Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Economía

La refinería de betún asfáltico más grande de Europa

Asesa invierte en Tarragona 4 millones de euros para aumentar la capacidad de destilación del que ya es el mayor complejo del continente en esta materia prima

Rafael Servent

Whatsapp
Panorámica de las dos torres de destilación de la refinería, especialmente diseñadas para destilar crudo pesado y convertirlo en betún asfáltico. Foto: Joan Revillas

Panorámica de las dos torres de destilación de la refinería, especialmente diseñadas para destilar crudo pesado y convertirlo en betún asfáltico. Foto: Joan Revillas

No hay otra mayor en toda Europa. Y no parece que vaya a haberla a medio plazo. Asesa tiene en Tarragona la mayor refinería de betún asfáltico del continente europeo, y una de las mayores del mundo. Cuando en marzo del año que viene tengan a pleno funcionamiento la inversión de 4 millones de euros que tienen previsto ejecutar en la parada general de 15 días programada para ese mes, la capacidad de destilación de crudo de esta refinería (actualmente, de 1,4 millones de toneladas, de las que 1,2 millones son betún y el resto otros destilados que se emplean para elaborar carburantes) habrá aumentado un 15%, hasta alcanzar una producción anual de 1,4 millones de toneladas de betún.

 Los tanques de almacenaje son uno de los activos más destacados de Asesa en Tarragona. Foto: Joan Revillas

En Asesa trabajan 113 personas de forma directa, 80 indirecta y otras 200 inducida

¿Qué es el betún asfáltico? Es la materia prima con la que se elabora el asfalto, al mezclarse con gravas y otros áridos, y con el que se pavimentan calzadas. Pero el betún asfáltico no es asfalto. Es sólo uno de sus componentes (sin duda, el más importante), y se consigue a partir de la destilación de crudo pesado.

Es decir, crudos viscosos que, a diferencia de calidades conocidas como el Brent, cuesta muchísimo transformar en carburantes. Pero que pueden tener un recorrido comercial al margen de los motores de explosión.

José Luis Prieto, director general de Asesa en Tarragona. Foto: Joan Revillas

«El betún asfáltico es un subproducto», explica José Luis Prieto, director general de Asesa en Tarragona, pero es la razón de ser de esta empresa participada al 50% por Repsol y Cepsa. Establecida en 1965 en Tarragona de la mano de Cepsa, a raíz del fin del monopolio estatal sobre los productos petrolíferos, Asesa pasó, en los años noventa, a ser una empresa ‘maquiladora’ compartida por Cepsa y Repsol. Es decir, «pasó de comprar y vender en el mercado a dar servicio en exclusiva a sus socios», cuenta José Luis Prieto.

Es así como se explica que, con un volumen de producción anual de 1,2 millones de toneladas de betún asfáltico (el 45% de la producción española o, contado de otra manera, betún suficiente para asfaltar de un tirón una carretera de dos carriles de 5.500 kilómetros), Asesa ‘apenas’ facture 50 millones de euros al año.

"Una plantilla con buen entorno y motivada hace más", asegura José Luis Prieto.

Lo explica José Luis Prieto, desde hace justo un año al frente de estas instalaciones de Tarragona donde trabajan 113 personas de forma directa y 80 indirecta: «Al trabajar para nuestros socios, sólo facturamos el servicio, porque la materia prima la aportan ellos y el producto final es también suyo; si estuviésemos en la situación previa a los noventa, nuestra facturación equivalente sería de más de 500 millones de euros».

Foto: Joan Revillas

Con la entrada hace un año de José Luis Prieto al frente de Asesa en Tarragona se puso en marcha un plan estratégico que tiene en las personas su foco, y que arrancó con un estudio de clima laboral. 

Exportación
Con entre 50 y 60 tipos de betún asfáltico distintos en su cartera de productos, en todos los casos se trata de betunes básicos con los que, posteriormente, otras empresas elaboran betunes modificados para dotarlos de características especiales (por ejemplo, con polímeros añadidos que eviten que los coches salpiquen con lluvia).

Foto: Joan Revillas

Esta empresa dispone de una concesión portuaria con un pantalán dotado con tres plataformas de atraque, con capacidad de cargar buques de hasta 100.000 toneladas.

La mayoría de la producción de Asesa (en concreto, un 80%) sale en barco camino de la exportación. Otro 10% circula por tubería hasta las instalaciones cercanas de Cepsa, mientras el restante 10% se envía por camión. Con un pantalán portuario en concesión dotado con tres plataformas de atraque -para buques de tamaño pequeño (hasta 6.000 toneladas), mediano (hasta 20.000 toneladas) y grande (hasta 100.000)-, algunos de los destinos finales del betún asfáltico que produce Asesa en Tarragona son la costa Este de EEUU (donde su producto es un referente), el Norte y Oeste de África y, puntualmente, Chile e incluso Nueva Zelanda.

  • Tres grandes grupos: Asesa cuenta con una capacidad de refino de 1,4 millones de toneladas de crudo al año. Es una refinería con una columna de destilación especialmente diseñada para crudo pesado, con el que se obtiene betún asfático (1 millón de toneladas al año, a las que se añaden 200.000 toneladas aportadas por los socios de Asesa), pero también gas butano y propano (el segundo gran grupo de productos obtenidos con la destilación del crudo) y un amalgama de hidrocarburos de mayor valor (equivalentes a nafta, queroseno y gasoil) que suman unas 400.000 toneladas y mandan por tubería hasta la refinería de Repsol en La Pobla de Mafumet.  
  • Calidad americana: Manejan hasta 60 tipos distintos de betún asfáltico, entre ellos el estándar exigido en el mercado estadounidense, que incorporaron a su cartera de productos en 2012, cuando con la crisis del mercado español decidieron encaminar su plan estratégico hacia la exportación.

Temas

Comentarios

Lea También