Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Qué nos espera a un año vista?

Lasse Sinikallas, director de Macroeconomía en la consultora Fastmarkets RISI, fue el encargado de abrir con sus predicciones económicas la 23.ª edición del PPI Transport Symposium celebrado la semana pasada en Vila-seca/Salou

Rafael Servent

Whatsapp
Lasse Sinikallas, de pie, durante su conferencia en el PortAventura Business & Events Convention Center. Foto: Alba Mariné

Lasse Sinikallas, de pie, durante su conferencia en el PortAventura Business & Events Convention Center. Foto: Alba Mariné

Lasse Sinikallas lo tiene claro: «La incertidumbre es hoy más alta y la volatilidad más grande». ¿Estamos a las puertas de una nueva crisis? ¿Podemos seguir hablando de simple desaceleración?

Sinikallas, director de Macroeconomía en la consultora Fastmarkets RISI y hasta 2017 Primer Secretario del ministerio de exteriores finlandés, fue el encargado de pronuniciar la conferencia inaugural en la XXIII edición del PPI Transport Symposium, el congreso internacional del sector de la pasta de papel que, organizado por el Port de Tarragona en colaboración con Euroports, la semana pasada reunió a más de 600 profesionales procedentes de 25 países en el Port Aventura Business & Events Convention Center de Vila-seca/Salou.

No se albira por el momento ninguna recesión técnica, aunque sí una desaceleración

Titulada Global Macroeconomic Outlook (perspectiva macroeconómica global), las intenciones  de Lasse Sinikallas quedaban claras. Su pronóstico: «No esperamos ninguna recesión en ningún lugar del planeta, en términos de crecimiento negativo de la economía». Pero con matices: «Si EEUU y Europa pueden mantener el consumo, no habrá recesión». Éstos fueron sus argumentos.

Estados Unidos
Tras un crecimiento esperado del Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense del 2,6% para este 2019, las perspectivas de crecimiento de cara a 2020 se reducen hasta el 1,1% anual, para crecer a tasas algo superiores en 2021, cuando este experto en macroeconomía calcula que la economía estadounidense crecerá un 1,8%.

Se trata, este año 2019, del primero en el que (de confirmarse esas previsiones) se desacelera un crecimiento que pasó de un 1,6% en 2016 a un 2,3% en 2017 y un 2,9% en 2018. En opinión de Lasse Sinikallas, tanto la creación de empleo como la producción industrial siguen creciendo en los EEUU, con un dólar fuerte que sitúa a esta divisa como «la más fuerte ahora», facilitando así las importaciones.

Pero, frente a estos indicadores, «la guerra comercial [entre los EEUU y China] está incrementando la incertidumbre económica, con dudas de que los EEUU puedan adaptar su economía a este contexto, y esa es la razón que lleva a que las inversiones caigan hoy en los EEUU».

Europa
Aunque el ruido mediático pueda indicar otra cosa, el Brexit no es el principal foco de preocupaciones hoy para la economía europea, sino el hecho de que «la producción industrial está cayendo en Alemania». Eso, junto a «muchos estímulos al mismo tiempo por parte del Banco Central Europeo (BCE) para incrementar el consumo y que no han servido para nada más que para incrementar el PIB ligeramente por encima del 1%», es lo que llevan a este analista a vaticinar que Europa cerrará el presente 2019 con un crecimiento de su PIB de apenas un 1,1%.

Con un incremento del PIB del 1,9% en 2016, del 2,5% en 2017 y del 1,8% en 2018, las perspectivas para el próximo 2020 son crecer apenas un 0,9%, para alcanzar el 1,4% en 2021. Un horizonte de crecimiento ralentizado, pero libre por ahora de recesión: «no habrá recesión técnica» (dos trimestres consecutivos de contracción en el PIB). Con un consumo del mercado europeo en mínimos, de nuevo la internacionalización es la gran salida. Un euro que «ha perdido fuerza» ayudará a las exportaciones

El crecimiento en Europa estará muy pendiente del sector industrial alemán

China
Si bien «el sector industrial cae en China», el crecimiento de su economía «es mucho más alto que el de EEUU y Europa». Fastmarkets RISI calcula que China cerrará este año con un crecimiento del PIB del 6,2% (en 2016 fue del 6,7%, en 2017 del 6,9% y en 2018 del 6,6%), para pasar en 2020 a crecer un 6% y un 6,1% en 2021.

Aunque «acusa la guerra comercial», el principal riesgo para la economía china no es ése, sino «el riesgo relacionado con la demanda de deuda, porque la economía china está creando cada vez más deuda». 

América del Sur
Argentina y Brasil marcan la pauta. «La evolución de la economía de América del Sur depende de que Argentina y Brasil estén en crecimiento, porque si entran en recesión...» De las dos economías, la que siembra mayores dudas es la argentina, «con demasiada inflación, lo cual es terrible para el consumo».

Lasse Sinikallas prevé que el crecimiento económico de América dl Sur cierre este 2019 en un 0,8%, para aumentar en 2020 hasta el 1,7% y en 2021 hasta el 2,8%.

Temas

Comentarios

Lea También