La factura mensual de la luz de los comercios puede incrementarse un 50%

Un establecimiento medio que suele pagar unos 400 euros está sufriendo un incremento de 200 euros al mes en el recibo de la luz

COLPISA

Whatsapp
Un escaparate de Pere Martell iluminado por la luz artificial. FOTO: PERE FERRÉ

Un escaparate de Pere Martell iluminado por la luz artificial. FOTO: PERE FERRÉ

La factura de la luz no para de subir día tras día. Y mientras Gobierno y oposición se pelean por ver quién es el culpable, los hogares pagan facturas cada vez más caras. Pero no solo ellos, las empresas están viendo aumentar sus recibos de forma considerable desde que la energía eléctrica comenzara su escalada. Uno de los sectores más perjudicados es el del comercio, que por sus horarios está viendo cómo su factura eléctrica se puede llegar a incrementar hasta en un 50%.

Son los cálculos que hace la Confederación Española de Comercio (CEC), que en declaraciones a este periódico aseguran que el continuo incremento de la luz de los últimos meses unido a la nueva tarifa eléctrica por tramos horarios, que penalizan especialmente al tejido productivo, «está suponiendo para los comercios unos costes en muchos casos inasumibles».

A su juicio, los tramos que se han fijado sitúan a los más caros de la tarifa justo dentro del horario comercial, por lo que el impacto puede cifrarse en un incremento de media de aproximadamente el 25% de la parte del consumo.

Si a esto se le suma la subida histórica del precio de la luz, el total de la factura puede llegar a incrementarse hasta un 50%, explican desde la CEC.

Así, un establecimiento comercial de tamaño medio que suele pagar de factura entre 400 y 500 euros al mes, está sufriendo un incremento de 200 euros más, indican. Y eso que el impacto real en la factura se dejará ver más en septiembre, cuando repercuta el gran alza de estos días de agosto. La patronal denuncia que esta subida se produce además en un momento «especialmente complicado» para los comerciantes por las pérdidas tras la pandemia de coronavirus, en la que más de 80.000 establecimientos han tenido que cerrar sus puertas definitivamente, lo que supone «un escollo más» en la recuperación del sector.

Solo en el mes de julio el recibo de la luz de un usuario medio se ha encarecido un 36% con respecto al mismo mes del año pasado, situándose en 85,34 euros, según los cálculos de Facua.

La asociación de consumidores ha elaborado un decálogo de medidas que el Gobierno debería tomar para luchar contra los «abusos» de las eléctricas y para abaratar el precio de la factura, entre las que destaca la creación de una empresa eléctrica pública que se nutra de las concesiones de las centrales hidroeléctricas que caduquen. Una solución emergente para una situación insostenible para muchos comerciantes.

Temas

Comentarios

Lea También