Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Prefiero que los chavales vean vídeos tontos de Ciencia a que pierdan horas con El Rubius"

David Calle, Youtuber y creador de Canal Unicoos, el primer canal educativo de habla hispana en el mundo, con un millón de seguidores

Rafael Servent

Whatsapp
David Calle, Youtuber y creador de Canal Unicoos, con un millón de seguidores

David Calle, Youtuber y creador de Canal Unicoos, con un millón de seguidores

Youtuber por accidente  David Calle (Madrid, 1972) es Youtuber y creador del Canal Unicoos, una plataforma de divulgación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) que hoy es el primer canal educativo de habla hispana en el mundo, con 1 millón de seguidores y 130 millones de visitas en Youtube desde su creación hace seis años. Unos 30 millones de alumnos de todo el mundo han visto en algún momento alguno de los vídeos de este ingeniero de telecomunicaciones y de la red de profesores colaboradores que difunden aquí contenidos. Pero, junto a estos 30 millones de alumnos digitales, David Calle sigue con 24 estudiantes presenciales, en la academia de refuerzo de Madrid en la que sigue dando clases de Matemáticas, Física y Química. Hace pocos días estuvo en el foro Smart Chemistry, Smart Future de Barcelona.

¿Qué es Unicoos?
Unicoos es un canal Youtube, pero también una página web donde, de forma gratuita, hay preguntas y respuestas sobre materias STEM, donde alumnos y profesores se ayudan unos a otros, con formularios, vídeos... todo lo que necesitan los chavales para aprobar Física, Química o Matemáticas, ayudando a que no se rindan.

¿A qué se refiere?
Hace seis años yo daba clases en una academia. Clases de refuerzo de Matemáticas, Física, Química... Y llegaba frustradísimo a casa, porque no todos los chavales van al mismo ritmo, porque hay conceptos que se les olvidan de un curso a otro y no pueden avanzar... Además, muchos se borraron por la crisis, porque sus padres no podían seguir pagando la academia. Es una pena que abandonen porque no tienen recursos, igual que lo es que abandonen las Ciencias por un sentimiento falso de que es difícil. Así que pensé: «Hay que adaptar la forma de enseñar Ciencia, hay que acercarse a ellos».

Y decidió hacerse Youtuber.
Pensé que grabar vídeos en Youtube era una buena manera de mantener el contacto y ayudar a esos chavales que se habían tenido que borrar de la academia, o que habían abandonado porque era «difícil». Y, lo que empezó siendo un hobby altruista, ahora ya es mi trabajo a tiempo completo.

Desde su fundación hace seis años, suma 130 millones de visitas

¿Por qué funcionó?
Al principio no tenía ni idea de cámaras, ni de luz ni de todo eso. Y, encima, tenía pánico escénico. Los primeros vídeos que hice para mis propios alumnos fueron malísimos. Pero poco a poco fui mejorando, y descubrí que un vídeo tiene un poder que hay que aprovechar. Con un vídeo, esos chavales pueden ver cómo se hace una ecuación diferencial cuando quieran y donde quieran. Pueden parar el vídeo y volver atrás todas las veces que quieran. Ya sabe: lo típico de «no borre la pizarra, profe!»... O pueden ir a un vídeo anterior por si se les ha olvidado algo importante para poder entender lo que se les está contando ahora. Es lo que permite la Flipped Classroom.

Esa palabra no la conozco todavía...
Cuando yo la oí por primera vez, con mi inglés pensé que me hablaban de una ‘clase flipante’, pero significa ‘Aula Invertida’. Es algo que ya están usando muchos profesores en España, y consiste en que el profe, que tradicionalmente en clase dicta apuntes, habla y manda unos deberes para hacer en casa en base a lo que ha explicado, mientras los alumnos escuchan, toman notas y hacen esos deberes en casa, aquí manda a los alumnos ver un vídeo en casa, para al día siguiente debatir sobre ese vídeo y contar para qué sirve lo que han visto. Eso hace que la forma en la que se empatiza con el profesor sea muy distinta. Pero hay profes que son muy reacios a esto.

¿Por qué?
Porque la mitad de los alumnos no quieren estudiar, pero hay que hacer todo lo posible para que lo hagan. En España, la imagen del profe no está valorada. Ojalá tratasen aquí a los profes como en otras sociedades, pero no es así, y eso hace que algunos hayan perdido la pasión por el camino. Los profes se han de poner las pilas, pero ya.

El 60% de las profesiones que habrá en este futuro todavía no se conocen, pero serán STEM. 

¿Grabando vídeos?
No hace falta que se grabe, puede elegir vídeos de cualquier canal y, en lugar de explicar tú una ecuación de segundo grado en la pizarra, que lo vean en casa para que en clase se dedique a hacer que entiendan que lo que están aprendiendo sirve para algo. Los alumnos van a sacar mejores notas, seguro. Los profes que lo están haciendo están flipando. Por eso cuando se dice que con los vídeos la figura del profesor no se necesita, eso no es verdad. La tecnología no sustituye al profe, lo empodera. La única diferencia es que aquí el profe ha de ser más creativo, tiene que hacer más cosas.

¿Como qué?
Cuando explico palancas, les meto El Señor de los Anillos, Spiderman... Hay que tratar de explicarlo de la mejor manera, porque esta nueva generación se rinde muy rápido, y hay que transmitir que no lo hagan, y decírselo con amor y alegría. El éxito es que te vean como alguien cercano. Y claro: si «mi profe es Youtuber»...  

La Ciencia ‘friki’ está de moda. ¿Qué piensa de esos Youtubers?
Pues que yo prefiero que los chavales vean algo tonto y gracioso de Ciencia a que pierdan el tiempo dos horas viendo [al Youtuber] El Rubius.

Temas

Comentarios

Lea También