Más de Economía

Economía GUÍA DE EXCELENCIA EMPRESARIAL DE TARRAGONA 2021

La atención en la etapa post Covid

«Hay que pasar de un modelo burocrático a uno flexible, basado en plataformas de servicios donde la persona sea el centro»

Cinta Pascual Montañés

Whatsapp
Cinta Pascual Montañés (Presidenta de ACRA)

Cinta Pascual Montañés (Presidenta de ACRA)

Nunca habíamos dado tanta importancia a la salud como en este último año. Una crisis sanitaria sin precedentes nos ha tenido que golpear con gran dureza para hacernos ver que somos muy vulnerables. Han muerto más de 21.000 personas en Cataluña antes de la llegada de una vacuna que ha cambiado nuestra realidad de un modo inmediato.
Aunque a los hospitales les va a llevar más tiempo, en las residencias de mayores se han reducido los contagios y la mortalidad en más de un 95% a las pocas semanas de vacunación. Es un hito sin precedentes del que nos debemos sentir muy orgullosos. La vacuna funciona, es segura, y todo el mundo debería ponérsela, sobre todo los colectivos que trabajan con personas muy vulnerables, como es el caso de las residencias.

¿Y ahora qué vamos a hacer? En primer lugar, dar respuesta a una crisis que lastrará el desarrollo económico del país. Al mismo tiempo, debemos pensar qué modelo sociosanitario queremos para un futuro incierto.

Formamos parte de una sociedad que se sobre envejece a marchas forzadas (en diez años, doblaremos el número de mayores de 80 años) y que al mismo tiempo tiene uno de los mayores índices de esperanza de vida de todo el planeta. Además, invertimos muy poco en dependencia, cerca de un 0,56% del PIB, cuando lo ideal sería llegar al 2% como la mayoría de los países de la UE.

El modelo de atención dependerá, en consecuencia, de los recursos aportados. En el sector tenemos claro que hay asuntos urgentes y la coordinación sociosanitaria es el primero de ellos.

Tenemos el reto de dar atención a personas muy dependientes, con demencias avanzadas, enfermedades crónicas, de una extrema vulnerabilidad y que requieren de unos cuidados intensivos. Es imprescindible que la parte asistencial y la sanitaria trabajen conjuntamente.

El sistema actual es lento, rígido, excesivamente burocrático y tiende a la institucionalización. Hay que cambiarlo por un modelo flexible, basado en plataformas de servicios, donde la persona sea el centro del proceso. Y apostar por la profesionalización de un modo decidido. Las familias deben estar al lado de la persona dependiente, pero no asumir unos cuidados que deben ir a cargo de profesionales calificados.

El sector está preparado. Tenemos residencias, centros de día, servicios de ayuda a domicilio, teleasistencia, centros sociosanitarios, hospitales de día… Contamos con profesionales comprometidos y cualificados, que lo han dado todo. Ha llegado el momento que las administraciones estén a la altura.

Temas

Comentarios

Lea También