Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los 40 años de la DOP Siurana

La entidad prevé seguir creciendo y manteniendo la calidad del producto

Núria Roca

Whatsapp
FOTO: DOP SIURANA

FOTO: DOP SIURANA

Picante, amargo, afrutado y dulce: un buen equilibrio entre estos cuatro sabores conceden al aceite de la DOP Siurana su extraordinaria calidad, que lo hace agradable al paladar y que no distorsiona el gusto de los alimentos.

La DOP Siurana es la segunda denominación de origen de aceites de oliva virgen exra del Estado español más antigua. Fue creada durante los años setenta por un grupo de personas que vieron la necesidad de proteger la calidad del aceite que salía de la variedad de aceituna arbequina, considerada como una de las mejores variedades del mundo tanto por su producción como por su calidad.

Hoy, la DOP Siurana está integrada por productores de siete comarcas de la provincia de Tarragona: Baix Penedès, Alt Camp, Baix Camp, Tarragonès, Priorat, Ribera d’Ebre y Conca de Barberà, y debe su nombre al río Siurana, un afluente del río Ebre que pasa por tres de las siete comarcas integradas en la denominación de origen protegida.

Los productores y entidades trabajan los olivos en una extensión total de  12.000 hectáreas con plantaciones de aceitunas de la variedad arbequina, que aporta una excelencia singular por su suavidad, complejidad y elegancia. La DOP Siurana también recoge variedades como la ‘rojal’ o la ‘morruda’ y lo hace con técnicas que garantizan su calidad.

Un total de 30 entidades (sobre todo, cooperativas que hace más de 100 años que elaboran aceite) dan cobijo a los 7.000 productores que están inscritos, la mayoría de los cuales son pequeños productores o ‘productores de fin de semana’.

Así lo expresa Antoni Galceran, presidente de la DOP Siurana, que también comenta que el mayor beneficio de formar parte de esta denominación de origen protegida es que el producto que se certifica, el aceite de oliva virgen extra de aceituna arbequina, es de la mejor calidad según la normativa europea de calidad de DOP y el propio Manual de Calidad.

La calidad del aceite de oliva virgen extra se debe a las extraordinarias características de la aceituna arbequina, pero también al cuidado de su elaboración. La recogida se realiza cuando el producto se encuentra en su óptimo estado de madurez en el árbol. Además su cuidado en el transporte y el posterior análisis de las aceitunas permiten que el aceite de oliva virgen extra se elabore en un máximo de 48 horas desde que las aceitunas han sido recogidas del árbol.

Para obtener el aceite de máxima calidad se controlan todos los procesos, incluso el de lavado, que garantiza que no haya impurezas; el de molienda, en el que únicamente se utilizan procesos mecánicos haciendo un estricto control de la temperatura; o el de separación y extracción y de almacenamiento, que tiene que hacerse en depósitos opacos a una temepratura que no supere los 18º para mantener sus propiedades.

La DOP Siurana es la más extensa y la que más cantidad de aceite aporta. Además, ha sido la primera DOP de Catalunya en certificar aceite de oliva virgen extra, lo que significa que los olivos son cultivados sin abonos ni pesticidas de síntesis química. Actualmente, media docena de entidades elaboran aceite ecológico, lo que «es un valor añadido», subraya Galceran.

La cosecha del año pasado fue de las peores de los últimos años: solo se produjeron 2,5 millones de kilos. Las pérdidas fueron importantes por causa de las condiciones climáticas, pero una buenta temporada permite una cosecha de 5 millones de kilos. No obstante, esto no pone freno a la expansión de la DOP Siurana, que exporta a todos los continentes excepto a África. Galceran explica que el país donde se envía más aceite es a Estados Unidos, aunque también hay partidas que se destinan a los países nórdicos o a Japón.

La DOP Siurana ha recibido premios estatales, pero es más que esto, es transmisión de la cultura del aceite y los efectos beneficiarios para la salud, por lo que sus miembros participan en ferias y organizan catas de aceite, entre otras actividades, para dar a conocer las propiedades saludables del aceite de oliva virgen extra. 

Durante los cuarenta años de sus historia, las entidades y los productores de la DOP Siurana pueden contar algunas anécdotas. Según información facilitada por una de sus entidades envasadoras, el aceite de la DOP Siurana apareció en una de las escenas de la película «Jugando con  el corazón», del año 1999 y protagnozada por el actor escocés Sean Connery.

En 1988, el conseller d’Agricultura, Ramaderia i Pesca de la Generalitat, Josep Miró, se refirió al aceite de oliva virgen extra de la DOP Siurana como un Rolls Royce que se vende a precio de Seat Seiscientos, por lo que hacía falta potenciar la marca.

Ahora, y tras estos cuarenta años de historia, la DOP Siurana se propone seguir creciendo, pero sin prisa. Galceran está contento porque los productos están implantados y la producción no deja de crecer y la marca se da a conocer. Durante los años noventa, por ejemplo, fue la proveedora del aceite que se usó en las cenas de gala de dos ediciones de los Premios Nobel, hecho que la ha situado en el mapa de los productores de aceite de oliva virgen extra mundial.

Temas

Comentarios

Lea También