Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La construcción de viviendas en Tarragona aumentó un 15,45% en el año 2019

La lentitud en absorber el stock inmobiliario generado en la demarcación hace una década lastra un crecimiento que en el conjunto de Catalunya fue del 131,3%

Josep Tomàs

Whatsapp
La construcción de viviendas en Tarragona aumentó un 15,45% en el año 2019

La construcción de viviendas en Tarragona aumentó un 15,45% en el año 2019

La provincia de Tarragona pasó de 621 viviendas en venta en el año 2018 a 717 en 2019, lo que supone un incremento interanual del 15,45%. Se trata de una tasa de crecimiento ligeramente superior al del número de promociones censadas, que pasaron de 90 en 2018 a 99 en 2019, con un incremento del 10%. Son algunos de los datos contenidos en el estudio L’oferta d’habitatges de nova construcció a Catalunya 2019, divulgado esta semana por la Associació de Promotors i Constructors d’Edificis de Catalunya (APCE).

A pesar de que son tasas de crecimiento de dos dígitos, el dinamismo del sector de la construcción en la demarcación de Tarragona queda lejos de la media de Catalunya, que aumentó su parque de viviendas en venta en un 131,3%, con 4.754 viviendas más que en 2018 y 287 nuevas promociones inmobiliarias, lo que supone un alza del 40,3%.

El sector inmobiliario no contempla volver a los valores anteriores a la crisis económica y apuesta por un crecimiento más moderado pero también sostenible. Es imprescindible evitar repetir las dinámicas de principios de los años 2000.

Este crecimiento tan inferior a la media catalana tiene una explicación clara para Daniel Roig, presidente de la Comissió Territorial d’APCE Tarragona: «el área metropolitana de Barcelona ha experimentado un boom en la adjudicación de nuevas promociones que ha duplicado la oferta inmobiliaria, con un incremento que ha sido muy inferior en el resto de provincias».

Además, el peso de los municipios de la demarcación de Barcelona representa un 60% de la muestra de este estudio, por lo que una variación en estos resulta mucho más significativa en la media.

Stock sin vender
En segundo lugar, el stock de viviendas acumulado en la demarcación de Tarragona es «muy superior al de la media catalana», asegura Daniel Roig. Se desarrollan, incluso, dos dinámicas de crecimiento diferenciadas dentro de la propia demarcación de Tarragona.

Por un lado se constata un desarrollo mucho más dinámico de la franja litoral, liderado por los municipios de Tarragona, Reus, Salou y Cambrils, mientras que por el otro se evidencia un estancamiento socioeconómico del interior, donde «el crecimiento es inexistente», afirma Roig.

En el caso de Terres de l’Ebre, este desarrollo inmobiliario es también muy inferior al de las zonas más dinámicas de la provincia debido a las promociones iniciadas hace una década y que todavía no han encontrado una salida comercial.

Cuando se compara la situación de las demarcaciones de Girona, Lleida y Tarragona, los valores son más homogéneos. De las tres, Girona es la que tiene más viviendas en venta, con un total de 840, seguida de Tarragona, con 717, y por último Lleida, un poco más alejada con 597. 
A pesar del crecimiento, el desarrollo del sector inmobiliario se mantiene muy alejado de sus años dorados. En palabras de Daniel Roig, «tampoco contemplanmos volver a los valores precrisis». El primer motivo, y fundamental, es la voluntad del sector para evitar las «dinámicas del pasado». El segundo son las tendencias inflacionarias en los precios de los inmuebles y burbujas que «desestabilizan el crecimiento a la larga».

El 80% de los edificios en venta corresponden a viviendas plurifamiliares.

La prudencia que acompaña tanto al sector inmobiliario como al financiero, íntimamente ligados, en esta etapa de la vida económica del país procura evitar riesgos innecesarios y mantener un «crecimiento moderado pero sostenible», explica David Roig. Eso es lo que lleva a intentar adecuar la oferta de viviendas a las necesidades de la demanda, en un sector muy pendiente de las nuevas normativas en materia de seguridad financiera.

Si se desglosan los datos del estudio, de las promociones a la venta en la demarcación de Tarragona, aproximadamente el 80% de estas son plurifamiliaries (bloques de pisos) y el 20% restante unifamiliares. Comparando estos datos con la media catalana, en esta solo el 15% del total de la oferta son residencias unifamiliares, cinco puntos menos.

Por otro lado, de las 717 viviendas en oferta en Tarragona, el 98% corresponden a edificios de nueva construcción, mientras que el 2% restante hace referencia a viviendas rehabilitadas de forma integral. En la media catalana el peso de los edificios rehabilitados sube al 7%, impulsado por el peso que tiene la ciudad de Barcelona.

En cuanto a los precios de la vivienda, las diferencias vuelven a ser, otra vez, muy amplias. El precio medio por metro cuadrado en la provincia de Tarragona es de 2.120 euros. Esta cifra representa la mitad del precio de la demarcación de Barcelona, que se sitúa en los 4.049 euros por metro cuadrado. Poniendo el foco en las ciudades, Barcelona lidera el ranking con un precio del metro cuadrado de 7.293 euros, que cae hasta los 2.456 euros en Tarragona y los 1.933 euros en Reus.

Temas

Comentarios

Lea También