La emoción de completar el camino

Dos emprendedores tarraconenses defienden un sistema de evaluación por objetivos y de clases en línea más intuitivas y operativas

Agnès Llorens

Whatsapp
Gerard Vidal y Ángel Cruzson los dos impulsoresde la empresa Avaluacció, que ya presta servicios a centros educativos. Foto: Cedida

Gerard Vidal y Ángel Cruzson los dos impulsoresde la empresa Avaluacció, que ya presta servicios a centros educativos. Foto: Cedida

¿Qué es más importante, poner nota a una serie de conocimientos o poder ver en el proceso en qué se equivocan los alumnos para poder promocionar su mejora? ¿El resultado o el camino? Mientras los lectores se debaten entre el huevo y la gallina, los responsables de la start-up Avaluacció hace ya tiempo que resolvieron el acertijo y, desde su empresa, promocionan un sistema de valoración de los contenidos aprendidos por el alumno a través de la integración tecnológica.

Avaluacció ofrece un sistema que permite que tanto padres, como alumnos y profesores puedan tener acceso a un site en el que se valora no tanto el significado numérico de los contenidos que aprenden los alumnos, sino cómo se desarrollan las diferentes fases del aprendizaje a través de indicadores, que son los que los tres vértices comparten para implementar su mejora.

«El camino es tan importante como el destino», explican los responsables de la empresa, que defienden que sus sistema de evaluación competencial surge ahora con más fuerza que nunca, ahora que muchos estudiantes deben aprender a distancia, desde sus hogares, a causa de la actual crisis sanitaria. «La situación actual obliga, en cierta manera, a muchos centros educativos a aplicar estos principios que defendemos, como integrar a la familia en el aprendizaje, aprender del proceso y facilitar clases en las tecnología sirva para integrar diferencias y facilitar la educación a distancia». Algunos de los puntos que propugnan son de máxima actualidad.

"La situación actual demuestra que es importante implicar al entorno en el proceso educativo"

¿Cómo se inicia Avaluacció? «Este proyecto nació como una pequeña semilla que, con el tiempo, ha crecido y ya se ha implementado en algunos centros educativos», explican los responsables del proyecto, que son Gerard Vidal (CEO y director tecnológico) y Ángel Cruz (director creativo, metodólogo y medios). Los dos aportan parte de su experiencia a la empresa, que nació hace aproximadamente dos años.

Durante este tiempo, tanto Vidal como Cruz han podido implementar su sistema de trabajo en algunos centros. El modelo de clases que propugnan es «el de sesiones que se desarrollan a través de servidores aparentemente sencillos y rudimentarios, pero que permitan la avaluación lógica y que faciliten que las sesiones sean el máximo de intuitivas, operativas y entretenidas como sea posible», explican.

Entre los servicios que ofrece la start-up se encuentran la evaluación competencial a través de indicadores, históricos de los alumnos y alumnas del centro en línea, evaluación compartida en tiempo real para los familiares y herramientas de coordinación pedagógica, que permiten que los interesados pueden consultar el avance de los estudiantes antes de los tradicionales períodos de entrega de notas. 

Actualmente, Avaluacció ofrece varias líneas de evaluación y trabajo de aprendizaje en línea, que se adaptan a los servicios que demande cada centro en concreto y que basculan en un baremo de precios por alumno que se mueve de los 8 a los 12 euros por alumno y año, según el tamaño del centro educativo y de sus necesidades de gestión.

Después de recibir el asesoramiento de entidades de desarrollo empresarial como Tarragona Impulsa, los responsables de la start-up se encuentran en la fase de consolidar su proyecto e ir expandiéndolo a más centros educativos. En su caso, el proceso es una ruta llena de retos interesantes.

Temas

Comentarios

Lea También