PortAventura registra 43,5 M€ en pérdidas en 2020 por la caída de visitantes

El resort de ocio había alcanzado 46 millones de beneficios en el prepandémico 2019

REDACCIÓN

Whatsapp
El parque de Salou afronta el próximo 2022 con perspectivas de crecimiento. FOTO: ALBA MARINÉ

El parque de Salou afronta el próximo 2022 con perspectivas de crecimiento. FOTO: ALBA MARINÉ

PortAventura registró el año pasado 43,5 millones de euros en pérdidas, frente a los 46 millones de beneficios registrados en 2019, antes de la pandemia. La deuda a largo plazo se multiplicó por seis, al pasar de 14,5 millones a 93,7. Así se desprende de los datos del Registro Mercantil del parque dados a conocer ayer por el diario El País, que ponen de manifiesto que el parque se vio afectado profundamente por los efectos derivados de la pandemia.

Mientras que en el prepandémico 2019, la cifra de negocio había sido superior a los 241 millones, 2020, con el estallido de la crisis del coronavirus en marzo, obligó a PortAventura a tener cerrado y abrir solo cuatro meses. Ello motivó que los ingresos cayeran en picado hasta los 39 millones, según la información del mencionado rotativo. En el informe de auditoría que acompaña las cuentas, responsabilidad de KPMG, se pone de manifiesto que «la sociedad ha incurrido en pérdidas significativas como consecuencia, fundamentalmente, de la crisis sanitaria».

Al traste con las previsiones

Antes del estallido pandémico, la dirección del parque de Salou confiaba en mantener las buenas cifras de 2019, cuando PortAventura alcanzó la cifra récord de 5,2 millones de visitantes y se albiraba la nueva temporada como la mejor para celebrar el 25 aniversario de la instalación de ocio.

Al igual que pasó con otros sectores relacionados con la asistencia de público, la pandemia dio al traste con toda previsión. Las medidas sanitarias y las restricciones a la movilidad decretadas para frenar la expansión del virus, además de los cierres intermitentes de la instalación, condujeron al parque a aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Además, suprimió un centenar de empleos fijos, de modo que su plantilla quedó en 1.361 trabajadsores, según datos aportados por El País en su información. El personal eventual pasó de los 500 que tenía en 2019, a una veintena. El parque, asimismo, al igual que la mayor parte de empresas relacionadas con el sector del ocio y el turismo, se vio obligado a renegociar pagos y plazos con proveedores, y congeló las inversiones previstas, excepto las relacionadas con el Hotel Colorado Creek, cuyas obras estaban ya en fase avanzada. Fuentes del parque, en declaraciones al mencionado rotativo, señalan que «PortAventura tuvo que cerrar puertas a mediados de octubre, en plena campaña de Halloween», debido a las restricciones decretadas por el Govern de la Generalitat. Esta circunstancia fue «doblemente dolorosa» porque, por un lado, hacía inviable aprovechar el último impulso del año (Halloween concentra casi una quinta parte de todo el público que recibe el parque en un año), y por otro lado convertía en inservibles los «más de 4 millones de euros invertidos en medidas de seguridad e higiene» anticovid.

Según declaraciones de la empresa a El País, «en los días de Halloween 2020 en que el parque estuvo abierto, alcanzamos cifras similares a 2019».

De hecho, el año pasado PortAventura solo pudo abrir entre el 8 de julio y el 16 de octubre. Son un total de 107 días, cuando el año anterior habían sido 242. PortAventura cerró el ejercicio con 57 millones de euros en tesorería y 10 millones de euros en pólizas, según datos recogidos por el mencionado rotativo. En marzo, dispuso de 50 millones de líneas de crédito y suscribió créditos ICO especialmente creados para el contexto pandémico por 58 millones.

Fuentes de la compañía resaltaron que este 2021 «se ha producido una recuperación en V».

Temas

Comentarios

Lea También