Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Mercados

La deuda catalana sigue en situación de ‘bono basura’

Además, los «nuevos brotes de inestabilidad» pasan factura al turismo en Catalunya y el presidente del Banco Sabadell dice que «la situación está empantanada»

Amparo Estrada-Colpisa

Whatsapp
El lobby turístico Exceltur achaca la baja calificación del bono a la recuperación de destinos mediterráneos y las tensiones políticas en Catalunya. Foto: DT

El lobby turístico Exceltur achaca la baja calificación del bono a la recuperación de destinos mediterráneos y las tensiones políticas en Catalunya. Foto: DT

Los mercados financieros internacionales ven complicada la situación de Catalunya. El momento político se refleja en esos balances y en otros, como el turístico, que tampoco sale muy bien parado en los últimos tiempos.

Mientras, el mejor posicionamiento de España por parte de las agencias de calificación -en una semanas elevaron su nota las tres más importantes- empieza a trasladarse a las comunidades autónomas. Moody’s mantenía ayer a Catalunya en la calificación de ‘bono basura’ (Ba3) a tres escalones del aprobado.

La agencia de calificación explicó que la decisión obedece al elevado endeudamiento de la región (la que más dinero del FLA ha recibido desde su puesta en marcha) y a las «tensiones políticas» derivadas del desafío independentista.

La situación tampoco mejora mucho en el apartado turístico, donde ha habido un frenazo en la Semana Santa. El vicepresidente del ‘lobby’ turístico Exceltur, José Luis Zoreda, lo achacó a dos factores: la recuperación de los destinos mediterráneos competidores como Turquía y Egipto, que ganaron 1,2 millones de turistas de enero a febrero tras crecer las reservas en ellos un 43%.

El otro factor que preocupa a la patronal oficiosa del sector es la aparición de «nuevos brotes de inestabilidad» en Catalunya. En Semana Santa, tres de cada cuatro empresarios catalanes (el 73%) empeoraron sus ventas sobre el mismo período de 2017.  

Lo bueno es que la demanda española ha compensado la diferencia (un 4% de pernoctaciones hoteleras) y también puede hacerlo este verano si baja la foránea, como prevén en parte desde Exceltur.

Por si esto fuera poco, el Banco Sabadell prevé que la inversión en bienes de equipo, la inversión extranjera y el turismo en Catalunya sigan sufriendo por la situación política en esta comunidad autónoma ya que «la normalidad no ha vuelto a Catalunya» y la situación «está empantanada», como gráficamente resumió ayer el presidente de la entidad financiera, Josep Oliu.

En un encuentro informativo previo a la junta de accionistas, que por primera vez se celebra en Alicante tras el traslado de la sede social desde Barcelona el pasado 5 de octubre, Oliu señaló que el escenario actual de empantanamiento tiene un efecto «negativo sobre el potencial de crecimiento», por la menor inversión en bienes de capital, la menor inversión extranjera y la «posible bajada de calidad del turismo». 

Estos efectos negativos se notarán sobre todo con el paso del tiempo, ya que en muchos casos se trata de lucros cesantes, es decir, de lo que podría haber crecido la economía catalana si la situación política fuera normal.

Temas

Comentarios

Lea También