Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Economía

Navegar no es cosa (sólo) de millonarios

Hermanos Guasch, en L’Hospitalet de l’Infant, encuentra en el alquiler de embarcaciones un filón de crecimiento

Rafael Servent

Whatsapp
Tareas de mantenimiento de barcos en los talleres de Hermanos Guasch en L’Hospitalet de l’Infant.

Tareas de mantenimiento de barcos en los talleres de Hermanos Guasch en L’Hospitalet de l’Infant.

Cuando estalló la burbuja inmobiliaria en 2008, lo primero que desapareció de la circulación fueron los Porsche Cayenne y los yates. Barcos seminuevos con el cartel de ‘en venta’ y amarres en los que lo único que se movía eran los peces compartían paisaje en toda la costa mediterránea española con las grúas en alto y los edificios fantasma a medio construir. 

En Hermanos Guasch, la empresa náutica fundada en L’Hospitalet de l’Infant en 1993 por los hermanos Josep Maria (50 años), Rodolf (47) y Eloi (42) Guasch, las ventas de barcos les cayeron un 70%. Del centenar al año que estaban vendiendo con las hormigoneras a todo rodar, pasaron a apenas 25 ó 30 con el nuevo mantra del ‘apretarse el cinturón’.

Así que decidieron aplicarse en eso de buscar nuevas oportunidades y, tras reestructurar salarios en 2010, echaron mano de una buena tesorería y un stock de barcos diversificado, y se pusieron a vender a extranjeros los barcos seminuevos que el ‘ladrillazo’ había dejado a la deriva.

Y no les fue mal. En esta última década, Hermanos Guasch, que tiene la exclusiva de la marca francesa Beneteau para las demarcaciones de Barcelona, Tarragona y Castelló, se ha situado entre las 10 primeras empresas náuticas del Estado español y ha abierto una segunda empresa, llamada Barcelona Charter, dedicada al alquiler de embarcaciones con fines recreativos. 

Decidieron buscar nuevas oportunidades, y se pusieron a vender a extranjeros a los barcos seminuevos que el 'ladrillazo' había dejado a la deriva

Ha sido precisamente la diversificación la que, según cuenta Rodolf Guasch, el mediano de los tres hermanos y director gerente de esta empresa, ha hecho posible que su grupo familiar esté hoy en una posición en la que el viento les va a favor. Pese a haber vendido y seguir vendiendo barcos que valen millones de euros (su récord fue en 2013, con un barco de 4 millones), «nunca abandonamos el barco pequeño».

Cuando dejaron de venderse los veleros de un millón de euros, ellos siguieron vendiendo sus barcos pequeños (nuevo, el más vendido hoy está entre los siete y los ocho metros de eslora, con precios que van de los 90.000 euros a los 110.000 euros). Que no son baratos, pero sí adaptados a las demandas del mercado.

Observando esas demandas fue como nació Barcelona Charter, para acercar a un gran número de presupuestos el mundo de la navegación recreativa. Con una inversión de seis horas y 145 euros, un neófito puede hacerse con una licencia para manejar barcos de hasta seis metros de eslora.

Y con 100 euros en temporada baja (todo el año menos julio y agosto), se puede pasar el día junto a otras cinco personas en un barco de alquiler de 5,5 metros, que si lo tuviese que comprar nuevo le costaría más de 30.000 euros. «Nacimos -explica Rodolf Guasch- para que todo el mundo tuviese acceso a la náutica». Un crecimiento anual del 25% en el negocio del alquiler atestigua que han dado con el buen rumbo. 

La ruta marinera de la familia Guasch

  •  Capilaridad  El grupo Hermanos Guasch tiene su base y sede en L’Hospitalet de l’Infant, en un grupo de naves de 7.200 metros cuadrados construidos. Cuenta además con oficinas y bases náuticas con embarcaciones de venta y alquiler en Cambrils, Segur de Calafell, Castelldefels (Port Ginesta) y Barcelona (Port Olímpic), donde tiene el centro Barcelona Charter, la empresa de alquiler de barcos que este año ha facturado 700.000 euros de sus 6 millones de euros de volumen de negocio, y que crece a tasas anuales del 25%.  
  •  Expansión  El próximo verano, Barcelona Charter abrirá una nueva base para alquiler de embarcaciones en L’Estartit, donde invertirá unos 300.000 euros para completar la atención a todo el mercado de la costa catalana. Para 2019 está previsto dar el salto a Illes Balears, con una base en Palma también dedicada al alquiler y en la que invertirán entre 700.000 euros y 1 millón de euros. 
  •  Stock  Hermanos Guasch vende hoy entre 60 y 70 barcos al año, con un stock constante de unos 50 barcos nuevos y de segunda mano.

Temas

Comentarios

Lea También