Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Ràpita: una experiencia para relajar cuerpo y mente

Tania Tomàs ofrece con su proyecto Scapedel talleres de antigravity en la playa del Trabucador, en La Ràpita, que se complementan con un desayuno vegano

Maria Noche Bo

Whatsapp
Tania Tomàs en uno de sus talleres de anitgravity en el Trabucador. FOTO: Joan Revillas

Tania Tomàs en uno de sus talleres de anitgravity en el Trabucador. FOTO: Joan Revillas

Encontrar un momento para dedicarse a uno mismo, en el que no tener que preocuparse por nada. La teoría suena muy bien, pero para muchos, ponerlo en práctica siempre suele ser un poco más complicado.

Tania Tomàs intenta hacerlo un poco más fácil ofreciendo experiencias completas y cerradas con sus talleres de antigravity, una actividad que va mucho más allá de «hacer deporte».

El antigravity es una mezcla entre yoga, inversiones y acrobacias. «La parte de la respiración, el calentamiento y la meditación guiada del final son técnicas del yoga; pero la parte principal de la clase son posturas más relacionadas con las acrobacias». Tomàs asegura que cualquier persona, sin ningún conocimiento técnico previo, puede llevar esta clase a cabo. «Las posturas se explican desde cero y, además, la clase se realiza con la ayuda de unas telas colgadas que facilitan mucho las posturas».

Más allá de un taller, se trata de  una mañana divertida en la playa del Trabucador (La Ràpita), ya sea en sábado o en domingo, conectando con el propio cuerpo, relajándolo y ejercitándolo. «La gente se lo pasa genial, especialmente con el tema de las posturas, porque al principio piensan que no van a poder y después se sorprenden de lo que llegan a conseguir».

Tomàs tiene 25 años y hace poco más de un año decidió cambiar totalmente su dieta para convertirse en vegana. Y no solo su dieta, sino también su vida. «Creo que ha sido lo mejor que he hecho nunca, me ha cambiado y me ha hecho darme cuenta de que es un estilo de vida que resuena de forma muy potente en mí».

Tomàs estaba estudiando en esos momentos el grado de física y matemáticas, y decidió seguir con su carrera, aunque siempre supo que eso sería su plan B, y por eso decidió crear así un proyecto de vida que le moviera, que pudiera disfrutar. Así fue como nació Scapedel (scape, de escapada en inglés; y del de Delta).

Un proyecto centrado en ofrecer experiencias completas de bienestar personal. Scapedel nació en forma de unos retiros de fin de semana con muchas actividades variadas, como por ejemplo deportes acuáticos como el paddle surf, salidas por el Delta o por Els Ports, yoga todas las mañanas, actividades más artísticas como la pintura, etc. Todo eso incluyendo también alojamiento y comida. Unos retiros con filosofía residuos cero y veganos. 

Los retiros aún no se han establecido de forma regular, aunque es el proyecto futuro de Tomàs. Por otro lado, Scapedel ha ido creciendo gracias a los talleres de antigravity que, realmente, nacieron de forma casual. «Los retiros solo se pueden realizar los meses de mayo y junio y septiembre y octubre (por la temperatura), así que decidí emprender algo para el resto del año.

El antigravity es una de las actividades que preparé para los retiros, así que pensé en hacerlos de forma regular durante el resto del año». Tomàs empezó en octubre de 2018 y poco a poco, las plazas para cada taller se han ido llenando hasta el punto de agotarse en horas. La clase dura una hora y media, y después la experiencia ofrece también un desayuno totalmente vegano. El precio total es de 15€, y las plazas están limitadas a 10 personas por taller. 

Ahora, el objetivo de Tania es establecer los retiros de forma habitual y seguir impartiendo los talleres durante el resto del año. Además, tiene pensado empezar a realizar otros talleres diferentes. Pero, sobre todo, su objetivo es siempre «ofrecer experiencias de bienestar muy completas». 

Temas

Comentarios

Lea También