Más de Economía

Mediciones al milímetro

Marc Ramos desarrolla, desde la incubadora TIC de Redessa, en Reus, un dispositivo para facilitar la recopilación de datos en alzamientos de planos

Rafael Servent

Whatsapp
Marc Ramos, con su dispositivo para mediciones, en la sede de Tecnoredessa en Reus. FOTO: Fabián Acidres

Marc Ramos, con su dispositivo para mediciones, en la sede de Tecnoredessa en Reus. FOTO: Fabián Acidres

Alzar un plano a base de cinta métrica (o medidor láser, en el mejor de los casos), libreta y bolígrafo ha sido, hasta hace bien poco, prácticamente la única manera de plasmar los metros cuadrados y la distribución de una edificación. Bonus Scan, con sede en la incubadora TIC de Redessa, en Reus, quiere ser una alternativa precisa a una tarea a la que se le suele colgar la etiqueta de tediosa y poco agradecida.

Detrás de este proyecto se encuentra Marc Ramos (Reus, 27 años), un arquitecto recién graduado (obtuvo su título en julio de 2020) que, tras una experiencia en prácticas en un despacho de arquitectos -donde le encargaron la tarea de acudir a los sitios a tomar medidas y elaborar planos con ellas-, empezó a pensar que tenía que haber otras formas de hacerlo.

«Cuando necesitas unos planos, la mecánica siempre es la misma: haces un croquis, vas de habitación en habitación midiendo, vuelves al despacho, haces el plano y revisas que cuadre. Normalmente necesitas a dos personas para hacer eso», explica Marc Ramos.

«Con mi método, una sola persona puede medir todo el piso en tres minutos»

Con este método, medir un piso de 77 metros cuadrados con tres habitaciones, dos baños, salón-comedor y cocina puede ocupar a dos personas durante una hora y cuarenta minutos. «Con mi método -explica Ramos-, una sola persona puede medir todo el piso en tres minutos, y además tener el plano dibujado».

Para ello, este joven reusense ha diseñado un dispositivo que se conecta al smartphone y que, mediante un sistema láser, es capaz de escanear en 360 grados un área máxima de 300 por 300 metros con un alcance de hasta 40 metros y un margen de error de menos de dos milímetros.

A medida que uno camina por las estancias, este dispositivo conectado al móvil va mandando los datos a la nube mediante un software propio para que, a continuación, se procesen en forma de plano (hoy en formato imagen y próximamente vectorial).

La acción de poner el tradicional metro láser en un extremo de habitación, tomar una medición punto a punto, anotarlo en un papel y seguir a por la próxima medición no puede compararse con las 460.000 mediciones por segundo (que además discriminan la presencia de personas y mobiliario) de las que es capaz este aparato. 

Pero donde su potencial brilla es cuando se entra en el mundo de los edificios singulares. Paredes que nunca son idénticas, estancias con formas irregulares, techos con alturas y elementos diversos... El catálogo de casas de pueblo y masías es prolífico en edificaciones de estas características, y Bonus Scan se reivindica aquí como una herramienta que puede marcar la diferencia.

«En una masía -explica este emprendedor-, con el método tradicional no cuadra nunca: siempre has de acabar adaptando alguna de las mediciones. Con este dispositivo lo mismo puedes hacer masías que naves industriales, parkings, el Camp Nou o una bodega modernista».

En marcha desde octubre de 2020, Bonus Scan tiene previsto salir al mercado a mediados de este mes de abril con un crowdfunding mediante el que confían cerrar la venta anticipada de una treintena de dispositivos (a un precio de 990 euros y con entrega a mediados de octubre), y lograr a final de año el centenar de suscripciones activas a su aplicación, con una tarifa base de acceso de 20 euros al mes

Temas

Comentarios

Lea También