Más de Economía

Economía GUÍA DE EXCELENCIA EMPRESARIAL DE TARRAGONA 2021

Química con futuro

«El sector químico sigue siendo el que tiene una mayor perspectiva de crecimiento a nivel mundial»

Javier Sancho

Whatsapp
Javier Sancho (Director del complejo industrial de Repsol en Tarragona)

Javier Sancho (Director del complejo industrial de Repsol en Tarragona)

Ante el desafío mundial que suponen el cambio climático y las consecuencias del Covid-19, hay que poner en valor el papel esencial de la industria petroquímica. La industria genera empleo estable y de calidad, y también crea riqueza en el territorio en el que se implanta. De entre los sectores industriales el sector químico sigue siendo el que tiene una mayor perspectiva de crecimiento a nivel mundial. Se calcula que hasta el 2030 va a seguir creciendo a un ritmo medio del 4,5% anual. En un contexto de mercados globalizados conseguir que Tarragona partícipe de ese crecimiento mundial previsto hasta 2030 dependerá de la competitividad del sector y del territorio.

Las industrias químicas de Tarragona ya están trabajando en ello, y la AEQT ha presentado su Plan Estratégico para dar respuesta a los múltiples retos a los que tiene que hacer frente el sector, mejorar su encaje en el territorio y dar respuesta a las demandas e inquietudes de la sociedad del entorno.

Repsol avanza en su compromiso de ser una compañía cero emisiones netas en 2050. Las iniciativas vinculadas a la descarbonización y la apuesta por la economía circular marcarán el futuro del Complejo Industrial de Repsol en Tarragona, transformando nuestro centro industrial en un hub multienergético capaz de fabricar productos de baja huella de carbono y productos circulares. 

Repsol podría llegar a invertir en Tarragona más de 1.400 millones de euros en proyectos de transición energética. Para hacer realidad la totalidad de estas inversiones es necesario capturar todas las oportunidades de los fondos europeos Next Generation. Para ello se requiere el trabajo conjunto y el apoyo explícito de todas las administraciones implicadas.

La transición energética hacia un modelo basado en el hidrógeno es uno de los principales ejemplos de que el futuro del sector no depende sólo de que la industria sea capaz de adaptarse, transformarse y hacer frente a sus propios retos. Estos desafíos necesitan de la complicidad y la colaboración del entorno y, en particular, de las administraciones públicas.

Nuestro territorio reúne todos los ingredientes para convertirse en «valle del hidrógeno», que es precisamente una de las categorías de proyectos que Europa insta a priorizar en los fondos Next Generation. No existe ninguna otra región en el sur de Europa, ni por descontado en España, con mejores ingredientes para ser considerada en esa tipología, pero para ello no basta con presentar un buen proyecto, contar con la implicación de las empresas o aglutinar un consenso territorial inapelable, se requiere del apoyo activo de las administraciones implicadas.

Temas

Comentarios

Lea También