Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La pizarra es digital

Lami-Rotil, en Valls, vende hasta un 40% de su equipamiento de comunicación visual a través de la página web con la que ha salvado su negocio

Rafael Servent

Whatsapp
Pizzarras en el taller de Lami-Rotil en Valls. Foto: Alba Mariné

Pizzarras en el taller de Lami-Rotil en Valls. Foto: Alba Mariné

Cuando, hace más de veinte años, los hermanos Ernest y Ricard Navarro empezaron a fabricar y comercializar pequeñas pizarras destinadas a la venta en papelerías, poco podían imaginar que un 40% de su facturación sería hoy por Internet, y que de tener una marca de pizarras (Lami-Rotil) donde el centro del negocio estaba en la madera y los bancos de carpintero de la nave que tienen en el polígono industrial de Valls, pasarían a gestionar una tienda online (www.senasoluciones.com) centrada en la comercialización de equipamientos de comunicación visual, con el posicionamiento web como parte esencial de su actividad.

Lami-Rotil, que pronto pasó a fabricar grandes pizarras para escuelas, ha evolucionado estos años hacia una empresa destinada a las soluciones de comunicación visual: tableros, pizarras, vitrinas, expositores, pantallas para proyección, postes informativos... La tienda online como gran punto de venta y una red de distribuidores por toda Catalunya y el resto del Estado son hoy su modelo de negocio.

La mitad de las ventas de Lami-Rotil son hoy a escuelas

La mitad de sus ventas son hoy a escuelas. El otro 50% de la facturación se reparte entre empresas de diversos sectores, a las que vende desde pizarras para salas de reuniones a pizarrines para escribir el menú del día.

¿Sigue vendiéndose la clásica pizarra verde para tizas? Poco, aunque ahí sigue. La pizarra digital reina en las nuevas aulas desde hace cinco años, con la pizarra de acero vitrificado convertible en digital (sirve tanto para escribir con rotulador en ella como para proyectar los contenidos de un ordenador) como producto estrella. El aula es digital, sí. Pero, en el caso de Lami-Rotil, la digitalización llegó antes. Y lo hizo, otra vez más, de la mano de la Gran Recesión.

En 2008, la caída en la demanda de material por parte de las escuelas redujo al 50% las ventas de esta empresa con sede social en Barcelona y centro de producción en Valls. «Nos tuvimos que reconvertir», explica Ernest Navarro, encargado del taller del Alt Camp en el que hoy hace pequeños encargos a medida y modificaciones de los productos que venden con su web.

"Gracias a la tienda online, continuamos vivos", explica Ernest Navarro

«Entonces –explica–, decidimos continuar vendiendo a mayoristas, pero apostamos por la venta online». Ahí nació Sena Soluciones, que empezó a trabajar con productos de empresas colaboradoras de Portugal e Italia, y que se vio obligada a prescindir de los dos trabajadores que tenían en plantilla, para quedarse sólo con los dos hermanos Navarro, que ahora contratan operarios sólo para proyectos específicos.

«Después de la crisis de 2008 –resume Ernest–, el mercado no tiene nada que ver con el que era, ha cambiado por completo. Hemos hecho una evolución que no pensábamos, y cada uno ha tenido que reinventarse como ha podido. Gracias al online, continuamos vivos».

Temas

Comentarios

Lea También