Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Instalaciones frigoríficas y climatización en Valls

Desde su fundación en 1977, Fred Olivé ha ido ampliando su catálogo de servicios y sectores hasta convertirse en un referente local

Alba Tudó

Whatsapp
Jessica Olivé, gerente y segunda generación de Fred Olivé, en su empresa en la calle Licoristes de Valls. FOTO: Alba Tudó

Jessica Olivé, gerente y segunda generación de Fred Olivé, en su empresa en la calle Licoristes de Valls. FOTO: Alba Tudó

Refrigeración por aire comprimido, climatización de salas eléctricas y de control, ventilación... Estos son algunos de los servicios que ofrecen Fred Olivé. La empresa fue fundada en el año 1977 en Valls por Josep M. Olivé Mallafré, como empresa dedicada a la reparación de instalaciones frigoríficas. Ahora la empresa la lleva su hija Jessica y su marido. En los inicios estaban ubicados en el Barri Antic –han ido cambiando de ubicación-.

«Sobre todo eran particulares y reparaba frigoríficos y pequeños electrodomésticos», dice Jessica Olivé, la hija de Josep M. Olivé y quien lleva la empresa en la actualidad. La empresa ha ido creciendo poco a poco, y diversificando los servicios. De reparar electrodomésticos en las tiendas, o en casas a ahora la industria. En 1991 inauguraron las instalaciones del polígono industrial de Valls, en concreto en la calle Licoristes. 

«Desde que estamos en el polígono podemos abarcar más servicios y clientes», cuenta Olivé. De hecho, los clientes son de la provincia de Tarragona (industrias, restaurantes...). 

Puntualmente han trabajado en Jaén, País Vasco o Madrid, ya que se han especializado en industria papelera. «Hacíamos un trabajo concreto, en un punto concreto, pero no es nuestra forma de trabajar. Aquí también tenemos industria papelera y también trabajamos para ellos», afirma Jessica Olivé, que añade que «el 99% de los clientes son de la provincia de Tarragona».

Antes la empresa familiar estaba dedicada a un tipo de cliente y a un tipo específico de servicio, pero han ido ampliando y diversificando.  Y es que Fred Olive refrigeran fluidos para cualquier proceso industrial que así lo requiera (depósitos, plantas frigoríficas...), climatizan y preparan salas de ensayo y laboratorios, controlando parámetros de temperatura y humedad relativa, para ejecutar pruebas de calidad según normas ISO, entre otros. 

También instalan equipamientos para la hostelería, cámaras frigoríficas, campanas extractoras, climatización... La reparación y mantenimiento de instalaciones frigoríficas es muy importante, donde ayudan a cumplir con la exigencia de la normativa de tener contrato de revisiones periódicas, con más o menos frecuencia y exhaustividad según el tipo de instalación.

«Lo hacemos todo nosotros, pero puntualmente podemos derivar algún trabajo específico que nosotros no hacemos. Normalmente lo fabricamos y lo instalamos todo nosotros aquí en Valls», dice Jessica. 

Para climatizar estudian cada caso para equiparlo con el sistema más adecuado según sus características (sistema de conductos, equipos tipo cassette, sistema de caudal variable de refrigerante, pared, cortinas de aire o plantas enfriadoras). Factores de confort y alta eficiencia energética son determinantes en sus instalaciones. 

Un miembro de su comunidad

El logotipo de Fred Olivé de Valls es un símbolo del frío y muchos vallenses o gente de otras comarcas lo asocia a la empresa, y por estar visible en las vallas publicitarias de Firagost o  distintos festivales de verano. Fred Olivé colabora con los festivales o los actos que se llevan a cabo en la comarca o en la provincia.

«Tenemos vallas en las carreras o dejamos congeladores para las bebidas en cualquier evento donde lo puedan necesitar», asegura la gerente de la empresa, Jessica Olivé, y añade que «alguna vez también hemos dejado alguna furgoneta».

Actualmente tienen unas seis furgonetas para ir a hacer la instalación o al mantenimiento, y muchos de los clientes ya están fidelizados y los conocen por la trayectoria y el nombre de la empresa que han ido creando poco a poco.

«Hace unos dos o tres años está más estabilizado el trabajo. Antes había más picos de temperatura y las vacaciones las tenían más centradas en agosto», detalla Jessica Olivé, que añade que «últimamente a finales de año también es un tiempo en el que tenemos mucho trabajo, pero todo el año tenemos actividad, ya que hacemos mantenimiento o trabajos para la hostelería, y esto nos diversifica y nos permite tener trabajo todo el año».

Con una plantilla de 13 trabajadores, dicen que de momento quieren seguir como están. «Si podemos seguir así yo estaré satisfecha», concluye la gerente de Fred Olivé, Jessica Olivé.

Temas

Comentarios

Lea También