Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Economía

Economía Servicios de hostelería

La lavandería de los hoteles de la Costa Daurada

Bicsal, en Vinyols i els Arcs, lleva 25 años proporcionando servicios de limpieza industrial a empresas de la demarcación

Cristina Valls

Whatsapp
El interior de la lavandería industrial de Vinyols i els Arcs. Foto: Alba Mariné.

El interior de la lavandería industrial de Vinyols i els Arcs. Foto: Alba Mariné.

La empresa de lavandería industrial Bicsal ofrece un amplio abanico de servicios relacionados con la limpieza de prendas derivadas especialmente del sector hotelero. Josep Lluís Farriol, administrador de Bicsal, abre las puertas de la empresa  ubicada en el término de Vinyols i els Arcs en un momento dorado. Justo este 2018 se cumplen 25 años desde que se constituyó la sociedad actual. La trayectoria y los inicios de la corporación se remontan a una organización anterior, una lavandería que perteneció a otra sociedad que se vio afectada por una situación económica delicada en 1994

Fue entonces cuando Farriol y Pere Giménez optaron por adquirir y gestionar la empresa. «Tanto Pere como yo, éramos trabajadores de esta antigua empresa y nos ocupábamos de diferentes tareas. Él, de la gestión de planta, y yo, de todo lo relacionado con la administración», recuerda Farriol. La sociedad, compuesta por las familias Farriol y Giménez, ubicó su nave en un primer momento en unas instalaciones del centro de Cambrils y, cuando tuvieron la oportunidad, se trasladaron hasta el Camí de Reus de Vinyols i els Arcs.

En la empresa han llegado a haber hasta 99 trabajadores. Foto: A.M.

El cambio favoreció cierto crecimiento y, más adelante, pudieron disponer de una segunda sede, que afincaron en Vila-seca. Así pues, con un espacio de cerca de 1.000 metros cuadrados han podido aumentar su actividad. De hecho, al día pueden llegar a gestionar hasta 45.000 kilos de producto textil y, en 2017 se alcanzaron los 6,5 millones de kilos. «Respecto al 2016, hemos observado un incremento muy pequeño. Los números suelen presentar cierta estabilidad», explica Josep Lluís Farriol. 

En lo que se refiere a la facturación, en 2017, Bicsal consiguió facturar 4,5 millones de euros y se registró un aumento del 1% aproximadamente respecto a 2016. «Hemos ido creciendo a medida que lo ha hecho el sector turístico. Nos hemos dedicado a él por entero y estamos de lo más especializados», añade el administrador de Bicsal. Su zona de influencia es la provincia de Tarragona y sus alrededores, aunque no se marcan límites. «Tenemos claro que la competencia siempre está presente, pero nos esforzamos en dar un servicio cercano y eficiente», añade. 

Bicsal también suministra el material textil necesario a través de un acuerdo con el establecimiento 

La lavandería tiene dos vertientes de trabajo. Por una parte, está la de gestión de la ropa de un tercero –de la propiedad de un hotel, por ejemplo–, y por otra, está el servicio que integra la propiedad de la ropa dentro de la lavandería. Es decir, Bicsal también suministra el material textil necesario a través de un acuerdo con el establecimiento.  

Farriol es el administrador de Bicsal. Foto: A. M.

«Que los hoteles externalicen los servicios de lavandería es una tendencia muy generalizada, sea por el precio o las facilidades, se opera con mayor rapidez. La práctica ha ido en aumento en la última década aproximadamente. La mayoría de cadenas de hoteles se desentiende de estos servicios», asegura. 

La empresa es muy consciente de que al servicio de lavandería realizado en los 1.500 metros cuadrados de la nave de Vinyols, «no se le da toda la importancia que debería. El trabajo en sí no es tan visible como un mal resultado: por pequeño que éste sea, siempre se verá». 
Y es que una persona que acaba de llegar a un hotel se percata de muchos detalles: cómo está dispuesta la recepción, si hay piscina o no y las condiciones de la habitación, sábanas y toallas
. «Se dan por sentadas las variables de limpieza y orden, que no se suelen celebrar. En cambio, al mínimo error, se generan quejas», dice. Y es que «tanto toallas como sábanas, forman parte de la parcela íntima de los usuarios de hotel», completa Farriol.  

Y es que «tanto toallas como sábanas, forman parte de la parcela íntima de los usuarios de hotel», completa Farriol

Para garantizar un servicio de calidad, los trabajadores tienen en cuenta una serie de pautas rigurosas de seguridad. «Cada vez hay más consciencia con los productos de detergencia, aunque químicos, son productos biodegradables mucho más respetuosos con el medio ambiente. Disponemos de unas tecnologías que permiten reaprovechar material, como una depuradora con la que recuperamos el 70% del agua que gastamos. Así ahorramos mucho dinero», dice.  

Una operaria trabajando con un elemento textil.Foto: A. M.

Además, desde Bicsal tienen una relación muy cercana con cada uno de los clientes. Ahora mismo, Bicsal dispone de una cartera aproximada de unos 50 clientes del sector hotelero, una cifra que valoran como positiva en cuanto a la importancia de los mismos. «No es tanto la cantidad, sino la calidad. Además, muchos de los clientes los tenemos desde hace muchos años. En lo que nos intentamos diferenciar es en la personalización. Nos ponemos en su lugar y les asesoramos correctamente», dice.

Trabajadores

Actualmente, la nave dispone de unos 55 trabajadores entre operarios, personal de mantenimiento, control de calidad, administración y  departamento comercial. «El año pasado llegamos  a tener hasta 99, en una época en la que tuvimos las dos plantas abiertas. De hecho, siempre hay un buen volumen de gente y trabajamos todos los días de la semana a turnos, con lo cual siempre hay movimiento de empleados», explica Farriol.

Farriol recalca la importancia de invertir en innovar todas y cada una de las máquinas que participan en el proceso de lavado, planchado y secado

Farriol recalca la importancia de invertir en innovar todas y cada una de las máquinas que participan en el proceso de lavado, planchado y secado. «Tenemos que tener una tecnología puntera. De lo contrario, se nos haría muy difícil. Tenemos la costumbre de reinvertir en los resultados de la empresa con la renovación de maquinaria», añade Farriol. Este año, han renovado toda la línea de secado. 

«Hemos incorporado unas secadoras de gas con un proceso automático de carga y descarga», detalla el administrador de la empresa. Ha implicado una inversión considerable, ya que asciende a los 400.000 euros.

Los elementos indispensables en una lavandería industrial

En una lavandería industrial hay  elementos básicos.  

- Máquina de lavado. En Bicsal disponen  de túneles de lavado. En Vinyols tienen dos y en Vila-seca hay uno. Se trata de una máquina que lava en un proceso contínuo, mucho más ágil que una lavadora normal.

- Máquina de secado y de introducción. Se trataría de lavadoras de secado. En este caso, han incorporado cuatro nuevas de 120 kilos cada una. Por otro lado, en el caso de introducción, está la máquina de planchado de material textil.

- Maquinaria de doblado. En este proceso, se doblan las piezas de forma automática y se apilan. Así, se dejan listas para poder empaquetar y trasladar a los hoteles. 

- Transporte. Otra de las cualidades de Bicsal es que dispone de transporte propio, cosa que permite realizar las entregas a los hoteles. Disponen de una flota de 6 camiones. 

Temas

Comentarios

Lea También