Economía Automoción

La plantilla de Nissan mantiene la amenaza de acudir a los tribunales

El responsable de operaciones industriales de Nissan, el tarraconense, Frank Torres, replica que acabar en un juicio frenaría una posible reindustrialización

AGENCIAS

Whatsapp
La asamblea de trabajadores ayer por mañana a las puertas de la planta de Nissan en Montcada i Reixac (Barcelona).FOTO: EFE

La asamblea de trabajadores ayer por mañana a las puertas de la planta de Nissan en Montcada i Reixac (Barcelona).FOTO: EFE

La posibilidad de que la plantilla de Nissan presente una demanda colectiva contra la compañía toma fuerza. Así se anunció en una asamblea que se celebró ayer en Montcada en la que participaron cientos de trabajadores.

El encuentro llegó después de que este viernes por la noche se rompieran las negociaciones entre la dirección y los representantes sindicales, y la multinacional hiciera su «última oferta».

El comité de empresa acusa a la compañía de estar «imponiendo» su voluntad. Reclama un plan de industrialización, unas indemnizaciones justas y que no se despida ningún empleado mientras la planta siga activa. Asimismo, hacen un llamamiento para que las administraciones intervengan y advierten que mantendrán los piquetes.

Bajo un sol de justicia, cientos de trabajadores de Nissan se concentraron con paraguas y sombrillas, en un solar que el Ayuntamiento de Montcada les cedió para organizar esta asamblea.

Los representantes sindicales se mostraron muy críticos con la dirección y pidieron a la plantilla que siga «en pie de guerra» para demostrar a la multinacional que no cederá ante lo que consideran que es una «imposición». Dejaron claro que no aceptarán «la última oferta» de la empresa e instaron a la compañía que haga un paso atrás y escuche las demandas de los trabajadores.

Aunque el periodo de consultas ya ha terminado, abren la puerta a seguir negociando, siempre y cuando se tengan en cuenta sus reclamaciones. La principal de estas peticiones gira en torno a la reindustrialización. Consideran que la compañía debería implicarse más. «Nissan es quien quiere abandonar y dejar atrás 40 años de historia», explicó Miguel Ruiz, secretario general de Sigen-USOC en la empresa, que recuerda a la dirección que «tiene una responsabilidad social».

El comité de empresa y la dirección de la firma japonesa dan por rotas las negociaciones

Desde la empresa, el responsable de operaciones industriales de Nissan Motor Ibérica, el tarraconense Frank Torres, pidió a los sindicatos valorar la oferta de indemnizaciones de la dirección ante el cierre de las plantas de Barcelona y auguró que, si todo acaba sin acuerdo y llegan a los tribunales, ese proceso judicial frenaría toda opción de reindustrialización un año o un año y medio aproximadamente.

«Por encima de los requisitos»

El también vicepresidente ejecutivo de Nissan en Rusia reclamó a los sindicatos que valoren su oferta, porque la ve muy buena teniendo en cuenta la situación económica mundial y de Nissan, y también porque está «muy por encima» de los requisitos legales de toda indemnización.

«Es el mejor momento para conseguir este acuerdo que garantice este plan de salida y la producción y la paz social, y que además nos dé entonces tiempo -que es el objetivo de todos- para buscar opciones de reindustrialización e intentar conseguir que todas las personas afectadas consigan un nuevo empleo», defendió el ejecutivo tarraconense.

Entiende que los sindicatos quieren una salida en esta dirección y reconoce un esfuerzo por parte de los trabajadores, pero advirtió que: «Lo que la parte social nos planteó no era asumible y la diferencia era tan grande que no pudimos» aceptar, aunque insistió en que su oferta está abierta hasta el martes. «La distancia es suficientemente grande para que consideremos que la negociación está terminada», añadió.

Al preguntársele en qué se concretaría la decisión de la dirección si los trabajadores no aceptan su oferta en el plazo que acaba el martes, Torres no lo concretó: «De momento hay que esperar hasta el 4 de agosto a que comuniquemos la decisión final».

Sobre cuánto podría alargarse el proceso si se acaba judicializando, respondió que calcula un año o un año y medio «incluyendo las apelaciones», si no hay acuerdo y se va a juicio. «También es un punto importante que transmitimos al Gobierno: en caso de que haya acuerdo, Nissan está dispuesto a trabajar activamente para la reindustrialización y facilitar a las empresas que puedan venir cualquier estudio de reindustrialización», concluyó.

Temas

Comentarios

Lea También