Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Economía

La ‘boutique’ de las casas se instala en el Penedès

La agencia inmobiliaria se extiende a un territorio codiciado para vivir todo el año

José M. Baselga

Whatsapp

Se define como una «boutique de los pisos». Con delegaciones en Tarragona, Barcelona, Girona, Alicante, Madrid, Palma de Mallorca y Valencia, la agencia inmobiliaria Monapart ha abierto en el Penedès. El socio es Roberto Rambaudi y la oficina está en Calafell.

Monapart se ha fijado en el Penedès, entendido como el Gran Penedès (Alt, Baix Penedès y Garraf), porque esa comarca entre Barcelona y Tarragona cumple con lo que el cliente busca en Monapart. «Una zona tranquila con paisaje y calidad de vida pero con rápidas conexiones con la ciudad».

Más allá de quién se ha asentado en los últimos años en la zona, forzados a buscar precios más baratos de compra y alquiler que los de Barcelona, «también son cada vez más los que escogen el Penedès por sus características para vivir todo el año».

Monapart tiene en su  cartera  «viviendas bonitas. Con un encanto de quien busca algo más».  Rambaudi explica que Monapart no tiene una infinita bolsa de pisos y casas. De hecho, tampoco agencias a pie de calle. Calcula que la cartera puede ser de 300 productos.  «Cada agencia maneja una veintena porque buscamos la atención detallada».

Monapart nació hace una década en Barcelona y ha tenido una rápida expansión con el concepto de ofrecer ‘viviendas bonitas’. «Hay una selección de producto», explica Rambaudi.  No es una cuestión de precio. «Es ofrecer el hogar en el que se piensa donde uno quiere vivir. Y el Penedès hace unos años tiene esa demanda por la proximidad de Barcelona».

Hay marca Penedès», señala el socio de Monapart. «Paisaje, tranquilidad, gastronomía y buenas comunicaciones». Si durante décadas se asoció a la segunda residencia, hoy ya es destino para todo el año. Limitar el número de viviendas permite una rotación amplia. Desde un apartamento junto a la playa de Calafell en un edificio de 1967 pero en el que no se ha tocado nada y está en un estilo vintage, a una casa de madera en la urbanización Boscos en Banyeres del Penedès.

Temas

Comentarios

Lea También