Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Preparados para el Brexit?

El 31 de octubre vence la nueva prórroga para la salida del Reino Unido de la Unión Europea: un 60% de las empresas catalanas que exportan al Reino Unido no tienen plan.

Rafael Servent

Whatsapp
¿Preparados para el Brexit?

¿Preparados para el Brexit?

El Brexit ha dado una nueva prórroga a las pymes para prepararse de cara al peor escenario posible: un Brexit ‘duro’ o sin acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea. En pleno proceso para relevar a Theresa May como primera ministra del Reino Unido y con unos europarlamentarios británicos que apenas podrán estar unos meses en el cargo antes de su salida de la Unión, la nueva fecha límite para prepararse es el 31 de octubre de 2019.

Aunque todo puede cambiar y ninguna posibilidad se descarta hoy (incluso que el Reino Unido decida desactivar el Artículo 50 del Tratado de la Unión para permanecer en la UE), tras dos prórrogas, la nueva fecha límite para la salida del Reino Unido de la UE parece definitiva. Quien, transcurrida esa fecha, no haya hecho los deberes para estar preparado ante lo que pueda llegar, muy probablemente no tendrá otra oportunidad.

  • 31 de octubre El próximo 31 de octubre, el Reino Unido debería abandonar la Unión Europea. Todas las opciones siguen abiertas hasta entonces.
  • Tres meses Entre un mes y medio y tres meses es el tiempo que estima ACCIó que necesita una pyme para preparar e implementar un plan de contingencia ante el Brexit.

¿Están preparadas las pymes para eso? Es más: ¿saben lo que puede ocurrir? A decir de los datos que maneja ACCIÓ, organismo dependiente de la Generalitat de Catalunya y dedicado a la internacionalización de las empresas catalanas, la respuesta es rotundamente ‘no’ a la primera pregunta y, en menor medida, a la segunda.

A partir de los últimos datos del ‘Termòmetre Brexit’ -una herramienta digital impulsada por ACCIÓ para el autodiagnóstico de las pymes catalanas en su nivel de exposición y preparación ante el Brexit, que forma parte de la Finestreta Brexit, una ventanilla única de asesoría al tejido empresarial catalán ante el Brexit-, cerca de la mitad de las empresas catalanas tenían relación con el Reino Unido.

De ellas, apenas un 25% disponía de planes de contingencia ante el Brexit elaborados e implantados, mientras un 15% tenía planes de contingencia pero todavía no los había implantado. El restante 60% no contaba con plan de contingencia alguno. Un 15% del total, además, pensaba que no era necesario ningún plan.

"Todas las empresas tienen que hacer planes de contingencia, deben protegerse" (Clàudia Danesi, ACCIÓ)

Clàudia Danesi, gerente de las oficinas técnicas de internacionalización de ACCIÓ, alerta sobre esa falta de preparación mayoritaria por parte de las pymes catalanas: «Se tienen que hacer planes de contingencia en previsión del peor de los escenarios, que es un Brexit ‘duro’, y lo tiene que hacer cualquier empresa; deben protegerse. Dependiendo de cuánto suponga el mercado británico en su actividad, la viabilidad de una empresa puede estar en entredicho, porque el impacto económico puede ser muy fuerte. Si el Reino Unido es una pieza clave, hay que prepararse sí o sí».

El quinto socio comercial
En la demarcación de Tarragona, el Reino Unido es el quinto socio comercial de su tejido empresarial, con 228 empresas exportadoras a ese mercado en el año 2018 y un valor de las exportaciones de 562,6 millones de euros (prácticamente el doble que diez años antes, cuando su valor en 2008 fue de 283,7 millones de euros). Por sectores, la industria química encabeza las exportaciones (con un 40,3% del total), seguida por el material y equipo eléctrico (22,4%) y la alimentación y bebidas (13%).

De suceder un Brexit ‘duro’, es decir sin acuerdo, algunos de los efectos inmediatos serían un incremento notable en los trámites administrativos tanto para las exportaciones como para las importaciones, que tendrían que incorporar conceptos como los Incoterms, desconocidos para quienes hoy operan solo dentro del mercado común de la Unión Europea.

Exportar algo al Reino Unido pasará de ser un trámite equiparable a vender en cualquier punto del Estado español a tener que lidiar con todo el papeleo que acompaña a una transacción comercial con Rusia. Nuevas regulaciones, requisitos, certificados, aranceles... todo es posible ante la perspectiva de un Brexit ‘duro’, y las empresas deberían estar preparadas para ello, con planes de contingencia que contemplen esa posibilidad en los contratos y que activen ‘cláusulas Brexit’ cuando suceda. «Las empresas -explica Clàudia Danesi, de ACCIÓ- no pueden comprometerse a vender un producto a un precio que no podrán mantener».

«Hoy -prosigue-, más del 60% de las exportaciones catalanas van a la UE. Las empresas se tienen que preocupar poco en un espacio donde no hay estas barreras. Las que no están acostumbradas a exportar fuera de la UE, que son muchas de ellas, se tendrán que formar o pasar por un transitario». Es decir, más costes que se tendrán que repercutir.

Dependiendo del tipo de empresa y actividad que se lleve a cabo, así como del grado de vinculación con el mercado británico, habrá aspectos que tendrán más peso que otros ante la perspectiva de un posible Brexit ‘duro’. Éstos son algunos de los principales puntos a tener en cuenta en el momento de abordar un plan de contingencia empresarial.

  • Aduanas: Nuevos trámites aduaneros, controles sanitarios y fitosanitarios en la frontera, aranceles, contingencias y restricciones, licencias, certificaciones, registros y autorizaciones pueden ser necesarios.
  • Logística: Los compromisos de entrega ‘Just in Time’ deberán revisarse ante previsibles retrasos por despachos de aduanas, licencias de transporte o trámites administrativos.
  • Talento: La libre circulación del talento puede verse entorpecida, con alteraciones en la contratación y movilidad de trabajadores, así como con trabas para homologar y convalidar títulos académicos.
  • Marco legal: El Reino Unido podría aplicar su propia legislación en protección de la propiedad industrial y patentes, además de posibles cambios en la normativa de protección de datos.
  • Marco financiero: El Brexit traerá con toda probabilidad fluctuaciones en la libra, además de afectaciones en los programas de cooperación con fondos públicos y los servicios financieros privados.
  • Marco regulatorio: El Reino Unido podría crear su propio sistema de normas y reglamentos, con nuevas disposiciones técnicas en materia de seguridad, sanidad, higiene o etiquetado.
  • Modelo de negocio: El Brexit puede impactar directamente en el área comercial, la logística, el departamento financiero, legal, fiscal y de calidad de una empresa. 

Cada empresa es un mundo
Pero hay quien sí que ha hecho los deberes, evaluando la situación y tomando decisiones. En algún caso, drásticas. Es el caso de Essi Projects, una empresa de servicios TIC con sede en Tarragona dedicada a la automatización de infraestructuras y la virtualización de aplicaciones. En 2014 abrieron una filial en el Reino Unido «como una apuesta de futuro», explica Antoni Guillén, presidente de esta empresa en la que trabajan unas 25 personas.

Tras el anuncio del Brexit, decidieron parar sus operaciones en el Reino Unido. «En breve» cerrarán esa filial. Al ser la prestación de servicios su principal actividad, el talento es una parte fundamental en su negocio. El Brexit se lo va a poner difícil.

"No poder mover libremente a las personas con el Reino Unido es un obstáculo muy grande" (Antoni Guillén, Essi Projects)

«Nuestra actividad requiere de un movimiento de personas constante -explica Guillén-, y no poder mover libremente a las personas es un obstáculo muy grande. Hasta ahora, ir a Londres requería un esfuerzo similar al de ir a Madrid, pero ahora ya no será así».

En el caso de Cenavisa, empresa de Reus con unos 70 trabajadores dedicada a los productos farmacéuticos veterinarios para ganadería industrial y acuícola, su decisión es esperar. Con una tasa de exportación del 50% sobre sus ventas, el Reino Unido, aunque importante como cualquiera de sus mercados, apenas representa un 1% de la facturación.

"Tendremos que esperar quizás dos años para tener los nuevos registros que nos permitan volver a vender" (Marc Campanera, Cenavisa)

«El problema para nosotros -explica Marc Campanera, responsable de exportación- no es tener que hacer un trámite nuevo de despacho de aduanas [en caso de Brexit ‘duro’], porque es algo a lo que estamos muy acostumbrados al tener un 85% de nuestras exportaciones fuera de la Unión Europea, sino que, como que nuestra mercancía son medicamentos, vendemos con registros, y esos registros ya no valdrán en el Reino Unido, con lo que tendremos que esperar quizás dos años hasta tener nuevos registros para poder vender».

«Es algo que no nos gustaría que sucediese -prosigue-, pero que no será un drama, porque a veces ocurre que cambia la normativa en un país con un producto que estás vendiendo y tienes que estarte un año o dos para tener el registro y poder volver a vender. Llegado el momento, después de valorar todos los inconvenientes con el cliente, si hemos de esperar dos años, lo haremos».

Temas

Comentarios

Lea También