La financiación alternativa sigue creciendo

El volumen de inversión de los Business Angels se mantiene estable este año a pesar de la pandemia

RAFAEL SERVENT

Whatsapp
La financiación alternativa sigue creciendo

La financiación alternativa sigue creciendo

El recurso a la financiación alternativa colectiva sigue avanzando. En 2019, la financiación de empresas a través de plataformas catalanas de crowdequity (ver información adjunta para su definición) aumentó un 51%, según datos de ACCIÓ.

A falta de publicar una actualización con los efectos que ha tenido la pandemia de Covid-19, la percepción que tienen en este organismo dependiente del Departament d’Economia i Coneixement es que la tendencia se mantiene. Oriol Sans, director de Financiación de ACCIÓ, explica que «la financiación colectiva alternativa está cogiendo más impulso, gracias a la democratización del acceso a un activo que hasta ahora muchas empresas no tenían».

El año pasado, la cifra de inversión en Catalunya a través de plataformas de crowdequity alcanzó los 17,9 millones de euros, la cifra más alta en toda la historia de estas plataformas de financiación colectiva.

Un 77% de los Business Angels que invirtieron en 2019 han repetido este 2020, según el IESE

«Este año 2020 hubo un parón a causa de la Covid-19, pero pienso que se recuperará pronto», adelanta Oriol Sans. «Estamos viendo las cifras -añade- y percibimos que hay una recuperación». Destaca lo que ha sido una tendencia común en todos los sectores desde el pasado mes de marzo: «Se está produciendo una digitalización, en una tendencia que nosotros estamos siguiendo desde el año 2014 y que se está consolidando. Los modelos de digitalización también se están aplicando a las redes de inversores».

Más actividad en las plataformas de financiación colectiva y una tendencia a la digitalización en redes de inversores con perfiles como los de los Business Angels son algunas de las consecuencias que se vislumbran para el momento de la reactivación tras la pandemia, que a día de hoy se estima, en el mejor de los casos, a partir del segundo semestre de 2021.

Los Business Angels no frenan

Esta creciente digitalización es algo que se constató esta misma semana durante la presentación telemática del informe Business Angels 2020. La inversión en start-ups: actividad y tendencias, a cargo de la Asociación Española de Business Angels Networks, IESE Business School, CaixaBank (a través de DayOne) e ICEX-Invest in Spain.

En la nota informativa que acompañó a la presentación, los impulsores de este estudio (elaborado en base a las respuestas de más de 150 inversores privados en España) destacaron el año 2019 como «positivo y de intensa actividad para la inversión en startups, con récord tanto de operaciones directas como a través de fondos de capital riesgo y plataformas de crowdequity».

La Biotecnología y Farmacia ha sido este año el sector con mayor crecimiento inversor

A ello añadieron que «a pesar de la pandemia de la Covid-19, se prevé que el ritmo de inversión en el último trimestre de 2020 se mantendrá y el volumen de actividad será similar al del año anterior». Una posición que Amparo de San José, directora de la Red de Business Angels del IESE y autora del informe, confirmó durante su presentación en streaming: «No parece que se haya reducido el volumen de inversiones en 2020». De hecho, según los datos que manejan, un 77% de los business angels que llevaron a cabo alguna inversión en 2019 han vuelto a invertir este año 2020.

Sectores atractivos

Oriol Sans, de ACCIÓ, coincide con esta percepción: «Es un buen momento para invertir en startups». Otra cuestión es en qué sectores se encuentran esas inversiones. Con los datos que maneja ACCIÓ relativos a 2019, un abrumador 71% de las operaciones de inversión colectiva se concentró en el sector TIC, seguido por las Ciencias de la Vida, con un 11%, y la Industria (10%). Respecto al capital invertido, el sector TIC congregó un 44% de la inversión, seguido por las Ciencias de la Vida (39%) y la Industria (13%).
Con los datos de 2020 en mano, facilitados esta semana en el informe elaborado por el IESE a escala estatal, la Biotecnología y Farmacia  ha sido, sin duda, el sector que mayor crecimiento inversor ha experimentado a lo largo de los tres primeros trimestres de este año. De representar un 9% de las inversiones realizadas en 2019, este sector ha pasado a concentrar el 16% de la inversión en lo que llevamos de 2020.

En el caso del sector Salud (otro de los que se relacionan con la pandemia), aunque su crecimiento respecto a 2018 es notable (hace dos años su peso era del 5%, mientras este año es del 11%), experimenta un retroceso respecto a 2019, cuando representaba el 16% de las inversiones de business angels en España.

La aceleración en la transformación digital sigue manteniendo a la cabeza el sector del Software, con un 27% de la inversión y un moderado retroceso respecto a 2019 (cuando su peso era del 31%), mientras el Ocio y Media, a menudo combinados, parecen aumentar su atractivo ante los inversores durante este periodo (pasando, respectivamente, del 6% al 9% y del 2% al 5%), «con buenas perspectivas para el futuro próximo», según se indica en este informe elaborado por el IESE.

El crowdfunding de recompensa es una opción creciente para primeras ventas

El sector de Finanzas y Banca, por el contrario, «parece el principal perjudicado por la pandemia», según describe el informe, con un retroceso del 9% al 5% sobre el total de las inversiones.

Un buen test para producto

Pero no todo en la financiación colectiva alternativa se limita a la inversión en capital, bien sea a través de redes de business angels, bien sea a través de plataformas de crowdequity. El micromecenazgo o crowdfunding de recompensa, hasta hace no tanto asociado a proyectos culturales o del Tercer Sector, empieza a asentarse como una opción atractiva para probar producto y crear una comunidad de futuros clientes, sobre todo en aquellos proyectos orientados a consumidor final.

Un ejemplo es el de una startup en fase de desarrollo de producto que lanza una campaña de crowdfunding entre su comunidad de seguidores (una comunidad que habrá tenido que construir previamente) para que le ayuden a producir las primeras unidades.

La recompensa para estos backers (la terminología que usan plataformas como Kickstarter para designar a estos grupos de ‘partidarios’) será la entrega de esas primeras unidades a un precio rebajado, con funcionalidades exclusivas o con el reconocimiento personal a la aportación, en función de la estrategia que adopte con ellos cada equipo de marketing.

«El micromecenazgo para testear producto y financiar ventas -explica Oriol Sans, director de Financiación de ACCIÓ-, si lo haces antes de llevar a cabo la ronda de inversión, mejor; porque creas comunidad. Una campaña de micromecenazgo en una plataforma como Kickstarter es útil por la mitigación de riesgo, la existencia de clientes, la financiación de tus ventas y el acceso a un mercado global».

«En Catalunya -prosigue- hay casos de empresas que han recurrido a él, como Freshly Cosmetics (empresa con sede en el Tecnoparc de Reus), pero nos gustaría que fuesen más. Muchas de estas campañas de micromecenazgo se pueden acabar convirtiendo en empresas, y no hay que olvidar que la mejor financiación de una empresa es la que viene de tus clientes. Si una empresa puede vender, tiene que intentarlo, ni que sea para darse cuenta de que el precio de su producto no está bien fijado».

«En estas plataformas, la gente -añade Oriol Sans- hace muchas pruebas, intenta tener el mínimo producto viable y obtiene tracción. Es un modelo para las startup, pero también para las pymes». Nada indica hoy que vaya a ir a menos, sino todo lo contrario.

Temas

Comentarios

Lea También