Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La tensión internacional tiñe los mercados de rojo ante la falta de otros referentes positivos a los que agarrarse

El duelo verbal entre Estados Unidos y Corea del Norte ha hecho cundir el pánico entre los inversores

Colpisa

Whatsapp

Agosto suele deparar alguna sorpresa, normalmente negativa, para los mercados que luego suelen recuperarse a la vuelta de vacaciones salvo en la época pasada de los rescates europeos. Esta vez las tensiones, internacionales ante la ralentización del ritmo de operaciones en España, poco tenían que ver con la economía, al menos en apariencia. Aunque el causante de los vaivenes de los índices casi nunca es singular, sino plural, esta vez la mayoría de analistas de guardia coinciden en que los últimos ataques dialécticos entre Estados Unidos y Corea del Norte, con amenazas prebélicas incluidas, han sacado a los inversores del sopor estival y han hecho cundir cierto miedo.

En apariencia, no obstante, ese temor parece aún parcialmente controlado. Y es que si bien es cierto que son dos días consecutivas con las principales bolsas mundiales teñidas de rojo en sus indicadores, no lo es menos que las caídas han sido generalmente inferiores a los dos puntos. Un buen ejemplo es el selectivo español. El Ibex-35 se dejaba el miércoles casi un 1,3% de su valor, al tiempo que Washington y Pyongyang comenzaban su última batalla verbal -Corea del Norte ha anunciado planea lanzar cuatro misiles que caerían a una distancia de entre 30 y 40 kilómetros de las costas de Guam, pequeña isla del Pacífico controlada por Estados Unidos, a modo de advertencia-, mientras que este jueves perdió prácticamente otro 1,4%.

No es un desastre, apuntan algunos expertos, pero sí ha hecho que la Bolsa española registre sus peores cifras en mes y medio y, además, el Ibex caiga de la frontera psicológica de los 10.500 puntos -este jueves cerró en 10.450-. Lo peor lo sufrieron una vez más los grandes bancos, que dada su todavía elevada exposición a la deuda soberana y no solo la española, registraron las mayores pérdidas del día: un 2,3% tanto Bankia como Santander, mientras que Bankinter cedió prácticamente un 2%, Sabadell un 1,9%, BBVA un 1,7% y CaixaBank un 1,2%. Aparte de ellos registraron descensos significativos otras dos compañías con importante presencia internacional: Siemens Gamesa (-2,8%), Telefónica (-2,8%) y Meliá Hoteles (2%).

Efecto contagio
Europa, no obstante, ha vivido dos últimas jornadas similares en sus principales plazas, aunque algo inferior a la española. Solo el índice FTSE 100 de Londres sufrió un descenso similar (-1,4%), mientras que el resto estuvieron por debajo: -1,2% el Dax alemán, -0,7% el FTSE MIB italiano y -0,6% el CAC 40 francés. Al otro lado del Atlántico, la Bolsa estadounidense también comenzó la jornada con recortes llegando a rozar un punto de caída si bien luego fue moderándose.

En cualquier caso, los inversores prefieren optar estos días por valores seguros como el oro y los bonos soberanos de países considerados refugio por la potencia de sus economías como, por ejemplo, los casos de Alemania y Suiza. En esta tesitura, las primas de riesgo en Europa volvieron a apreciarse, por ejemplo, un 4,2% en España hasta los 104,3 puntos, un 2,5% en Italia hasta los 162,4 puntos e incluso llegó a dispararse un 8% en Francia, si bien allí apenas alcanza ahora los 31 puntos.

Temas

Comentarios

Lea También