Más de Economía

La crisis no perjudica el empleo de los trabajadores mayores de 50 años

La temporalidad y parcialidad de la ocupación juvenil explican que uno de cada cuatro menores de 25 años hayan perdido su puesto de trabajo

LUCÍA PALACIOS

Whatsapp
Una trabajadora del servicio de limpieza de un colegio de Reus, en una imagen de archivo. 
foto: fabián acidres/DT

Una trabajadora del servicio de limpieza de un colegio de Reus, en una imagen de archivo. 
foto: fabián acidres/DT

El impacto de la crisis de la Covid-19 no ha sido igual para todos. El colectivo más golpeado, como en las recesiones anteriores, han sido los jóvenes: uno de cada cuatro menores de 25 años perdieron su puesto de trabajo en 2020. Por el contrario, los mayores de 50 ya han recuperado el nivel de empleo prepandemia, e incluso lo han superado ligeramente, según el último monográfico sobre el mercado laboral publicado por Asempleo, la patronal de las ETT.

Esta divergencia se debe a factores como el tipo de contrato (la temporalidad y la parcialidad afectan más a los de menos edad) y a que los jóvenes están empleados a su vez en los sectores más afectados por las restricciones ocasionadas por el virus, mientras que los mayores de 50 son minoría en esas actividades.

De la misma manera, las comunidades autónomas con un mayor número de trabajadores más envejecidos tuvieron mejores niveles de resiliencia durante 2020.

Así, aunque esta crisis sanitaria ha afectado en mayor proporción al colectivo mayor de 50 años, por lo que respecta a los contagios y hospitalizaciones, en el ámbito laboral es el tramo de edad que menos sufrió en 2020. Es más, en el cuarto trimestre del año ya había más personas mayores de 50 años trabajando de manera efectiva (6,35 millones) que en el mismo período de tiempo del año anterior (6,33 millones).

En una situación opuesta se encuentra el colectivo de los menores de 25 años, que, a pesar de haber resistido mejor el impacto del virus en el ámbito de la salud, han sido el grupo más afectado desde un punto de vista laboral. Durante el último año, casi uno de cada cuatro jóvenes han perdido su empleo o se han visto afectados por un ERTE en nuestro país. A su vez, alrededor del 40% de los jóvenes se encuentran actualmente en desempleo, frente al 12,7% de paro en los mayores de 50 años.

En el término medio se encuentra el colectivo de trabajadores de entre 25 y 50 años: uno de cada diez han perdido su empleo o están afectados por un ERTE, mientras que un 15,5% están en paro.Esta asimetría responde principalmente a dos factores, conectados también entre sí: las diferencias en el tipo de contrato y en el sector de actividad entre jóvenes y mayores.

El impacto negativo de los shocks económicos sobre el empleo se ve atenuado por la seguridad del empleo indefinido, y este es más frecuente entre asalariados de más edad, en detrimento de los jóvenes.

Así, la incidencia de la temporalidad entre los de menos edad es muy elevada, pues afectó en 2020 a dos de cada tres menores de 25 años (67,4%), lo que ayuda a explicar que uno de cada cuatro jóvenes con contrato eventual perdieran su empleo en 2020. Por el contrario, apenas el 14,3% de los mayores de 50 años tienen un contrato temporal, y solo un 4,7% de ellos perdieron su empleo el año pasado. Por su parte, una de cada cuatro personas entre los 25 y 50 años tienen un empleo eventual, de las que un 16,6% perdieron su puesto de trabajo.

Temas

Comentarios

Lea También