Más de Economía

«Nos jugamos mucho en esto»

Entrevista. Francesc Díaz, Vicerrector de la URV. La Universitat Rovira i Virgili (URV) lidera la Plataforma Hidrogen Verd Catalunya Sud, un proyecto colectivo

RAFAEL SERVENT

Whatsapp
Francesc Díaz, vicerrector de Investigación y Planificación Científica de la URV. FOTO: CEDIDA

Francesc Díaz, vicerrector de Investigación y Planificación Científica de la URV. FOTO: CEDIDA

Francesc Díaz es vicerrector de Investigación y Planificación Científica de la Universitat Rovira i Virgili (URV), que lidera la Plataforma Hidrogen Verd Catalunya Sud. Graduado en Física en la Universitat de Barcelona y doctorado en esta misma universidad, desde 1992 es catedrático de Física Aplicada en la URV.

La Plataforma Hidrogen Verd Catalunya Sud no es la única que se postula en España para atraer los fondos de la Comisión Europea. ¿Cómo está la competencia?

Parte de los fondos del instrumento ‘Next Generation’ de la Comisión Europea, que se tendrán que distribuir desde [el gobierno central de] Madrid, se han de invertir en hidrógeno verde, y ciertamente ahora se trata de ver quién tendrá capacidad y músculo para ejecutar esos proyectos. Como bien indica, todas las comunidades y territorios, sabiendo esto, han empezado a trabajar en ello.

¿Tenemos opciones?

Por supuesto. Y tenemos un optimismo razonable, porque hemos encontrado una receptividad desde las Administraciones que nos ha animado mucho. Aprovechamos ahora para hacer un llamamiento a que otros sectores y partes de la sociedad se sumen, para tratar de movilizar a todo el territorio hacia este vector energético. Así es cómo, hasta la fecha, hemos logrado cuajar 31 proyectos dentro del concepto de ‘Hydrogen Valley’ de la Catalunya Sud. Desde un primer momento lo hemos visto totalmente posible, porque tenemos el conocimiento.

¿Por qué es importante lograr que nuestro territorio sea el ‘Hydrogen Valley’ más importante del sur de Europa?

Porque nos jugamos mucho en ello. Entre otras cosas, el futuro del polo petroquímico de Tarragona, que genera unos 30.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos, con el Port de Tarragona como uno de los elementos esenciales de nuestra riqueza. Tenemos unos activos de riqueza que no podemos permitirnos perder, y para eso los tenemos que transformar.

Una transformación que pasa por liderar la transición energética con el hidrógeno verde como base. ¿Es eso?

En efecto. En el año 2030, el hidrógeno gris, que es el que hoy se produce en el polo petroquímico de Tarragona, será impagable por las regulaciones que tendrá que afrontar. Así que, o para esa fecha lo transformas en hidrógeno verde, mediante un proceso de electrólisis con electricidad procedente de energías renovables, o será imposible seguir produciendo en las actuales condiciones.

Hablamos de una apuesta de futuro, pero también de supervivencia...

Sí. Y todo, en menos de una década.

¿Qué puede suceder si el territorio pierde este tren?

Que si no obtienen esas ayudas, las empresas del polo petroquímico, por sí mismas, no podrán hacer esa transición. Hay que mirar los 30.000 empleos asociados. No debemos despistarnos porque, si no, las oportunidades pueden pasar de largo. Y en este punto, hay que ser conscientes de que no podemos hablar de hidrógeno verde si no tenemos a la vez en el territorio instalaciones de energías renovables.

Temas

Comentarios

Lea También