Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los carburantes se encarecen un 5% en un año y sin presión fiscal extra

Los surtidores nacionales son más caros que buena parte de sus homólogos europeos

Colpisa

Whatsapp
Manguera de gasolinera en uso

Manguera de gasolinera en uso

Los precios de los carburantes llevan prácticamente un mes al alza y ya son un 5% más altos, de media, que hace un año. Todo a las puertas de un puente festivo en el que se esperan más de siete millones de desplazamientos por las carreteras españolas, según la Dirección General de Tráfico (DGT).

Los datos corresponden al último Boletín Petrolero de la UE -publicado este jueves- y revelan que los surtidores nacionales son más caros que buena parte de sus homólogos europeos, en concreto los quintos en gasolina sin plomo 95 y los octavos en gasóleo para automoción. Hablamos de precios antes de incluir impuestos, esto es, los que fijan las petroleras sin interferencias desde las administraciones.

Conforme a ellos, el litro de 95 saldría a 0,520 euros y el de gasoil a 0,518 euros, lo que supone respectivamente sendas subidas del 9,7% y el 7,2% respecto al promedio registrado en los Estados de la UE-28. Es de esta parte del negocio sin carga fiscal donde Repsol, Cepsa, BP, Galp y las otras petroleras que operan en España sacan sus ingresos.

Según la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), su margen bruto aumentó un 1,2% en junio para la gasolina y otro 0,1% en el gasóleo. De esta forma, en el primer caso se quedarían una vez descontados sus costes normales con casi 19 céntimos por litro y 18,6 en el segundo. Lo llamativo fue que ese incremento se produjo el último mes en que bajó el precio de los carburantes, entre un 2% y un 3%.

Menos impuestos
Si atendemos al precio ya incluidos impuestos, la situación varía casi por completo. Así, el coste del litro de gasolina 95 en España es superado en otros 16 países de la UE, mientras que en el caso del gasóleo tiene hasta 20 estados con valores más altos. De hecho, ambos combustibles son un 9% más baratos que la media comunitaria porque en Europa la carga tributaria sobre este sector resulta más elevada.

Los 1,188 euros que costaba, como promedio, el litro de 95 el lunes son un 4,7% más altos que hace un año. Respecto a la última semana el incremento fue del 0,6% y en un mes, el doble. Tan solo está más bajo que a principios de año (-3,9%), al igual que ha ocurrido con el gasoil (-4,8%). Quedan lejos, eso sí, los valores máximos que los combustibles llegaron a alcanzar en septiembre de 2012, un 24% más elevados de media.

Llenar hoy un depósito tipo de 55 litros cuesta 59 euros con gasoil y más de 65 euros con gasolina

No obstante, el gasóleo de automoción, que a principios de semana se pagaba a 1,072 euros, se ha encarecido el doble que la gasolina en los últimos tiempos: un 1% en una semana y un 2,2% en un mes. En tasa interanual, su crecimiento no dista tanto, con un 5,6%. Llenar hoy un depósito tipo de 55 litros cuesta 59 euros con el primer carburante y más de 65 euros con el segundo… Y queda la vuelta de vacaciones.

Más petróleo, menos precio
Todo esto ocurre mientras la cotización del petróleo se mueve estos días a la baja. A última hora de este jueves, el barril de crudo brent (referente en Europa) se pagaba a 52,2 euros, un 13,5% más que hace doce meses pero un 7% menos que a comienzos de año. Aunque este verano ha llegado a pagarse en algunos momentos a 57 euros, doce más que a mediados de agosto de 2016, parece que la estrategia del cartel de países productores para encarecer el llamado oro negro y obtener mayores ingresos no termina de dar resultados o, al menos, resultan aún insuficientes para sus pretensiones.

Es más, según los datos revelados en las últimas horas por la propia OPEP, su producción conjunta volvió a subir en julio. En concreto, 173.000 barriles más al día hasta alcanzar un promedio de 32,86 millones. Encadena de esta forma cuatro meses al alza pese a lo claramente contradictorio con sus planes que resulta y se aproxima a la frontera de los 33 millones, la misma que en diciembre llevó a la organización a adoptar medidas para recortar su oferta. Al menos, eso sí, prevé que se pueda reducir el desequilibrio respecto a la demanda mundial, al estimar que ésta crecerá un 1,3% el año próximo.

Temas

Comentarios

Lea También