Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Mémora nos ayuda a realizar un buen acompañamiento»

Entrevista a Carme Berbis, jefa de Enfermería del Hospital Joan XXIII. Se encomendó a Mémora para mejorar la atención del personal del Hospital Joan XXIII a los familiares que conocen una muerte, tanto esperada como inesperada, en urgencias 
Whatsapp
Carme Berbis posa en una de las salas del Hospital Joan XXIII.  FOTO: Lluís Milián

Carme Berbis posa en una de las salas del Hospital Joan XXIII. FOTO: Lluís Milián

Carme Berbis, jefa de enfermería de Joan XXIII mediante el plan de Salud 2016/2020, detectó cómo vivían los profesionales de salud de urgencia, por un lado, y las familias, por otro, una situación de muerte en urgencias. Ante ese contexto, realizó otro trabajo de investigación con el objetivo de mejorar la práctica clínica, y con la ayuda de 27 compañeros ha consensuado una primera guía de cara a la intervención para las familias que viven una muerte en urgencias. Además, el pasado 27 de noviembre realizaron un curso con Mémora en el que se les proporcionaba una serie de herramientas para realizar un mejor acompañamiento a las familias que conocen la muerte de un familiar en urgencias.

¿Por qué contacta con Mémora? 
Había oído hablar de ella, me interesé y vi que está compuesta por personas muy profesionales con un gran componente humano que ofrecen servicios a pacientes, familias y profesionales en situación de proceso de final de vida. Entre sus áreas de actuación, está también la formación de profesionales y es por eso que acudí a ellos con la finalidad de que nos pudiesen ofrecer unas herramientas que nos permitiesen a los profesionales apoderarnos y ayudarnos a realizar un buen acompañamiento a las familias. 

¿En qué consistió el curso?
Consistió en dar nociones y conceptos básicos de que hemos de hacer a la hora de acompañar una familia y que no hemos de hacer, que recursos podemos utilizar, que no tenemos que olvidar…

«Sea una muerte inesperada o una muerte esperada, se tratan de manera diferente e individual»

¿Quiénes asistieron al curso?
Los asistentes han sido los 27 profesionales que hemos realizado la guía. Posteriormente, este curso será aplicable a todos los profesionales de urgencias ya que pensamos que es importante. 

¿Cuándo se considera una pérdida de urgencia? 
Nosotros definimos dos tipos de muertes, la esperada que puede ser cuando un paciente está con una enfermedad terminal en la cual el enfermo hace mucho tiempo que está padeciendo el deterioramiento de la enfermedad, y luego está la inesperada como puede ser un accidente de tráfico, entre otros. 

¿Es esta última la más común en casos de muerte inesperada?
Hay de todo. La gente puede morir de infarto y es inesperada o puede morir de hemorragia cerebral, de un accidente de tráfico... La que más nos puede afectar es la muerte de jóvenes y niños. 

«Mémora ofrece servicios a pacientes, familias y profesionales en el proceso final de vida, antes, durante y después de la muerte»

Pero cada caso es un mundo, ¿no? 
Sí. Sea muerte inesperada o esperada cada caso se trata de manera diferente e individual. No obstante una familia que vive una muerte esperada no le digas que tiene menos dolor que la familia que pierde a un familiar de manera inesperada. 

¿Entonces también hay diferencias entre la atención en una muerte inesperada y una muerte esperada?
Sí, la diferencia es que ante una muerte esperada ha habido un vínculo con la familia porque tú te has dedicado como profesional a cuidar a este paciente y aprovechas el hecho de cuidar el paciente para cuidar a la familia. Por ello, cuando se produce la muerte, al haber un vínculo, la relación es más fácil tenerla. En cambio, en caso de muerte inesperada, tú previamente a la muerte no conoces a esta familia. Entonces tú te tienes que presentar, acompañarla sin haber habido ninguna relación con ella. Es mucho más complicado sin haber tenido un feedback anteriormente. 

¿Hay un patrón de reacción al conocer la muerte de un ser querido?
Sí, suelen entrar en estado de shock y entonces no están en las condiciones de tomar decisiones por ellos mismos. Hemos de tener claro que las primeras intervenciones que realizamos los profesionales después de la muerte son las que ayudarán positiva o negativamente en esta familia en su elaboración del duelo. Tú tienes que asesorarles y simplemente estar a su lado. Los silencios en esos instantes son muy importantes. 

«Nos dio herramientas para ayudarnos a realizar un buen acompañamiento a las familias a la hora de conocer una muerte»

En ese momento también son psicólogos. 

Sí, pero dentro de la competencia de enfermería tenemos la obligación de cubrir las necesidades del paciente y del familiar de manera holística y eso incluye tanto curas físicas como emocionales.

¿Considera clave a entidades como Mémora para adquirir estos conocimientos?
Sí, se necesita servicios como el que proporciona. Te ayudan y están acostumbrados a ello. Ofrecen servicios a pacientes, familias y profesionales en el proceso final de vida. Tanto antes, durante y después de la muerte. No es un servicio funerario que se dedica solamente después de la muerte.

¿Recomendaría a otros hospitales esta formación de Mémora?
Sí, de hecho lo estoy haciendo. 
 

Comentarios

Lea También