Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Las inversiones piden seguridad, competitividad y confianza»

Entrevista a Miguel Ángel Rodríguez, presidente de la AEST

Diari de Tarragona

Whatsapp
El presidente de la Associació d’Empreses de Serveis de Tarragona (AEST), Miguel Ángel Rodríguez.  FOTO: Lluís Milián

El presidente de la Associació d’Empreses de Serveis de Tarragona (AEST), Miguel Ángel Rodríguez. FOTO: Lluís Milián

El máximo representante de la asociación de empresas de servicios habla de su papel en la industria química y su evolución sobre todo en seguridad gracias a la formación de los trabajadores

¿Cómo nace la AEST?
Se constituye en el año 2006. En aquel momento había una problemática en el territorio que afectaba a la falta de personal especializado en el ámbito de la industria química, no había relevo generacional y el sector de la construcción llamaba mucho más la atención a los trabajadores jóvenes. Por tanto había una huida del sector hacia la construcción. 

¿Qué consecuencias conllevó?
Las empresas de servicios empezaron a tener que contratar personal no tan cualificado porque era gente sin experiencia, que requería de una formación, y era susceptible de sufrir accidentes por falta de capacidades técnicas como en materia de seguridad. 

¿Cómo se le puso solución?
Se creó una iniciativa para revertir todo esto que pudiera ser a través de un solo interlocutor y cualificado, también para poner en marcha proyectos. Y así nace la AEST para dar solución a todos los problemas.

¿Qué pasos siguen?
Primero se establecen auditorias en materia de seguridad para todas las empresas y lograr un nivel de seguridad apropiado. Y se establecen programas de formación para los trabajadores. 

«El índice de accidentabilidad de las empresas de servicios es incluso menor que el de las empresas que las contratan»

Hábleme de la formación de los empleados.
Se creó, por parte de la AEST junto con el Institut Pere Martell, una  Formación Profesional Dual de Mecatrónica Industrial. Se introducen enseñanzas y habilidades para asegurar el relevo generacional del sector. De manera que los trabajadores aprenden lo que se necesita por parte de nuestras empresas y así dar servicio a las  compañías químicas.

Y facilita la inserción laboral.
El compromiso de las empresas de servicios es el de contratar a la gente, de incorporarla y de esta forma se da solución a aquellos problemas que planteaban: relevo generacional, seguridad y capacitación de las personas.

¿La seguridad ha mejorado los últimos años?
El año pasado celebramos los diez años de la AEST y se puso de manifiesto que el índice de accidentabilidad de las empresas de servicios es incluso menor que el de las empresas que las contratan. La formación del personal es muy alta y prácticamente el 100% de los alumnos que entran en el ciclo de FP Dual son contratados por las empresas de servicios, que a su vez las contratan las empresas finales. 

«En la Formación Profesional Dual se introducen enseñanzas y habilidades para asegurar el relevo generacional del sector»

Menudo éxito.
El programa de seguridad ha tenido tanto prestigio que se ha explicado por toda España. Ha sido un modelo, incluso a nivel de la formación dual. Decidimos que sería importante poner en valor nuestra labor y hemos impulsado una marca que nos distingue un poco, nos pone en el escaparate de cómo se consigue ser una empresa certificada en seguridad dentro del ámbito de la AEQT. 

¿Y después de asegurar la seguridad qué?
Ahora se empieza con el programa de calidad. La certificación de calidad y de seguridad las otorga una comisión mixta formada por miembros de la AEQT y de la AEST. Realizan auditorías periódicas a las empresas en una escala basada en estrellas, de una, la menor, a cinco, la mayor. La marca de certificación en seguridad, que lanzamos este año, es la forma de darle valor y visibilidad. 

¿Qué momento vive la AEST?
Somos 92 empresas asociadas en este momento. No estamos todos asociados, es decir, no todas las compañías que trabajan para las industrias químicas están dentro de la AEST, pero sí el 80% de su fuerza laboral. Representamos el grueso de lo que es número de empleados del sector, hasta el extremo que somos más trabajadores los que representamos la AEST que los que representan la AEQT.  

«Las técnicas de mantenimiento van a ser con la aplicación de las nuevas tecnologías, que requieren perfiles formados también en informática»

¿Qué vincula a las empresas de la AEST?
Somos una asociación transversal y heterogénea. Lo único que nos une es que somos empresas de servicios. Aquí te puedes encontrar desde empresas de construcción, de jardinería, de obra civil, etc. Pero las más emblemáticas, que como contratistas han tenido un papel más relevante dentro de la química, son las empresas de mantenimiento mecánico y eléctrico que suponen más de la mitad del total. 

¿Algún reto de futuro?
Estamos en la fase de la industria 4.0, en lo que se llama la nueva revolución o evolución industrial y lo que se está valorando mucho es la implementación de las nuevas tecnologías, big data, mantenimiento predictivo, prognosis, inteligencia artificial, robótica, todo esto. Las técnicas de mantenimiento van a ser con la aplicación de las nuevas tecnologías, que requieren perfiles formados también en informática, sin descuidar la técnica. Es decir, que vamos a una ingeniería más tecnológica.

¿El vínculo de las empresas de la AEST y la AEQT es estrecho?
Nos gustaría a todos que las empresas químicas invirtieran más, hicieran inversiones en el polígono porque es la base de nuestro futuro y desarrollo. Nosotros generamos empleo cuando ellos invierten, si no tenemos a quién dar servicio pues no se genera empleo. Para que nuestros clientes inviertan tiene que haber un entorno de seguridad, tranquilidad, confianza y competitividad.

¿Hay algo que distorsione?
Estamos viviendo momentos de incertidumbre que no son los más apropiados para las nuevas inversiones. Esperamos que los responsables de ello se pongan a trabajar en una sola dirección. Nos consta que algunas inversiones se han pospuesto debido a la situación actual.

Temas

Comentarios

Lea También