Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Port de Tarragona, puerta logística del Mediterráneo

El puerto tarraconense es un referente en el sur de Eruopa en el tráfico de productos agroalimentarios y petroquímicos, que ha logrado diversificarse en los últimos años y tiene importantes expectativas de crecimiento a medio plazo 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen aérea del Port de Tarragona, entrada del Mediterráneo. FOTO: Cedida

Imagen aérea del Port de Tarragona, entrada del Mediterráneo. FOTO: Cedida

El Port de Tarragona es una infraestructura de transporte y servicios vital para la economía catalana y el conjunto de España. Se ha convertido en un puerto de referencia del Mediterráneo en productos agroalimentarios y petrolíferos, diversificado y con capacidad de crecimiento. Una puerta logística del sur de Europa.

Desde su ubicación estratégica privilegiada en el Mediterráneo, el Port mira hacia el futuro para crecer en todos los tráficos ya que apuesta por la diversificación. La infraestructura presenta una propuesta logística muy competitiva, con unos servicios eficientes.  

La terminal de contenedores en el Port está operada por DP World, uno de los mayores operadores de terminales marítimas del mundo. Ubicada en el muelle de Andalucía, esta terminal es punto estratégico en el Corredor del Mediterráneo y enlace con muchos puertos del Mediterráneo, con el norte de África y Turquía. 

Esta oferta de servicios regulares desde el Port de Tarragona se completa con Canadá y Estados Unidos de América. La terminal de contenedores tiene una capacidad de 450.000 teus al año y 200 conexiones para contenedores Reefer. El área de la terminal es de 14,7 hectáreas con posibilidad de expansión a 33 hectáreas y tiene capacidad de descarga de tres barcos simultáneamente. 

El movimiento de productos agroalimentarios es uno de los más destacados en el Port de Tarragona, tanto por su volumen, unos 5 millones de toneladas anuales de media, como por las importantes instalaciones y repercusión económica en la zona. 

Para almacenar estos productos, el Port dispone de 230.000 metros cuadrados de superficie cubierta, cifra solo equiparable a las capacidades del enclave portuario en almacenaje de líquidos a granel. La alta especialización portuaria en el tráfico de agroalimentarios facilita que en el Port de Tarragona se trabaje con una amplia variedad de productos y subproductos agroalimentarios (más de 70), motivo por el cual nuestro puerto está situado en una posición muy destacada respecto al resto de puertos europeos. El Port de Tarragona recibe productos agroalimentarios de los principales países productores como Ucrania, Rumanía, Argentina y EEUU. 

El tráfico de frutas y verduras está obteniendo un importante crecimiento en el Port de Tarragona. En 2017 se cerró con resultados en tráfico de productos frutícolas superando las 137.000 toneladas. 

Para dar salida al tráfico hortofrutícola, el Port dispone de infraestructuras y servicios intermodales que lo convierten en la mejor opción del Mediterráneo para la distribución en la península Ibérica y Europa. Además de conexiones marítimas con los principales países exportadores de fruta, Nueva Zelanda, Costa Rica, Colombia y República Dominicana. La terminal de fruta cuenta con controles de calidad específicos, controles de temperatura, sistemas de seguimiento de cargas vía RF y una gran variedad de servicios logísticos de valor añadido (consolidación / desconsolidación de cargas, servicios de picking, etc).

El muelle de la Química
El Port de Tarragona, con infraestructuras y calados de primer nivel, apoya a la industria local y se posiciona como hub en el Mediterráneo para el almacenamiento y la distribución de productos químicos y petroquímicos.

Junto con la AEQT (Asociación de Empresas Químicas de Tarragona), el Port lidera el clúster químico ChemMed, el clúster industrial, logístico, académico y científico de la química de Tarragona que aglutina a los agentes, empresas, centros de formación e investigación, universidades y administraciones del territorio. 

El tráfico de productos químicos en el Port ronda los 2 millones de toneladas anuales. Sin embargo, está previsto que esta cifra se triplique y llegue hasta los 6Mt cuando la ampliación del muelle de la Química esté operativa.

2017 fue un buen año para el Port de Tarragona fruto de dos factores. Por un lado, el buen comportamiento de su principal tráfico, el de productos petroquímicos. Se movieron 22 millones de toneladas de crudo, productos petrolíferos, químicos y adobos, un 8,7% más que el ejercicio anterior, marcado por la parada de las unidades de combustibles de Repsol. 

Por otro, por la buena evolución de los tráficos que se han captado en los últimos años fruto de su apuesta por la diversificación. Es el caso del tráfico de papel y pasta de papel (que creció un 42,6% y se situó en 585.033 toneladas), el de automóviles (que aumentó un 30,7% al moverse 200.209 vehículos) y el de ganado vivo (que subió un 28%). Eso sin contar con los cruceros, donde se volvió a marcar un nuevos récord con 51.390 cruceristas (+284%). 

Temas

Comentarios

Lea También