Más de Economía

Economía AGROALIMENTARIO

Los grandes tesoros de nuestro pequeño trozo de mapa

Las denominaciones de origen garantizan la procedencia geográfica y la calidad del producto

CARLA POMEROL

Whatsapp
Viñedos en unas fincas de Corbera d’Ebre, en la Terra Alta. FOTO: Joan Revillas

Viñedos en unas fincas de Corbera d’Ebre, en la Terra Alta. FOTO: Joan Revillas

Gent del Camp, gent del llamp. Se trata de una expresión que se refiere a los habitantes del Camp de Tarragona, los cuales son considerados –tradicionalmente– gente emprendedora y de soluciones rápidas. Quizás esto podría explicar que es un territorio rico y fuerte en muchos aspectos. Prueba de ello sería el gran número productos que han recibido distintivos de calidad. Una de las denominaciones de origen más reconocidas es la de los vinos, una de las grandes riquezas de la provincia. Pero también encontramos otros distintivos importantes, como la Avellana de Reus, el Oli de Siurana, el Calçot de Valls, las Patates de Prades o el Arrós del Delta de l’Ebre. 
Las denominaciones de origen garantizan el origen geográfico, y también la calidad de un producto, elaborado a partir de unas determinadas técnicas.

«Las DOP se crearon para romper con la falta de información del consumidor»

El profesor titular del Departament de Economia de la Universitat Rovira i Virgili (URV), Miquel Àngel Bové Sans, explica que «las DOP se crearon para romper de una vez por todas con la falta de información del consumidor, quienes no eran capaces de distinguir entre las cualidades del producto». Según Bové, «si no señalamos y diferenciamos estas cualidades, el mercado siempre acaba imponiendo el producto más barato. Y en el caso de los productos agroalimentarios, acaban no siendo viables económicamente y, por lo tanto, desaparecen a largo plazo». 

Los organismos encargados de etiquetar estos productos son los Consells Reguladors. «Certifican la cualidad y el origen geográfico, con el único fin de dar la información necesaria a los posibles compradores y que ellos decidan si están dispuestos a pagar un precio más alto para un mejor producto», añade Bové.

La joya de la corona

Los vinos son la joya de la corona para el territorio. Una de las fortalezas que más nos identifican. En la demarcación conviven ocho denominaciones de origen: DO Penedès, Conca de Barberà, Tarragona, Montsant, Terra Alta, Catalunya y Cava, además de la DOQ Priorat. El Institut Català de la Vinya i del Vi, adscrito al Departament d’Agricultura, destaca en su web que «la DO garantiza que el vino está elaborado a partir de prácticas vitícolas, enológicas y de envejecimiento previamente».

Temas

Comentarios

Lea También