Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nuevo motor eléctrico para reducir emisiones

BASF SONATRACH PropanChem mejora la eficiencia energética en la planta de PDH

Diari de Tarragona

Whatsapp
La empresa apuesta por la sostenibilidad energética. FOTO: basf sonatrach

La empresa apuesta por la sostenibilidad energética. FOTO: basf sonatrach

BASF SONATRACH PropanChem apuesta por la sostenibilidad energética, uno de los principales factores de competitividad clave para materializar el fortalecimiento industrial. Por ello se ha llevado a cabo el proyecto de sustitución de una turbina de vapor por un motor eléctrico, medida que permite un uso eficiente de la energía, reducción de las emisiones y una optimización y mejora de los procesos al requerir menos recursos.

El proyecto, que se inició en noviembre de 2016 y finalizó su implantación durante la parada técnica programada de la planta deshidrogenación de propano (PDH) de noviembre de 2017, tiene como objetivo mejorar la eficiencia energética del proceso de la planta. Esta nueva inversión que asciende a más de seis millones de euros constituye una gran aportación a la sostenibilidad energética y medioambiental de la planta. 

La inversión ha consistido en sustituir la turbina de vapor de la unidad de purificación de propileno de la planta de PDH por un motor eléctrico, y un variador de frecuencia. 

A través de dicho variador, se consigue que el consumo eléctrico en cada momento, se limite al estrictamente necesario. Todo ello comporta una doble mejora: un motor eléctrico es en sí mismo mucho más eficiente que una turbina de vapor y además el uso del variador permite en cada momento un ajuste perfecto del consumo eléctrico.

El motor y variador se instalaron durante la parada técnica programada de PDH, que se inició el 25 de octubre de 2017, después de que la planta se mantuviese en funcionamiento de forma ininterrumpida durante más de dos años y medio.

Con la implantación de este proyecto, la potencia necesaria para operar la planta se reduce en 9 megawatios (10 MW del motor eléctrico frente a 19 MW de la antigua turbina).

«La eficiencia en los procesos es clave para mantener una alta competitividad y un funcionamiento sostenible», ha dicho Pere Gabarra, Plant Manager BASF SONATRACH PropanChem.

Los beneficios de este nuevo proyecto se traducen en el ahorro anual de aproximadamente 80.000 MWh de electricidad y de 20.000 m3 de agua. Comportando adicionalmente una reducción de emisiones de C02 de 34.000 toneladas al año, lo que equivale aproximadamente a las emisiones de una población de un tamaño similar al de La Canonja.

El proyecto ha recibido una subvención del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital) y se enmarca dentro de un amplio programa de mejora continua de la instalación, que junto con la optimización de los recursos energéticos necesarios para la producción, también incluye ambiciosos proyectos de optimización del consumo de materias primas.

«En el futuro, sólo sobrevivirán aquellas empresas absolutamente comprometidas con los procesos de mejora continua, que las hagan cada día más amigables con el medio ambiente y más competitivas. La voluntad de mejorar continuamente, ya no es un objetivo, se ha convertido en una necesidad vital», valora Josep Maria Chillida, General Manager de BASF SONATRACH PropanChem.

La planta de deshidrogenación de propano se puso en marcha en el año 2003 y tiene una capacidad de producción anual de 350.000 toneladas de propileno y utiliza como materia prima propano suministrado por Sonatrach desde Argelia.

Temas

Comentarios

Lea También