Más de Economía

La Bolsa cierra 2020 como la peor de Europa al perder un 15,45% de su valor

La banca y el turismo lastran el índice Ibex-35, que acaba un 30% por encima de mínimos gracias a las vacunas y a los bancos centrales

CRISTINA VALLEJO

Whatsapp
El Ibex-35 sufrió su mayor caída diaria de la historia el 13 de marzo del año pasado.foto: efe

El Ibex-35 sufrió su mayor caída diaria de la historia el 13 de marzo del año pasado.foto: efe

El año fue amargo. También para la Bolsa. Y más para el Ibex-35, que cayó un 15,45%, para cerrar en los 8.073,7 enteros, en su mayor descenso desde 2010. En Europa, sólo el Ftse 100 británico 
(-14,34%) tuvo una caída parecida, ya que el Cac 40 francés limitó su descenso a poco más de un 7%. El Dax alemán terminó con una nada despreciable ganancia del 3% y en cotas récord.

El cierre de año para el selectivo, con todo, implica un rebote del 32% respecto a los mínimos de 6.100 puntos que marcó en marzo. Pero supone una pérdida del 20% desde los máximos que había alcanzado en febrero sobre los 10.000 enteros. Antes de la globalización de la covid, el año parecía no pintar mal.

Diego Morín, de IG, atribuye la peor evolución del Ibex-35 a su composición, con un peso relevante de bancos y empresas ligadas al turismo, los sectores más castigados. Nuria Álvarez, de Renta 4, añade que, si bien en los momentos de mayor tensión cayó todo, fueron éstos los sectores que sufrieron más.

Así se reflejó en la photo finish del año. Sabadell e IAG despidieron 2020 con pérdidas de más de un 60%. Y Bankinter y el Santander, con caídas de un 30%. Algo mejor cerraron CaixaBank 
(-21,82%) y Bankia (-14,35%), protagonistas de la fusión del año. Y BBVA (-14,42%), que no consiguió la integración del Sabadell.

Entre los más bajistas se contaron otros grandes valores, como Telefónica (-42,70%) o Repsol 
-35,33%). A propósito de la petrolera, en un 2020 lleno de hechos insólitos, el mercado asistió a la caída del precio del barril de West Texas a terreno negativo por primera vez en la historia: fue el 20 de abril cuando llegó a cotizar en los prácticamente 40 dólares negativos.

La paralización económica hundió tanto la demanda de crudo que el estoc llegó a superar la capacidad de almacenamiento, y quienes tenían contratos de futuro comprados prefirieron pagar para deshacerse de ellos.

Las voluminosas caídas de bancos y compañías turísticas convivieron con fuertes ascensos de empresas ligadas a las renovables, como Solaria (247,65%) o Siemens Gamesa (112,20%); a la farmacia, como PharmaMar (66,56%); así como compañías de tradicional perfil defensivo, como Cellnex (37,48%) o Iberdrola (35,29%).

El sector ganador de la pandemia fue el tecnológico, lo que pone de relieve el hecho de que el Nasdaq terminara el año con subidas de más de un 40%. Los otros indicadores estadounidenses, el S&P 500 y el Dow Jones, cerraron en máximos históricos. Buen balance también en Asia: el CSI 300 chino sumó un 27% y el Nikkei japonés recuperó niveles de hace tres décadas.

El Ibex-35 sufrió su mayor caída diaria de la historia el 13 de marzo, cuando bajó un 14%. También asistió a un desplome histórico en un mes, el de marzo, cuando bajó un 22%, coincidiendo con lo peor de la pandemia y de las medidas de confinamiento estricto.

Temas

  • Bolsa

Comentarios

Lea También