Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La alternativa al imán de nevera

Desde El Morell, Gonçal Brotons ha lanzado una propuesta de publicidad funcional con un gadget que sirve para ‘apurar’ el tubo de dentífrico

Rafael Servent

Whatsapp
Gonçal Brotons. FOTO: Alba Mariné

Gonçal Brotons. FOTO: Alba Mariné

Gonçal Brotons (Tarragona, 1972) lo tiene claro: «La gente está cansada de imanes». Hug-me es la propuesta con la que este emprendedor quiere dar una alternativa al más que visto imán promocional de nevera. ¿Qué propone? «Una publicidad funcional en un soporte que las personas verán por lo menos tres veces al día, mediante un gadget que ayuda al usuario final a ahorrar esfuerzo, tiempo y dinero».

¿La respuesta? Un ‘apurador’ de envases tubulares flexibles de dentífrico, cremas cosméticas o pegamentos. El nombre que ha elegido para su gadget, que ya existe en otros mercados con otras formas, pero que no tiene todavía competencia aquí, es Hug-me. Del inglés, «abrázame».

Fabricado en plástico ABS (el mismo que se utiliza en las piezas de Lego) y diseñado por él mismo, este producto de apenas 10 gramos de peso cuenta con una ranura por la que se introduce la parte final del tubo, y que facilita que se vaya deslizando a medida que se vacía el contenido del envase. En el anverso de esta pieza es donde se imprime, con calidad fotográfica, el mensaje promocional.

La historia de Gonçal Brotons es reconocible. Delineante industrial de formación, tras una extensa trayectoria profesional como empleado en el sector de la automoción, donde trabajó como proyectista, entró en situación de desempleo. Decidió capitalizar el paro y lanzarse a poner en marcha un proyecto que le rondaba en la cabeza desde hacía tiempo.

Un 2 de octubre de 2017, una fecha que no pasa desapercibida, «cuando las empresas se iban de Catalunya, yo constituía la mía», con sede en El Morell. Decidió presentarse a todos los premios y programas de apoyo emprendedor al alcance.

Premis Emprèn de la Diputació de Tarragona, Tarragona Impulsa... con este acompañamiento y muchas ganas, en poco más de un año de recorrido, Hug-me ha logrado vender ya cerca de 7.000 unidades de sus gadgets promocionales.

Clínicas dentales

Administraciones públicas, clubs deportivos o empresas industriales han sido algunos de sus clientes, aunque el grueso de las ventas lo acapara el sector de las clínicas dentales, que han visto en este gadget para apurar el tubo dentífrico un inmejorable aliado promocional. En algún caso, con clientes internacionales.

Hug-me acaba de mandar un pedido de puntos de libro en forma de pasta de dientes, equipados con sus gadgets personalizados para un encuentro de higienistas dentales italianos en Roma.

FOTO: Alba Mariné

Con un precio de venta al público de 2,5 euros (tiene tres puntos de venta en Tarragona con estos gadgets, impresos como souvenirs), el pedido mínimo para una empresa o evento es de 100 unidades, con precios de 1,60 euros por unidad, a los que hay que añadir 150 euros de diseño y cliché.

En colaboración con Elix Polymers, fabricante de plásticos ABS con planta de producción en el Polígono Sur del polo petroquímico de Tarragona, Gonçal Brotons ha decidido que las próximas unidades de Hug-me que fabrique mediante su red de colaboradores externos («en un 90% -explica- de la provincia de Tarragona»), tendrán como materia prima el nuevo plástico ABS con fibras de madera natural al que esta multinacional química denomina Eco ABS.

Confía terminar el presente 2019 con unas 50.000 unidades vendidas y una facturación de unos 60.000 euros.

Temas

Comentarios