Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Josep Oliver: "La devaluación salarial ya la tuvimos, no podemos volver a tenerla"

Catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del Anuari Econòmic Comarcal BBVA

Rafael Servent

Whatsapp
Josep Oliver, en una foto realizada en el hotel Ciutat de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Josep Oliver, en una foto realizada en el hotel Ciutat de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

La industria supera el PIB previo al arranque de la crisis, pero no recupera el nivel de empleo. ¿Por qué?
En la demarcación de Tarragona sucede menos que la media de Catalunya, pero también sucede. Hay un doble factor. Por un lado, los efectos de la crisis, donde en un periodo previo a su arranque algunos sectores de la industria ya habían perdido ocupación, y eso es algo que tiene que ver con la globalización. En los 2000 ya estás perdiendo ocupación en la industria, pero no te enteras tanto porque tienes un sector de la construcción que tira muy fuerte.

Y con salarios equiparables a los de la industria...
Equiparables e incluso superiores. Cuando llega la crisis, te coge en medio de un proceso de pérdida de posiciones vinculado a la globalización, y entonces es cuando pierdes ocupación en la industria de forma insólita: un 25% en cuatro años. Ahora hemos empezado a recuperarlo. Aquí la pregunta es si es posible recuperarlo todo.

¿Y es posible?
Nos hemos espabilado, y las exportaciones así lo demuestran. A esto hay que sumarle el cambio técnico. ¿Mi deseo? Creo que es posible.
Si esa recuperación de empleos industriales va a estar basada en las exportaciones, ¿hay un techo en ese crecimiento?
Es legítimo hablar de techo de exportación, porque Catalunya y España son los únicos países de la Unión Europea que han ganado cuota mundial. Yo tengo como modelo el alemán, donde el peso de la industria es muy alto y tienen exportaciones muy elevadas, y no sé si nuestras exportaciones tienen máximos. Desde luego, el aprendizaje que hemos hecho es muy importante, y está para quedarse. Pero también es muy difícil continuar con esto con unas exportaciones que has duplicado en dos años.

¿Qué sectores son los que más perspectivas de crecimiento tienen hoy?
Alimentaria, Química, Farmacia, Textil, Maquinaria y material eléctrico, Material de transporte y Electrónica son los que tenemos. Cambiar esto es utópico, pero has de reconvertir estos sectores. Allí donde somos fuertes, movernos hacia arriba en la escala de valor, y eso es lo que creo que como país podemos hacer. ¿Tenemos margen para hacerlo? Sí, porque lo hemos demostrado en los últimos años. Pero la devaluación salarial ya la tuvimos, no podemos volver a tenerla. Lo que sí puedes hacer es seguir reduciendo costes salariales mejorando la productividad por hora trabajada.  

¿Cuándo recuperaremos los niveles de ocupación previos?
En 2020, máximo 2021, tendremos cifras de ocupación similares a 2007. Básicamente, generados en el sector servicios, y una parte en la industria.

¿Se acentúa la terciarización de nuestra economía?
Catalunya es un país fundamentalmente terciario. Hay dos grandes ámbitos de servicios: los productivos, como son los servicios científicos, profesionales, a las empresas, de transporte, informáticos, industriales o financieros, aunque estos últimos adelgazando y, en segundo lugar, todos aquellos servicios a las personas. En este segundo grupo se encuentran el comercio, el turismo, la hostelería, los servicios asistenciales... Su crecimiento dependerá del crecimiento de la renta de las familias. 

Recuperamos PIB, recuperamos niveles de ocupación... ¿recuperamos renta?
En el mercado laboral tienes una asimetría que te la marcan los 35 años. Tienes una dualización muy profunda en el mercado de trabajo, que hay que romper. Mientras persista, tendrás condiciones diferentes, y no es un tema tanto de sector, sino de edad y formación. Esa generación que abandonó los estudios para ir a la construcción continúa existiendo.

La industria ha sido vista tradicionalmente como el sector con empleos de mayor calidad y mejores salarios. ¿Será capaz de ofrecer eso el sector servicios?
Hay servicios que por descontado lo pueden ofrecer, pero en esta capacidad competitiva de la industria hay la capacidad competitiva de las empresas que le prestan servicios. La economía catalana, cuando hablamos de servicios productivos, está ligada al mundo. Estás compitiendo también con Bangalore Valley, y no podemos contemplar las condiciones laborales que tenemos en casa al margen del aumento de la competencia mundial.

¿Y cómo hay que competir?
Como le decía antes, hemos pasado la fase en la que este ajuste salarial ha tenido consecuencias muy positivas en la exportación y la apertura internacional. Ahora, el peso está en la productividad, y no tanto en los salarios. Mi deseo sería insistir en el modelo que hemos seguido los últimos diez años, más basado en el mercado exterior.

¿Se avecina una nueva crisis?
Una nueva crisis es posible, porque América lleva ocho años de crecimiento, y la economía estadounidense tarde o temprano empezará a flexionar. Europa lleva menos tiempo creciendo, pero el ciclo está maduro. ¿Accidentes que puede haber hasta entonces? Que China tenga una caída en su sistema financiero y de mercado inmobiliario, por ejemplo. Los aranceles son una mala señal para la economía mundial, y la gran etapa de expansión que hemos visto entrará en un menor crecimiento.

Entonces...
Quizás sí tengamos alguna recesión cíclica, pero se da en un contexto en el que el crecimiento de los países occidentales ha experimentado una bajada media. Explicaciones a esto: envejecimiento de la población, cambio técnico, baja productividad... Éste es el ‘New Normal’. Por eso la necesidad de sobresalir.

Temas

Comentarios

Lea También