Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los afectados por Ryanair optan a 600 euros de compensación

Desde que en marzo sufriera por parte de sus tripulantes de cabina en Portugal su primera huelga de este año, su cotización se ha desplomado un 20% de media 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los mostradores de la aerolínea Ryanair presentaban este aspecto ayer en la Terminal 2 del aeropuerto del Prat Barcelona. FOTO: efe

Los mostradores de la aerolínea Ryanair presentaban este aspecto ayer en la Terminal 2 del aeropuerto del Prat Barcelona. FOTO: efe

El Ministerio de Fomento, a través de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), ha informado a los pasajeros españoles que hayan podido verse afectados por las cancelaciones de la huelga de pilotos de la compañía Ryanair en Bélgica, Suecia, Irlanda, Alemania y Holanda que tienen derecho a asistencia y al reembolso o transporte alternativo hasta su destino final, así como a compensaciones de hasta 600 euros, según el caso. 

El Ministerio ha explicado que la cancelación de vuelos por una huelga del personal de la propia compañía no es una circunstancia extraordinaria, por lo que la aerolínea está obligada a pagar compensaciones -de 250 a 600 euros según la distancia- por la cancelación del vuelo si no ha cumplido con unos requisitos relativos al tiempo de aviso de la cancelación -dos semanas- y realizado una propuesta de transporte alternativo con unas determinadas condiciones.

El pasaje tiene también el derecho de asistencia, es decir, la aerolínea tiene que darles comida y bebida suficiente, ofrecerles dos llamadas telefónicas o acceso al correo electrónico y, si fuese necesario, una o más noches de alojamiento, así como al transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento.

Esta asistencia tiene que pagarla la compañía aérea, que no puede pedirle al pasajero que la abone él y luego la reclame.En caso de cancelación, el pasajero tiene derecho a elegir entre el reembolso del billete o que la compañía le proporcione un transporte alternativo hasta el destino final lo más rápidamente posible. 

En caso de elegir el transporte alternativo, la compañía debe buscar la opción más rápida; por ello, no puede ofrecer únicamente plazas en vuelos propios, o uno o varios días después, si existen plazas disponibles en otras compañías en ese mismo día. El transporte alternativo es hasta el destino final y es responsabilidad de la compañía abonar el mismo, por lo que ésta no puede pedir al pasajero que adelante su coste.

La aerolínea irlandesa de bajo costa está en una encrucijada muy complicada que puede marcar el futuro de su, hasta ahora, exitoso modelo de negocio. De un lado, no ceder ante las reclamaciones cada vez más extendidas en su plantilla de mejorar sus condiciones laborales. 

Por otro, evitar que el conflicto se enquiste y castigue su valor en Bolsa. Y es que desde que el pasado 29 de marzo sufriera su primera huelga de este año, en ese caso por parte de sus tripulantes de cabina en Portugal, su cotización se ha desplomado un 20% de media en los mercados donde participa.

Temas

Comentarios

Lea También