Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pep Torres 'La innovación tiene que venir de las personas que hay dentro de la empresa'

Este creativo, speaker y consultor piensa que lo mejor y lo peor para hacer nacer o matar la creatividad está entre los empleados de las organizaciones

Rafael Servent

Whatsapp
Pep Torres es hoy conferenciante y consultor de empresas en creatividad e innovación

Pep Torres es hoy conferenciante y consultor de empresas en creatividad e innovación

Cuenta Pep Torres (Barcelona, 1965) que cuando su hija de seis años explica a qué se dedica su padre dice que es «inventor». Pep Torres se define a sí mismo como «creativo en el sentido más transversal y abierto». Fundador del Museu del Invents de Barcelona (Miba) -un museo itinerante desde el pasado 31 de diciembre-, Torres es hoy conferenciante y consultor de empresas en creatividad e innovación. La semana pasada estuvo en el Centro de Convenciones de PortAventura, donde dio una charla en el marco del Mediterranean Resort & Hotel Real Estate Forum.  

¿Qué es para usted innovar?
Una previa: innovación no necesariamente quiere decir acertar. Innovar es ponerte en una zona de no confort y ser capaz de hacer aquello [que estés pensando]. Todo lo que te provoque tranquilidad, significa que no estás innovando.

Un ejemplo clásico: antes del iPod de Apple hubo el Zune de Microsoft. Uno triunfó y el otro no. La innovación tecnológica fue de Microsoft, ¿no? 
Pero Apple hizo el iPod como un objeto de placer. Ésa fue la clave: empezar a hacer objetos de placer. Antes, Apple había hecho una PDA y no tuvo éxito. Todo cambió cuando empezó a hacer objetos como el iMac, esos ordenadores de sobremesa de colores, bonitos, que eran para estar a la vista. Microsoft no tiene este gusto por el arte. Eso, y sobre todo la usabilidad, fueron claves.

Así que quien innovó, pese a no inventar el concepto de reproductor MP3, fue Apple...
Podría decirse así. Es imposible saber con certeza que vas a acertar. Y lo es porque los humanos somos unos marcianos, somos lo más raro del mundo. Has de estar ahí, probando cosas, pero la incertidumbre es muy grande. Aunque ahora, seguramente el ejemplo de innovación ya no es Apple, que gestionan muy bien [el legado de Steve Jobs] y están ganando más dinero que nunca, pero que se han convertido en una iteración. Hoy la pura innovación es la que hace Elon Musk.

Tesla, SpaceX...
¡El tío tiene la visión de ir a Marte!

¿Marketing para vender sus coches eléctricos carísimos y para colar sus servicios para poner en órbita satélites?
Lo hay, pero creo que de verdad el objetivo de Musk es que vayamos a vivir fuera de la Tierra. Todo lo que está haciendo, desde el Hyperloop, Tesla o The Boring Company, que se dedica a hacer túneles bajo tierra, está encaminado a llevar a la Humanidad a Marte. Estoy convencido de que ése es su objetivo.

¿Qué le parece aquel dicho tan repetido de que «si una cosa funciona...»?
«Si alguna cosa funciona, no la toques». Vale, no la toques: pero ve pensando en otra cosa.

La innovación continua. ¿Nos hemos obsesionado? «Hay que innovar, hay que innovar...»
Pero es que es cierto. Con la transformación digital, en la cadena de jugueterías Toys R Us plantearon: «¿Por qué no vendemos online?». Y dijeron: «¡No!». Vale, pues ahora se los comerá Amazon. O como en el caso de Blockbuster, que podían haber comprado Netflix y decidieron que no, y acabaron quebrando. Una vez le preguntaron a Jeff Bezos [fundador de Amazon] qué cambios habría en los próximos diez años. La respuesta fue: «¿Por qué no me preguntan qué no cambiará en los próximos diez años?».

'La innovación tiene que venir de arriba e ir bajando'

Vale: nadie quiere acabar como Blockbuster... Así que, de nuevo:«chicos, hay que innovar». ¿Pero cómo? No es algo tan evidente ni sencillo...
Cierto. El problema de las empresas, o mejor dicho el reto, son las personas que hay dentro. Y punto final. Son carreras de obstáculos. No se imagina lo difícil que es que una empresa con ganas de innovar tire hacia adelante. ¡La gente, la gente...! Hay personas que son covardes, otras susceptibles...  ¿Por qué pasan las cosas en una empresa? Por la gente. La innovación tiene que venir de las personas que hay dentro. De repente, las cosas se alinean para que lleguen hasta el final.

¿Y cómo se alinea eso? Un poco de entusiasmo en algunos trabajadores, un jefe de equipo, la dirección, el propietario...
Con mi experiencia, para mí la única forma es de arriba a abajo. Antes pensaba que era posible de otras maneras, pero no. Esto tiene que venir de arriba, y a medida que va bajando, si te encuentras con unos que no [quieren], pues que se pongan las pilas. Y entonces, por grande que sea la empresa, todo se alinea. Ahora, Porsche ha convertido el producto en servicio. Y puedes tener un Porsche un mes, claro que sí. O con los Tesla, cuando tengas la conducción autónoma, podrás ponerlo en modo ‘taxi’ y el coche cobrará por llevar a gente cuando no lo uses, y así se irá pagando. 

¿Hay que ser un humano para innovar? ¿Le va a quitar el empleo como creativo una Inteligencia Artificial?
Sí pero no. La Inteligencia Artificial se llevará un 25% ó 30% de los empleos en 2025, pero la creatividad es hoy la tercera habilidad más valorada. Así que hasta que un robot me quite el trabajo, todavía falta. Pero me lo quitará, no tengo duda. El cambio de paradigma vendrá cuando el robot sea cliente. Estamos en un mundo en el que los consumidores son siempre los humanos, pero... ¿Qué pasará cuando llegue el B2R, es decir el Business to Robot? Vamos a necesitar creativos...

Temas

Comentarios

Lea También