Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Media España le teme al futuro y a la innovación

Casi la mitad de la población cree que la innovación destruirá más empleo del que creará y un 56% piensa que aumentará las desigualdades

EFE

Whatsapp
Robots hacen en los almacenes de Amazoon parte del trabajo que antes desarrollaban personas

Robots hacen en los almacenes de Amazoon parte del trabajo que antes desarrollaban personas

La última revolución tecnológica está a la vuelta de la esquina, y llega pisando fuerte. La automatización de cada vez más aspectos de la vida cotidiana es ya una realidad y pronto llegará el día en que un ordenador o un robot puedan desempeñar trabajos hasta ahora reservados a las personas. Este progreso, sin embargo, genera entre los españoles tanto miedo y preocupación como alegría y esperanza.

Casi la mitad de la población del país -el 43,6%- cree que la innovación destruirá más empleo del que creará, según un informe de la Fundación Cotec elaborado por Sigma Dos mediante entrevistas a 2.700 personas. Eso sí, dos de cada tres activos -trabajando o en el paro- se consideran aptos para competir de igual a igual en un mercado laboral con una fuerte presencia de las TIC. De esa tercera parte restante, la mitad no se siente capaz de cambiar y adaptarse al ritmo necesario; directamente tira la toalla.

A lo largo de la historia "la adopción de la tecnología no ha destruido empleo, sino todo lo contrario"

Menos pesimista se muestra Jorge Barrero, director general de Cotec, que asegura que a lo largo de la historia "la adopción de la tecnología no ha destruido empleo, sino todo lo contrario". Aunque tampoco quiere lanzar las campanas al vuelo y añade que eso "no significa que ahora no vaya a pasar", básicamente porque este cambio tecnológico "es muy distinto al que se produjo en la Revolución Industrial".

La preocupación se extiende todavía más entre las mujeres españolas que entre los hombres, en tanto que son un 7% más las que piensan que con la innovación la cuenta del empleo saldrá a deber. Además, la mayoría de ellas cree que este cambio tecnológico aumentará la brecha de contratación entre géneros y son menos las que se consideran preparadas para competir en un mercado laboral robotizado. Hasta un 50% opina que su trabajo es potencialmente automatizable, al menos de manera parcial.

"Me duele mucho ver que la gente piensa que esta evolución creará desigualdad, pero más me dolería ver, de aquí a quince años, que estaban en lo cierto"

Y si la innovación genera incertidumbre en el futuro laboral en España, todavía lo hace más en el funcionamiento de la sociedad. El 56,5% de la población del país afirma sin dudar que los cambios tecnológicos traerán consigo un aumento de las desigualdades entre clases, y sólo una de cada tres personas opina lo contrario. Entre ellos, el director general de Cotec. "Me duele mucho ver que la gente piensa que esta evolución creará desigualdad, pero más me dolería ver, de aquí a quince años, que estaban en lo cierto", confiesa Barrero, aunque señala que "no es incompatible mejorar la calidad de vida de las personas y que aumente la desigualdad".

Paradójicamente, y pese a los temores, el 89,6% de los ciudadanos españoles tienen una visión positiva de la innovación y ocho de cada diez cree que a inversión pública en I+D+i es insuficiente. En ese sentido, Barrero lamenta que el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, hable de un aumento de las partidas cuando en realidad se incrementan los créditos: "Se trata de una posverdad".

Temas

Comentarios

Lea También