguridad alimentaria. Sin embargo, hoy su foco se extiende hacia otros colores de la biotecnología, usando residuos para generar biocombustible, biocatalizadores, depuración de agua, y otros campos de investigación que no sólo integran tecnologías, sino que interrelacionan mercados. 

En conclusión, estamos ante un proceso de transformación alimentaria a través de avances pioneros en investigación e innovación tecnológica, en los que nuestro centro tecnológico está posicionado para acompañar a las empresas a desarrollar soluciones nutricionales innovadoras para la sociedad con tecnologías sostenibles y estrategias personalizadas.

Francesc Puiggròs: Director científico del Área Biotecnológica de Eurecat

Temas

Comentarios

Lea También