Más de Economía

La recuperación se aparca a la segunda mitad del año

Los analistas del Banco de España constatan que la mala evolución de la pandemia de coronavirus les hacen ser más pesimistas respecto a las previsiones económicas

EDURNE MARTÍNEZ

Whatsapp
El avance de la vacunación será clave para que se concrete la recuperación, según el Banco de España. FOTO: EFE

El avance de la vacunación será clave para que se concrete la recuperación, según el Banco de España. FOTO: EFE

La mala evolución de la pandemia desde que comenzó el año, inmersos en la tercera ola, supone una revisión a la baja de las previsiones de crecimiento económico en el primer semestre, según advierte el Banco de España. Su director de Economía, Óscar Arce, advierte del frenazo debido a las restricciones de movimiento y el obligado cierre de negocios en muchos puntos de España por el incremento de contagios, lo que se ha reflejado en el ascenso del número de trabajadores en ERTE a finales de enero.

«La mala evolución de la enfermedad en los primeros compases de año nos lleva a ser más pesimistas a corto plazo», explicó Arce en su participación en una jornada organizada por la AEB sobre el papel de los bancos en la gestión de las ayudas públicas, donde destacó que «el inicio del año está siendo algo más débil de lo que podíamos esperar los analistas hace unos meses, lo que está dando lugar a un reequilibrio del análisis de riesgos a la baja».

El Banco de España pronosticó en su último informe que la economía crecería entre un 4% y un 8% este 2021, dependiendo de la evolución de la pandemia y la vacunación. Por tanto, este mal comienzo de año podría derivar en unas nuevas proyecciones más focalizadas hacia la parte baja de la horquilla. Arce incidió en que para que la recuperación llegue en el segundo semestre, tiene que haber un gran porcentaje de población vacunada y un «buen uso» de los fondos europeos Next Generation, una apuesta «sin precedentes en Europa».

Uno de los sectores más afectados por la crisis, la hostelería, sigue arrastrando en este comienzo del año las graves pérdidas que registró el pasado. Según las cifras de Hostelería de España, el sector cerró 2020 con pérdidas de 70.000 millones de euros, alrededor de la mitad de sus ventas, y el cierre definitivo de 85.000 bares y restaurantes. Quedan aún unos 360.000 trabajadores del sector en ERTE y han perdido su empleo unos 300.000 de forma completa, por lo que la recuperación del primer trimestre del año se aleja cada vez más. Por ello, Arce considera que España debe enfatizar en las reformas estructurales de la economía a través de los fondos europeos, modernizarse y acometer mejoras poniendo el acento en «acabar con la dualidad del mercado de trabajo». En este sentido, abogó por la mochila austriaca, un modelo «muy útil» para reducir la dualidad y mantener la «flexibilidad» de la que disponen las empresas para ajustar sus necesidades de trabajo.

Temas

Comentarios

Lea También