La inflación se dispara al 5,6% en un final de año con alarmas encendidas

Las pensiones subirán un 2,5% en enero. Es el mayor incremento desde 2008 e implicará un extra de 363 euros en 2022 para mantener la capacidad de compra

JOSÉ M. CAMARERO/LUCÍA PALACIOS

Whatsapp
Un comercio de Reus. La inflación está afectando a diversos sectores.FOTO: ALBA MARINÉ

Un comercio de Reus. La inflación está afectando a diversos sectores.FOTO: ALBA MARINÉ

Los precios siguen sin dar tregua en este último tramo del año previo a la Navidad y afecta cada vez a más productos de la cesta de la compra, y no solo a la electricidad por el alza de la luz. El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,4% en noviembre en relación al mes anterior y situó su tasa interanual en el 5,6%, dos décimas más que en octubre y su nivel más alto en 29 años. En este caso, se debe fundamentalmente al encarecimiento de los alimentos y, en menor medida, de las gasolinas, según el INE. Con el dato de noviembre, el más elevado desde septiembre de 1992, el IPC interanual encadena su undécima tasa positiva consecutiva.

En ese comportamiento no solo influyen los precios de la electricidad o de los combustibles, los dos epígrafes que más impulsaban la inflación hasta ahora. Los efectos de la subida de precios llega ya a otras partes de la cesta de la compra. Por ejemplo, a la alimentación. Por contra, el INE destaca un descenso de los precios de la electricidad en noviembre de este año frente al mismo mes del año pasado. De esta forma, se propaga la mecha inicial del alza de precios provocada por el alza de la luz a otros muchos productos y bienes.

La inflación subyacente (sin productos energéticos ni alimentos no elaborados), también ha aumentado en noviembre tres décimas, hasta el 1,7%, con lo que se sitúa casi cuatro puntos por debajo de la tasa del IPC general.

A la escalada de precios de algunos productos se une también un efecto estadístico. En noviembre de 2020, los precios bajaron un 0,8%. Ahora, con la luz, los combustibles y los alimentos subiendo, la comparación interanual se dispara en términos porcentuales. No será hasta una vez transcurrido el primer trimestre de 2022 cuando el dato de IPC se estabilice, al compararse con los del primer tramo de este año, cuando los precios subieron.

En cualquier caso, esta escalada pone contra las cuerdas el poder adquisitivo de los trabajadores, que ven cómo los precios suben de forma exponencial, ya asentados por encima del 5%, mientras que el alza de los sueldos no llega a ese nivel.

Las alarmas sobre la inflación se encendieron tras el verano, aunque poco a poco han sido más intensas con el paso del tiempo. El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, avisaba este lunes de que «es el elemento más preocupante» para la economía.

Subida de pensiones

La escalada de la inflación a lo largo de este año ocasionará la mayor subida de las pensiones de la última década. Concretamente, se elevarán en enero un 2,5%, casi 26 euros más al mes de media, si se confirma el dato del IPC de noviembre ayer adelantó el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de un alza mayor que el estimado por el Gobierno debido a que en los dos últimos meses el IPC medio se ha elevado por encima del 5%.

Este incremento se debe a la nueva fórmula de revalorización que se ha establecido por ley en la primera fase de la reforma de las pensiones que este jueves aprobará definitivamente el Congreso: se elevarán cada año de forma automática con la inflación media de los doce meses anteriores (es decir, de diciembre a noviembre).

Se pondrá así punto y final al polémico Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) aprobado por el Gobierno de Rajoy, que abocaba a los mayores a un alza mínimo del 0,25%.

En la última década la subida de las pensiones ni siquiera había sobrepasado el 1% -a excepción de en dos ejercicios- y hay que remontarse a 2008 para ver un incremento superior al que habrá en 2022.

La escalada del IPC, con niveles que no se registraban desde hace 13 años, provocará que los más de 8,8 millones de pensionistas comenzarán el año nuevo con una subida media de 25,96 euros, que situará su prestación en los 1.064,4 euros.

Serán 363 euros más de ingresos al año, a los que además se sumará la ‘paguilla’ que recibirán a comienzos de 2022 por la desviación de la inflación de este año. Un fuerte incremento que, sin embargo, solo servirá para que mantengan su poder adquisitivo.

Temas

Comentarios

Lea También