Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La eclosión del streaming empresarial

Los webinars sustituyen a las jornadas y eventos presenciales, mientras Zoom, Teams o Jitsi se afianzan en reuniones de trabajo

Rafael Servent

Whatsapp
Ana Tarragona, durante su sesión de Instagram Live de #URVEmprenTALKS. Foto: Cedida

Ana Tarragona, durante su sesión de Instagram Live de #URVEmprenTALKS. Foto: Cedida

La empresa se pasa al streaming. Eventos en directo por vía telemática y, en muchos casos, interactuables. Los webinars han sustituido estos días a las jornadas, conferencias y encuentros presenciales varios, mientras que las reuniones de equipos de trabajo se suceden en Zoom, Microsoft Teams y Jitsi.

Rubén Nicolàs, coordinador académico del grado en Marketing y Director de Recerca de ESIC Business & Marketing School, centro adscrito a la Universitat Rovira i Virgili (URV), constata esta eclosión de eventos y encuentros telemáticos, hasta el punto de hablar incluso de «exceso» en algunos casos. Las circunstancias explican el momento, pero presagian también un futuro que no volverá a ser como lo que conocíamos.

«En el caso de ESIC -explica Nicolàs-, el sector de la educación ya estaba trabajando hace tiempo en esto, con conceptos como la flipped classroom (aula invertida), donde los contenidos y el material se cuelgan online previamente para dar mucho más valor a la clase presencial, porque antes has visto el vídeo con la materia y así la clase es más provechosa, centrada en la discusión y el debate».

Sin embargo, cualquiera de las soluciones de clases en streaming que se están dando ahora «no dejan de ser la clase presencial en online», señala este profesional de la educación.

Hace falta dar un salto más -prosigue- hacia una metodología propiamente online, y podría ser que todo este esfuerzo que se está haciendo ahora se pierda si no se da ese salto». Está convencido de que, «de aquí a que acabemos [con la crisis sanitaria] habremos dado este salto. Estamos haciendo reuniones de coordinación, jornadas de puertas abiertas... toda esta parte quedará, y quedará fuerte. Más allá de la propia docencia, la digitalización de los métodos quedará».

«Y, en nuestro caso, como universidad -prosigue- hemos ganado dos años en quince días. Es un proceso que se hubiese tenido que hacer, pero ahora se ha acelerado». Con consecuencias claras, que ya se vislumbran. Por ejemplo, las reuniones presenciales. «Eso de las reuniones de coger un AVE de ida y vuelta a Madrid, un poco tocado de muerte queda», presagia.

Punto de inflexión 
«Esto ha venido para quedarse», coincide Jordi Just, presidente de la Cambra de Comerç de Reus, que la semana pasada organizó, junto al bufete de abogados Roca Junyent, una jornada online con más de 390 asistentes sobre el impacto empresarial de la Covid-19. Just, que actuó como moderador de la jornada, asegura que «es un cambio de paradigma y de hábitos total: ahora tenemos más reuniones online de las que habíamos tenido, y conseguimos más cosas de las que habíamos conseguido».

«Ahora -explica- es mucho más fácil reunirse. Reunir a todas las Denominaciones de Origen de la Cambra de Reus, como hemos hecho, era algo muy difícil. Las trece cámaras de comercio de Catalunya nos estamos viendo una o dos veces por semana, en lugar de una vez al mes, como hacíamos antes. Hemos tenido reuniones con el president de la Generalitat... todo esto es una suerte, y no lo habíamos visto».

Dedicar una mañana a desplazarse físicamente hasta una reunión tiene los días contados

Desplazamientos, agendas que se tenían que bloquear durante por lo menos una mañana... «Teníamos una tecnología que no la habíamos apreciado», reconoce Just. «Los mediterráneos somos de vernos en persona, de tocarnos... todo esto ha cambiado. Ha sido una oportunidad que no habíamos visualizado y que nos cambiará mucho el día de mañana. Es un cambio que se quedará, y hemos de potenciar la tecnología».

No solo los ahorros de costes en tiempo y desplazamientos justifican esa apuesta. También los resultados de las acciones que se han puesto en marcha avalan la revolución digital. «En la jornada con el bufete Roca i Junyent de la semana pasada -explica Just- llegamos a un momento de 390 personas conectadas. Fue sorprendente. Hacer un acto con 400 personas, nosotros no lo hubiésemos podido hacer. Se tendría que haber alquilado el Teatre Fortuny, con unos costes inasumibles».

«Esto -concluye el presidente de la Cambra de Reus- nos ha marcado un camino. Todo el mundo sabía que había la venta online, pero estamos viendo que ahora es el momento de estas oportunidades».

Del mismo parecer es Laura Roigé, presidenta de la Cambra de Comerç de Tarragona, que esta semana organizó, a través de su Campus Empresarial Virtual, el webinar titulado Situación del comercio internacional frente al Covid-19, aduanas y trámites, a cargo de Carlos Arola, CEO de Arola Aduanas & Consignaciones y Maria Giné, directora de Operaciones de Arola Aduanas & Consignaciones.

Internet permite multiplicar el alcance de acciones hasta ahora presenciales

«Pese a promocionarlos -explica Roigé-, los cursos online se vendían relativamente poco. Con la Covid-19 pensamos en darles un enfoque para que fuesen útiles, con la idea de reaccionar rápido, tal y como hicimos en su momento en 2010 [cuando la adscripción a las cámaras de comercio dejó de ser obligatoria y los entes camerales vieron reducidos drásticamente sus ingresos]. No solo pensando en el momento actual, sino en el día siguiente [al fin de la crisis sanitaria], viendo qué tenemos preparado y en qué podemos ser útiles».

«Todo el mundo se está espabilando mucho -prosigue la presidenta de la Cambra de Tarragona-, pero todo lo que estamos haciendo ahora ya lo sabíamos hacer, ya está inventado: simplemente hay que utilizarlo. Así es como estamos triplicando inscripciones, consultas y peticiones. La aceptación que está teniendo es enorme, y esto no irá hacia atrás. Volveremos a hacer los ‘Bon dia Tarragona’ físicamente, pero ya no abandonaremos el hacerlo también online».

Interacción
Daniel Martín, director gerente de la Cambra de Comerç de Tarragona, fue el encargado de moderar esta semana un webinar al que asistieron más de 150 personas. «Ha sido una experiencia bastante positiva -explica Martín-, bastante interactiva. La importancia está en la participación de la gente, con ponentes contestando a las preguntas que se les plantean en directo».

«Además -prosigue Martín-, este formato nos permite ampliar nuestro alcance, con empresas conectadas desde Pontevedra, Madrid, Huesca, Zaragoza... Internet no tiene fronteras y se demuestra con estos ejemplos. Estamos en un momento de cambio, de adaptación. Por un lado no hemos hecho la jornada estándar que quizás sí que facilitaría el networking presencial, pero por el otro viene más gente».

Ha habido un trasvase de cursos y eventos pensados para un formato presencial

«Aunque tampoco es una cosa o la otra -asegura el director gerente de la Cambra de Comerç de Tarragona-, porque la interacción personal virtual sí que está ahí. Dos personas me pidieron participar, como cuando alguien del público pide el micrófono en una jornada; yo les autoricé a entrar e hicieron las preguntas ellos directamente. Es más: el hecho que sea virtual quizás facilita incluso más la interacción, porque el chat iba cargado de preguntas».

«Es un cambio que hemos hecho a corto plazo -resume Martín- y es un formato que mantendremos. ¿Desaparecerá el formato presencial? Es compatible. Pueden convivir todos los formatos. Esto tiene una curva de aprendizaje y estamos empezando, pero la gente se adapta fácil al mundo online».

Con el foco puesto en el uso intensivo de Internet, son días en los que se suceden experiencias con plataformas y formatos. Es el caso de la Càtedra d’Emprenedoria de la Universitat Rovira i Virgili (URV), que esta semana se estrenó con su serie de #URVEmprenTALKS en formato Instagram Live.

Xavier Càmara, director de esta cátedra, explica los motivos de esta iniciativa, que esta semana logró congregar a 77 personas para escuchar en directo la píldora formativa de 30 minutos llevada a cabo por Ana Tarragona y titulada Emprendre amb valors per sobreviure en temps de crisi. «En la cátedra -explica Xavier Càmara-, lo que hacemos básicamente nosotros es sensibilización, formación y acompañamiento de proyectos emprendedores. Con la Covid-19 tuvimos que suspender la formación de marzo y abril, y probablemente íbamos a hacer lo mismo con la de mayo y junio».

«El acompañamiento -prosigue- lo hemos seguido haciendo, pero la formación no. Hablando con Ana Tarragona, que era la encargada del taller que se iba a hacer en abril, le dimos vueltas a las opciones que teníamos para no desaparecer, y pensamos en dar estas píldoras formativas en Instagram, que luego se podrían descargar y colgar en el canal».

También aquí la Càtedra d’Emprenedoria de la URV ha visto opciones de ampliar su alcance. «Hemos decidido aprovechar -explica Xavier Càmara- para darlas en castellano y hacer una incursión en Sudamérica, de donde procede el 60% de nuestros inscritos en el máster de Emprenedoria de la URV».

El formato presencial no desparecerá tras la Covid-19, pero su peso se reducirá claramente

«Se trata de una iniciativa -reconoce Càmara- totalmente creada por el confinamiento pero, si funciona, en un futuro quizás no la repliquemos cada semana como haremos ahora, pero sí cada quince días. Estoy convencido de que todo lo que está pasando cambiará el mundo».

Lo que quedará
Del mismo parecer es Josep Maria Rovira, presidente de la Cambra de Comerç de Valls, que igual que las otras tres cámaras de comercio de la demarcación -Tarragona, Reus y Tortosa (esta última también ha puesto en marcha cursos online)-, ha hecho un trasvase de sus acciones formativas presenciales hacia un formato telemático.

«En la Cambra de Valls -explica Rovira- estábamos a punto de presentar la Escola de Logística junto con al Fundación ICIL y la Universitat Rovira i Virgili, donde se compaginaba un laboratorio de ensayos con formación presencial y online. Con el coronavirus hemos decidido poner en marcha conferencias en streaming que a la vez pueden atender un chat con preguntas y respuestas».

Las pymes están descubriendo ahora el potencial que ya había visto la gran empresa

 «El coronavirus -prosigue Rovira- nos ha enseñado a reunirnos a través de programas como Zoom o Microsoft Teams, y hemos comprobado que, salvando esa parte de tomar el café o quizás de quedar para comer después, se podía hacer exactamente igual y de forma más eficiente». En el caso de los webinars que han puesto en marcha, multiplicando además el alcance: «Tener 20 o 25 empresas apuntadas para seguir un tema de logística tan especializado como los de nuestros webinars es un éxito».

«Esto ha venido para quedarse: tanto las reuniones telemáticas como las sesiones en streaming. Los empresarios ya lo han visto claro cuando te ahorras desplazamientos donde antes perdías medio día para una reunión», pronostica Rovira. «Respecto a los webinars -añade-, todavía tenemos que aprender, porque muchos de los que se están haciendo estos días los llevan a cabo especialistas en la materia, es cierto, pero que no saben dar clase. Ha habido muchos webinars improvisados».

Zoom, Microsoft Teams o Jitsi son ya herramientas de uso cotidiano en la pyme

En todo caso, el presidente de la Cambra de Comerç de Valls coincide con el resto en que «el coronavirus ha despertado cosas que ya estaban ahí pero que no nos tomábamos en serio. El teletrabajo era un tabú, pero se está demostrando que, si trabajas por resultados, puedes hacerlo desde casa perfectamente. Esto cambiará cosas porque, para muchas empresas, si han probado el teletrabajo y funciona, ¿para qué pagar a cuatro trabajadores en nómina si puedo trabajar con cualquier profesional de cualquier parte del mundo? Esto ya está cambiando».

«La gran empresa -concluye Rovira ya estaba acostumbrada a todo esto. Quien no lo había visto era la pequeña y mediana empresa. Ahora lo está viendo, y solo son los inicios». 

Temas

Comentarios

Lea También