Más de Economía

La subida de la luz asfixia a comercio y hostelería

Los dos sectores denuncian que su situación es insostenible, ya que este gasto se añade a una crisis del coronavirus que les tiene en jaque desde hace meses por las restricciones

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Imagen de la cocina del restaurante El Pòsit. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de la cocina del restaurante El Pòsit. FOTO: PERE FERRÉ

La subida de la luz es uno de los temas candentes de la actualidad. Una subida en las facturas que ha provocado que los hogares, pero también los comercios y la hostelería estén en una situación de impotencia mayor. Ya estaban tocados por la crisis del coronavirus. Ahora este mayor gasto totalmente inesperado les pone contra las cuerdas. Las voces de los comerciantes y hosteleros suenan al unísono a la hora de denunciar que ya no pueden más.

Javier Escribano, presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Tarragona Ciudad (AEHTC), confirma que el sector hostelero ya ha notado esta subida en la factura de la luz y teme que el mes de septiembre termine de confirmar lo que ya es una terrible normalidad: «Lógicamente ya hemos notado la subida y es vergonzoso. Un restaurante gasta mucha luz porque utiliza hornos industriales, freidoras y otros equipamientos de cocina, además del aire acondicionado…. Es lamentable que un recibo de la luz te cueste casi lo mismo que pagar una nómina de un trabajador. Este dinero se podría utilizar para ahorrar o para contratar a otra persona».

El también dueño del restaurante La Morada, situado en la Part Alta de Tarragona, recalca que un restaurante es un lugar en el que se trabaja durante el día, por lo que las horas valle, las horas en las que es más barato utilizar la luz y que van desde las 00.00 horas hasta las 8.00 horas, no les sirve para nada: «Tienes que tener en cuenta que a las 11.00 de la mañana ya estamos en pleno funcionamiento porque los cocineros ya están cocinando y utilizando todo el equipamiento de cocina. Quizás menos el aire acondicionado lo tienes todo en marcha hasta las 16.00h, luego ya a las 19.00h vuelves a tener todo en marcha y empiezas a apagar el equipamiento de cocina sobre las 23.00 horas y luego ya cierras. ¿De qué nos sirve que la hora valle comience a partir de las 00.00h si a esa hora ya estamos cerrados porque nos obligan a cerrar a las 00.30 horas?».

Escribano habla con impotencia de un hecho que todavía ha generado más crispación en una hostelería que ya lleva muchos meses viviendo una situación delicada. «No entienden que un restaurante consume las horas más caras. Pero bueno, esto es una charla que hemos tenido todos los que formamos la junta y es que a los hosteleros siempre nos aprietan un poco más. Cuando nuestros padres tenían los restaurantes se podían ganar la vida, pero ahora es muy complicado porque siempre hay que asumir gastos y más gastos y eso hace que sea carísimo», explica el presidente de la institución hostelera tarraconense.

Subida de 3.000 euros anuales

Los gastos son más y eso unido a un estío que no está siendo tan productivo debido a las restricciones por el coronavirus provocan que el futuro no sea nada claro: «Hay que tener claro que el margen de beneficio que manejas es de un 5% si las cosas van bien. Si ya trabajas con un margen tan pequeño como llevamos haciendo estos últimos meses y encima podemos llegar a pagar 2.000 o 3.000 euros más de luz, pues ya me contarás qué margen nos quedará. Y encima el beneficio de este año va a ser para pagar deudas de años anteriores».

Lo peor de todo es que Escribano no ve que la situación vaya a cambiar de inmediato y lanza un dardo a los políticos: «La verdad es que no creo que algo vaya a cambiar. Ojalá me equivoque, pero todos vemos que los políticos de todos los colores acaban en los consejos de administración de las grandes energéticas. Dudo que alguien dé un golpe en la mesa».

Esta misma reflexión la comparte un Florenci Nieto, presidente de la patronal Pimec Comerç Tarragona, que no tiene reparos en mostrar su tremendo disgusto y malestar con unos políticos a los que acusa de tirar por tierra el trabajo de muchas generaciones: «La clase social ha dejado atrás la ignorancia y esto ya ha pasado a la historia. Los políticos deben saber que los ciudadanos no son tontos. Algún día esta gente pagará el mal que está haciendo porque están cerrando comercios históricos que han pasado de generación en generación y con lágrimas en los ojos ven como tienen que cerrar las persianas porque no pueden con los gastos».

Unas declaraciones contundentes para una voz autorizada que es consciente del malestar de los pequeños, medianos y grandes comercios tarraconenses con esta subida de la luz. Además, da un dato que considera «alucinante». «Tener que pagar más por las facturas de la luz por una falta de previsión en sus inversiones/compras es un mal frontal terrible y difícil de soportar. En Tarragona tenemos toda la industria química y petroquímica y resulta que es la ciudad en la que se está pagando la factura de la luz más cara de toda Catalunya», explica el máximo dirigente del PIMEC en Tarragona.

Situación drámatica

Para Nieto, esta factura de la luz está afectando con dureza a la mayoría de los comercios y sobre todo a aquellos que basan su facturación en la exportación: «Si tenemos en cuenta que muchos comercios se dedican a la exportación, el gasto de la luz les está obligando a subir el precio de los productos y eso hace que cada vez sea más complicado competir con otros productores de empresas extranjeras».

El presidente del PIMEC no tiene pelos en la lengua a la hora de afirmar que «es imposible mantener la situación» y añade: «Habría que proteger más a las empresas, sobre todo a las medianas y pequeñas, para que todos tengamos una mejor calidad de vida».

Temas

Comentarios

Lea También