Economía Infraestructuras

Mil empleos en peligro por el fin de los peajes

Los operarios de mantenimiento de autopistas podrían conservar el empleo, pero no así quienes cobran en las barreras o asumen tareas administrativas

ACN

Whatsapp
Imagen de archivo de un peaje en la AP-7 a la altura de L’Hospitalet 
de l’Infant.FOTO: ALBA MARINÉ

Imagen de archivo de un peaje en la AP-7 a la altura de L’Hospitalet 
de l’Infant.FOTO: ALBA MARINÉ

La finalización de la concesión de las autopistas entre el próximo 31 de diciembre y el 31 de agosto de 2021 hace peligrar más de un millar de puestos de trabajo directos en Abertis y sus filiales que gestionan vías de altas prestaciones, según fuentes sindicales, que denuncian la «improvisación» de las administraciones.

Tanto el responsable de infraestructuras del sector estatal de carreteras y urbanos de UGT, Daniel Sancha, como el secretario de acción sindical de CCOO de Abertis, Ivan Orpella, coinciden en que los que podrían mantener el empleo son los trabajadores de mantenimiento, pero no los que están en el peaje o en tareas más administrativas.

Sumando los empleos indirectos, la cifra de afectados podría llegar a superar las 3.000 personas. Por su parte, fuentes de Abertis han comentado que la dirección de la empresa ahora está centrada en el ERE de Aumar, que afecta a unos 140 trabajadores (50 en España) de la AP-7 y la AP 4 (Sevilla-Cádiz) y que la multinacional presentó esta semana.

Según fuentes sindicales y de acuerdo con datos de principios de año, por parte de la filial de Abertis Acesa, en el tramo de la AP-7 sur, hay al menos 217 trabajadores, de los cuales 167 son de peaje, 6 de oficinas y 44 de mantenimiento; mientras que en la AP-7 norte, donde todavía queda más de un año y medio de servicio, hay 319, de los cuales 168 son de peaje, 120 de oficinas y 31 de mantenimiento.

En cuanto al tramo de la AP-2, hay 85, de los que 43 son de peaje, cuatro de oficinas y 38 de mantenimiento. Además, habría que sumar una cincuentena de trabajadores de las oficinas del Parc Logístic. Por otra parte, de la empresa Invicat, que gestiona el tramo Montmeló-El Papiol, tiene 167 trabajadores, de los cuales 129 son de peaje, 9 de oficinas y 29 de mantenimiento. En general, el 40% de los trabajadores de las empresas concesionarias lo son en los peajes, el 40% de mantenimiento y demás perfiles corresponden al 20% restante.

En total, contando todas las concesiones que deben terminar entre este año y mediados del 2021, peligran más de un millar de puestos de trabajo en Catalunya, además de los que se encuentran en el tramo de la AP-7 en la Comunitat Valenciana, hasta llegar a una cifra aproximada de 1.500. Aparte, hay que tener en cuenta que se calcula que por cada puesto directo hay tres indirectos, lo que dispararía la cifra hasta los más de 4.000 entre los dos territorios.

La concesión que finaliza más pronto es el tramo Tarragona-Alacant, gestionada por Aumar, que esta semana ya ha presentado un ERE para 140 trabajadores. Concretamente, 115 son personal de la vía que une Alacant y L’Hospitalet de l’Infant y 25 más de la autopista entre Sevilla y Cádiz.

Una vez comunicado oficialmente a los trabajadores, se formará una comisión negociadora que se reunirá el 31 de octubre. A partir de entonces, se iniciará el periodo de consultas de 30 días hasta que se haga oficial el ERE. Aumar cuenta con 50 trabajadores en Catalunya, una veintena de los cuales trabaja en los puntos de pago en las autopistas.

Los dos representantes sindicales entrevistados por la ACN critican la «falta de previsión» de las administraciones por no tener lista una propuesta de mantenimiento para las vías de altas prestaciones. «Nos lleva a la finalización del contrato sin saber qué pasará después con estas infraestructuras», lamenta Daniel Sancha, de UGT.

Temas

Comentarios

Lea También