Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Management

Los grandes perfiles directivos: ¿es mi jefe un neurolíder?

Los hay de todos los tipos: estrictos, permisivos, amables, gruñones...¿qué es mejor? Hoy el perfil de moda más valorado es el neurolíder, aquél que entiende a sus trabajadores y empatiza con ellos

Jordi Santigosa

Whatsapp
Ilustración de jefes

Ilustración de jefes

El mundo laboral es complicado: mucho trabajo por hacer, mucha presión, tensiones... todo ello puede quedar en nada o en mucho más dependiendo del entorno, y más concretamente del jefe, ya que es una figura que siempre (o casi siempre) va a estar ahí y de ella depende (en gran medida) la calidad de nuestro trabajo.

El neurolíder es el jefe del momento. Se le considera el modelo de jefe ideal, o al menos eso es lo que se desprende de las reflexiones de Gina Arán, profesora de los Estudios de Economía y experta en recursos humanos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). 

Con ella hemos hablado de distintos tipos de jefes, desde los más estrictos e impositivos a los que otorgan libertad absoluta a su equipo de trabajo, pasando por aquél que contagia a los que le rodean. Finalmente hemos logrado confeccionar una lista con 5 perfiles de jefe. Entre ellos podemos observar el autoritario, el democrático, el laissez faire (’dejar hacer’, en francés), el carismático y el neurolíder.

Evidentemente y como pasa con todo, los extremos nunca son buenos, ni está bien ordenar y concentrar todo el poder en uno mismo (autocrático), ni delegar con exceso (laissez faire), porque ninguno de los dos casos aporta eficiencia. Que, en resumen, es lo que se busca.

 

1. Autocrático o Autoritario
El poder lo da el cargo, no las habilidades personales de liderazgo. Concentra todo el poder en él, da órdenes y otros obedecen, no acepta sugerencias ni opiniones. Esto puede provocar desmotivación y rotación de personal. Funciona con equipos inmaduros o poco qualificados. 

2. Democrático
Mentalidad de equipo. Él tiene la última palabra pero hace participar a los colaboradores con opiniones, acepta propuestas en los modos de trabajo, escucha sugerencias y esto  motiva, aumentando la productividad del trabajo. Asertivo.

3. Laissez faire
Otorga total autonomía a los miembros del equipo. No suele hacer seguimiento y control de las actuaciones. A veces directamente parece que no esté, mostrando una falta de control evidente. Es apto únicamente para equipos muy cualificados, experimentados y maduros.

4. Carismático
Es el corazón del equipo. Contagia entusiasmo, tiene actitud positiva, vive el proyecto. Gran capacidad comunicativa. Si no está, habitualmente termina el proyecto o el equipo deja de funcionar dada su importancia en el equipo. Posee rasgos de paternalismo. 

5. Neurolíder
Líder con objetivos claros y a la vez empático, es capaz de conectar con las emociones de las personas y de reconocer sus capacidades. Se adapta a los diferentes tipos de equipos. Combina la orientación a resultados con las relaciones personales y la comunicación interna. Transformador, capacitador, motivador, carismático. Altas habilidades comunicativas. 

Temas

Comentarios

Lea También