Pimec pide un plan de rescate empresarial

Apunta a créditos participativos y expedientes de regulación temporal de empleo más flexibles para evitar una «ola de cierres y despidos sin precedentes»

EFE

Whatsapp
Antoni Cañete, secretario general de Pimec, en una imagen de archivo. 
FOTO: ACN

Antoni Cañete, secretario general de Pimec, en una imagen de archivo. 
FOTO: ACN

El secretario general de Pimec, Antoni Cañete, reclama un plan de rescate a las empresas que vaya más allá de los préstamos y contemple créditos participativos y ERTE más flexibles, para evitar así asistir a un ciclo de «cierres y despidos sin precedentes», de la mano de la segunda oleada de la epidemia.

Antoni Cañete alerta de la debilidad con que el tejido empresarial, especialmente las pymes, se enfrenta a los nuevos rebrotes de la pandemia de la Covid-19 después de afrontar desde el pasado marzo una caída generalizada de ingresos debido a las restricciones para frenar los contagios. «No es culpa de nadie. Esto es un tsnunami, un movimiento de placas tectónicas que ya no puedes controlar. Sólo puedes gestionarlo y la ola no daña tanto cuando llega como cuando vuelve al mar», advirtió el dirigente de la Pimec, para emplazar a continuación a las administraciones a aplicar cuanto antes medidas diferentes a las utilizadas hasta ahora.

El secretario general de la patronal catalana de las pymes aboga por aplicar «políticas de rescate», con medidas como la entrada de las administraciones en el capital de las empresas en problemas con créditos participativos para reforzar sus balances. Esta actuación, que anima a llevar a cabo tanto al Gobierno español como a la Generalitat, debería beneficiar a un segmento amplio de compañías.

En el ámbito laboral, una de las medidas que ve más urgente es dotar de más flexibilidad a los ERTE (los expedientes de regulación de empleo temporal), el instrumento más utilizado hasta ahora para mantener el empleo, en el sentido de que se relaje la obligación de garantizar el puesto de trabajo hasta seis meses después de la activación de esta herramienta. Cañete cree que si no se flexibiliza esta medida se está «dopando» el mercado de trabajo «de manera artificial», sin que responda a una necesidad real de la empresa y de la demanda, por lo que ese ERTE acabará convirtiéndose de manera inexorable, a su juicio, en un ERE, un proceso de despido colectivo definitivo. «Si hay empresas que ya ven que dentro de dos o tres meses acabarán presentando un ERE porque no pueden aguantar más, no tiene sentido mantener este gasto artificialmente porque sólo contribuirá a que se endeude más», dijo.

Pimec también reclama que se apruebe una ampliación del período de carencia de los créditos ICO y que el plazo de devolución de los préstamos pase de seis a diez años.

Temas

Comentarios

Lea También