Luz verde a nuestros ahorros

Con el consumo volviendo a niveles pre pandemia, no hay que dejar de lado la importancia del ahorro y marcar unos objetivos claros para estructurar y entender nuestras finanzas

Diari de Tarragona

Whatsapp
Luz verde a nuestros ahorros

Luz verde a nuestros ahorros

El próximo 31 de octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro, una conmemoración fijada en el calendario con el objetivo de aumentar la conciencia de las personas sobre la importancia de salvaguardar una parte del dinero para lograr una mejor calidad de vida y que sirve como magnífica excusa para acercar este hábito al común de los ciudadanos, necesario para alcanzar muchos de los objetivos vitales.

En el actual escenario de recuperación económica, tras la pandemia de la Covid-19, todas las proyecciones indican una recuperación del consumo privado, ante la mejora de la confianza y la recuperación en la creación de empleo, que nos acerque poco a poco a los niveles previos a la pandemia. Precisamente, el Banco de España ha publicado recientemente un documento sobre la recuperación del consumo en 2021 con las expectativas de los consumidores, del que se extrae que el ahorro acumulado por los ciudadanos durante la pandemia se va a transformar en una aceleración del consumo.

No podemos olvidar convertir el ahorro en un propósito imprescindible

En todos estos meses, las familias han contenido el gasto, por miedo ante la situación generada, y por la imposibilidad para participar en actividades y realizar compras que conllevan un gasto importante: viajes turísticos, compra de ropa, salidas nocturnas…

La tasa de ahorro de los hogares llegó a alcanzar un máximo del 22,3% durante el confinamiento, pero cayó al 8,8% de la renta disponible en el segundo trimestre de 2021, excluyendo efectos estacionales, lo que demuestra que la vuelta a la normalidad vuelve a reducir el margen de ahorro de las familias, lo que sumado a una inflación disparada, puede hacer mella en el nivel de renta de los ciudadanos.

El ahorro es un hábito, no un acto aislado

Aunque es cierto que el escenario de profunda crisis en el que hemos vivido durante los últimos años nos hace ser más cautelosos, no podemos olvidar la necesidad de convertir el ahorro en un propósito imprescindible que redundará en una mejor calidad de vida. En primer lugar, siempre que hablamos de ahorro, debemos entender que se trata de un hábito y no un acto aislado y puntual.

  • Organización y planificación realista

Si queremos obtener unos resultados óptimos en el medio y largo plazo, tendremos que trabajar con objetivos predeterminados en función de nuestro horizonte temporal, perfil de riesgo, objetivos personales y situación familiar. Para empezar, conviene realizar un análisis de los gastos recurrentes para encontrar alguna partida que podamos eliminar o reducir su cuantía. Éste será un buen punto de partida para alcanzar nuestro objetivo. A partir de ahí, debemos fijar tres hábitos que nos llevarán al éxito en la consecución de nuestro objetivo del ahorro: asesoramiento, paciencia y constancia.

Cualquier propósito nos va a llevar un gran esfuerzo para el que debemos mentalizarnos. Es por ello que encarar este esfuerzo, sin el asesoramiento adecuado, nos abocará a la frustración y, en última instancia, al fracaso. Igual que si queremos ponernos en forma, no se nos ocurrirá entrar en la sala de pesas de un gimnasio y lanzarnos a hacer ejercicio, sin tener ni idea de lo que hacemos, para evitar caer en la frustración de no alcanzar nuestros objetivos y multiplicar el riesgo de acabar lesionados, lo mismo ocurre cuando hablamos de nuestros ahorros.

Contar con el asesoramiento profesional es sinónimo de seguridad y acierto

Sea cual sea nuestro objetivo, y en un escenario volátil y donde cada vez se incrementa la gama de productos, lanzarnos a la aventura del ahorro sin la ayuda de un asesor financiero será el camino directo al fracaso. Una buena planificación es clave para alcanzar nuestros objetivos y contar con el asesoramiento profesional es sinónimo de seguridad y acierto, y más en un entorno como el actual, donde la rentabilidad está directamente aparejada con el riesgo, y donde trazar una estrategia adecuada a nuestro perfil inversor y la diversificación para reducir los riesgos, serán factores que terminen de impulsarnos en nuestro camino.

Mantener la calma y ser pacientes ante las piedras que los mercados nos pongan en nuestro camino y la constancia para lograr buenos resultados en el largo plazo serán los otros pilares en los que basaremos nuestro éxito. Solo dar luz verde al ahorro nos permitirá cumplir todos nuestros objetivos vitales.

Andrea Carreras-Candi es directora de EFPA España

Temas

Comentarios

Lea También