Pere Navarro: "Barcelona y Tarragona juegan en el mismo equipo industrial y de infraestructuras"

Entrevista al Delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona

Rafael Servent

Whatsapp
Pere Navarro, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona. Foto: Cedida

Pere Navarro, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona. Foto: Cedida

Licenciado en Biología por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Pere Navarro i Morera fue nombrado delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona el 29 de junio de 2018, tras una trayectoria en la que destaca su expereiencia como alcalde de Terrassa (2002-2012) y como primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) entre 2011 y 2014.

Hace un año de la primera Barcelona New Economy Week (BNEW), en formato híbrido presencial-remoto. Repiten de nuevo este año, y mantienen el formato híbrido. ¿Han cambiado para siempre los eventos profesionales?
Cuando el año pasado nos inventamos BNEW, porque en el mes de octubre se veía un poco la salida de la crisis sanitaria y un primer arranque de la crisis económica, vimos que era una oportunidad para hablar de nueva economía. El resultado fue muy positivo, con unos 11.000 inscritos de más de 100 países y 25.000 contactos entre ellos, la mayoría por parte de ejecutivos de grandes empresas. Pero nunca planteamos esto como un parche de la pandemia. Con la mezcla de virtual y presencial, lo que hicimos fue inaugurar una nueva época.

A diferencia de hace un año, el instrumento extraordinario Next Generation EU ya está en marcha. ¿Qué retos se plantean?
Este año nos pareció apropiado incorporar al BNEW una serie de temas que impregnan el debate: movilidad, sostenibilidad, talento, ciencia... Eso ha convertido el BNEW en la inauguración del curso de la nueva economía del mundo, con participantes inscritos de 130 países. Y, cuando incorporamos estos verticales que le menciono, lo hacemos orientados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que es algo que cuadra también con los fondos Next Generation, con la sostenibilidad y la digitalización como claves.

La segunda edición de la  Barcelona New Economy Week (BNEW), organizada por el Consorci de la Zona Franca de Barcelona y que tendrá lugar del 5 al 8 de octubre, presenta un programa ampliado a diez verticales: Logistics, Real Estate, Ecommerce, Economic Zones, Digital Industry, Talent, Science, Mobility, City y Sustainability

¿Volveremos a las ferias presenciales más tradicionales?
En las últimas ediciones del SIL (Saló Internacional de la Logística) ya salía esta idea de que había que modernizar este tipo de eventos. De cara al futuro, nosotros mantendremos el formato híbrido de BNEW, porque lo que realmente da el carácter global a este evento es la plataforma digital, que permite interaccionar a quienes están presentes con quienes están a distancia. Sobre lo que señala acerca de las ferias, pensamos que cada vez vendrán más las personas que tengan un papel más destacado.

¿Se refiere a los directivos de grandes empresas? ¿Qué pasa con las pymes y las startup?
Nos dirigimos a los profesionales en general. Por supuesto, a las startup. En el BNEW del año pasado se inscribieron 1.800 startups. Hay grandes ejecutivos de grandes multinacionales, pero también pequeñas startups. 

"Fuera de Barcelona también hay civilización: no son huertos y cabras"

¿Hasta qué punto el componente ‘Barcelona’ en BNEW cuenta con áreas metropolitanas tan próximas y relevantes como el Camp de Tarragona?
Yo soy un ciudadano nacido en un ‘pueblo’ que se llama Terrassa, así que puedo entender muy bien a qué se refiere. Y le diré que Barcelona va mucho más allá del área metropolitana de Barcelona: el eje industrial Barcelona-Tarragona es un eje muy potente. A menudo, quienes son de Barcelona tienden a hablar mucho de la ciudad de Barcelona, pero fuera de Barcelona también hay civilización, no son huertos y cabras. La distancia entre Barcelona y Tarragona son apenas 100 kilómetros, y hay que coordinarse y planificar.

¿En qué sentido?
Me refiero a cuestiones como la coordinación entre el Port de Barcelona y el Port de Tarragona, a la industria química, a determinadas infraestructuras... Y, en este sentido, el debate que se produce en encuentros como el BNEW debería ir mucho más allá de la ciudad de Barcelona. Estoy convencido de que hay empresas que son colaboradoras del BNEW y tienen intereses en el Camp de Tarragona.

"El virus ha puesto de manifiesto que hemos de fabricar más cerca y mejor"

Por ejemplo, con la Vall de l’Hidrogen de Catalunya, liderada por la Universitat Rovira i Virgili (URV) y con un papel muy destacado del polo petroquímico de Tarragona...
Cierto. Uno de los elementos de debate que tendremos en esta edición de BNEW es el de las ciudades del futuro y cómo se están transformando los ámbitos metropolitanos. Es evidente que nosotros, como organizadores, somos el Consorci de la Zona Franca de Barcelona, y que eso es un polígono industrial en el término municipal de Barcelona, pero las cosas hay que hacerlas en red. Con Tarragona tenemos un ejemplo muy claro, y se inscribe en un debate que va mucho más allá de ámbitos territoriales concretos. Aquí, Barcelona y Tarragona juegan en el mismo equipo industrial y de infraestructuras.

Con la pandemia de Covid-19 se ha hecho evidente el papel de la industria como sector esencial. ¿Vamos bien encaminados para revertir la terciarización de nuestra economía?
Vamos bien porque el virus ha puesto de relieve que hemos de fabricar más cerca y mejor. En la Zona Franca de Barcelona tenemos un centro de fabricación 3D, un centro de Inteligencia Artificial... eso significa que hemos vuelto a creer en que la base económica principal del país ha de ser industrial, y veo que esta visión cada vez está más extendida. Nissan, el 31 de diciembre, se va. Desde el primer momento en que se conoció su marcha, tuvimos ofertas logísticas para ocupar ese espacio. Pero siempre las hemos rechazado, porque hemos dicho que los terrenos estarán dedicados a actividades industriales de futuro, y los fondos Next Generation estarán vinculados a esta industria.

Temas

Comentarios

Lea También